PERTENENCIA

 

Agregación de posesiones. La unión de posesiones puede derivarse ya sea por causa de muerte a título universal, o por acto entre vivos, como declaraciones convergentes de voluntades para trasladar las prerrogativas surgidas de la posesión, desconociendo siempre dominio ajeno. 1995 septiembre 28. Magistrado Ponente: JORGE E. PRADILLA ARDILA.

 

Por consiguiente la suma de posesiones establecida en los Arts. 778 y 2521 ibidem, sólo es factible de realizarse a través de un vínculo jurídico idóneo para transmitir el poder de hecho, que es la posesión; y en efecto lo sería a través de un acto entre vivos, como el contrato de compraventa, la permuta, una donación o un aporte social de la posesión que se ejerce sobre un inmueble, los que tienen la virtualidad de transferir ese poder de hecho; y por vía mortis causa.

 

Ya en múltiples oportunidades la Corporación ha enfatizado que la venta o cesión de simples "derechos y acciones" no constituye por sí sola, título traslaticio idóneo para crear la obligación de traditar el dominio, con fuerza vinculante como para que el comprador pueda alegar su posesión, y sumar las que en similares condiciones hayan detentado el bien y le hayan precedido.”.

 

 

 

 

 

PERTENENCIA

 

Apreciación de las pruebas. Si el caudal probatorio en su conjunto coincide armoniosamente, las pretensiones están llamadas a prosperar. 1995 septiembre 4. Magistrado Ponente: AVELINO CALDERÓN RANGEL.

 

7.6. In fine, el recurrente designa por la inaplicación del art. 187 del C. de P.C. sobre "apreciación de las pruebas", exigiendo una pieza que, a ultranza desmenuzara y señalara valores -con arraigo en la sana crítica- de los diferentes medios probatorios tomados en cuenta por el a-quo.

 

Pedir que el Sr. Juez tuviera que sopesar uno a uno el contenido de estos dichos, sin que se topen contradicciones entre ellos, es tanto como pedir que llueva sobre un terreno mojado. Al fin y al cabo los deponentes asomados, tienen todos edad para testimoniar, no se revelan con impedimentos físicos para captar la realidad, son vecinos de la región en que está situado el predio "Alto del Caliche" (vereda Platanal), de tal manera que "poner el grito en el cielo" por una puntualización que; a ojos vista sobraba, puede ser tanto como querer sacrificar el derecho por la forma, en contra de la regla del art. 218 de la C. Constitucional del país.

 

Puede que el Sr. juez no haya dado "estrictísimo" cumplimiento al inciso 2o. del art. 187 del C. de P.C; pero, si lo hubiera hecho, los resultados de la sentencia serían los mismos...”.

 

 

 

 

PERTENENCIA

 

Bienes de uso público. Cuando se pretenda usucapir un bien de uso público, un ente territorial puede intervenir como coadyuvante o parte, debido al interés que le asiste. 1994 abril 11. Magistrado Ponente: ANTONIO BOHÓRQUEZ ORDUZ.

 

No puede desconocerse que el apelante tiene razón en torno a las características y requisitos que exige el art. 52 del C. de P.C. en torno del coadyuvante, opinión que se apoya en autorizado texto del conocido tratadista Dr. Jairo Parra Quijano. Es evidente, entonces, que el interviniente, para tener éxito, debe tener un interés propio, actual, jurídicamente tutelable y además, debe tener una relación sustancial con las partes o con el objeto del litigio, de tal suerte que, aunque la sentencia no extienda sus efectos hasta él, pueda sin embargo afectarle desfavorablemente.

 

Para el caso presente, esa relación sustancial se alega no solamente en relación con una escritura en donde se menciona un lindero probable con la calle 6O, sino, además porque se dice que el ente territorial interviniente tiene interés sobre el predio a usucapir; entonces, no solamente puede participar como coadyuvante del demandado sino también puede participar como parte demandada en cuanto que a este proceso son convocados todos los indeterminados que pudieren aducir cualquier derecho sobre el bien pretendido en pertenencia; de manera que desde el punto de vista que se le mire (como parte o como coadyuvante), el municipio está ligitimado para comparecer al proceso y por tanto la decisión del juzgado debe mantenerse.”.

 

 

 

 

 

PERTENENCIA

 

Bienes embargados. Si el bien inmueble tiene una inscripción de embargo, con este hecho no se impide la adquisición del bien por prescripción extraordinaria de dominio. 1992 agosto 27. Magistrado Ponente: ANTONIO BOHÓRQUEZ ORDUZ.

 

Conforme a la ya tradicional jurisprudencia de nuestra Corte, reinterada en varias oportunidades, de las normas que disciplinan la materia se deduce que son cuatro los requistios que se necesitan para que la pretensión de prescripción adquisitiva se vea coronada por el éxito, a saber:

 

a) La posesión material en el prescribiente (y en sus antecesores, cuando se pretendan sumar ( arts. 762, 2512, 2518 y 2521); b) Que la posesión se haya prolongado en el tiempo exigido por la ley que para la prescripción extraordinaria alegada aquí, es de veinte (2O) años (arts. 2532 del C.C. y 1o. de la ley 5O de 1936); c) Que esa posesión haya ocurrido ininterrumpidamente (art. 3222 del C.C.); d) que el bien cuya prescripción se persigue sea de aquéllos susceptibles de adquirirse por ese modo pues la ley lo prohíbe respecto de los que están fuera del comercio humano (art. 2518, ib.), de los de uso público (art. 2519, ib.) y de los de propiedad de las entidades de derecho público (art. 4O7, 4, C. de P.C.). Y la C.N. a su vez prevé la imprescriptibilidad de otros bienes (Vr.gr. art. 72).

 

"..Sólo se hace una rectificación doctrinaria al juzgador de primer grado a efecto de señalarle que así el bien hubiere tenido alguna inscripción de embargo, no impediría ello su adquisición por prescripción extraordinaria de dominio. (fl. 46 del cuaderno principal), puesto que tal medida cautelar no interrumpe la posesión. El Tribunal no ahonda en el problema ya que es irrelevante para el caso que se juzga.”.

 

 

 

 

 

PERTENENCIA

 

Buena fe. La buena fe, en la adquisición de un bien por prescripción, se presume aunque no tenga un título que demuestre su derecho. 1997 enero 21. Magistrado Ponente: JORGE E. PRADILLA ARDILA.

 

Como se ha venido señalando, para que opere la prescripción extraordinaria, se requiere simplemente la posesión material ininterrumpida  por espacio de 20 años.  En ese modo de adquirir no es necesario título alguno y  se presume de derecho la buena fe, sin embargo de la falta de un título adquisitivo de dominio; pero la existencia de un título de mera tenencia hace presumir la mala fe y no da lugar a la prescripción.

 

Tratándose de la prescripción extraordinaria, la buena fe, conforme al artículo 2531 del Código Civil, (conciencia por parte del poseedor de haber adquirido el bien por los medios legítimos, sin vicios ni fraude),  se presume de derecho en el poseedor aunque no tenga un título. En efecto, los actos posesorios que de manera  personal y  directa ha venido realizando la demandante ANGÉLICA ANAYA DE RODRÍGUEZ sobre el inmueble resultan válidos para adquirir el derecho de dominio sobre el bien a través de la prescripción.”.

 

 

 

 

 

PERTENENCIA

 

Certificado de registro. Uno de los requisitos del trámite el proceso de pertenencia es el certificado del Registrador de Instrumentos Públicos; certificado que debe puntualizar “las personas que figuran como titulares de derechos reales sujetos a registro o de que no aparece ninguna como tal. 1997 agosto 28. Magistrado Ponente: JORGE E. PRADILLA ARDILA.

 

En efecto, se ha precisado cómo, uno de los requisitos de trascendencia para la buena gestión en el trámite del proceso de pertenencia, lo constituye el certificado del Registrador de Instrumentos Públicos pues:

“Observa la Corte, como se advierte en la especie de esta litis, que se ha vuelto costumbre, reprobable desde todo punto de vista, patrocinar causas de declaración de pertenencia a espaldas de los titulares de derechos reales constituidos sobre el bien materia de usucapión.  Con  ligereza notoria, los jueces dan por satisfecho el requisito exigido en el punto 5 del artículo 407 del Código de Procedimiento Civil, con tal que se presente certificado del Registrador de Instrumentos Públicos. No acatan que la ley exige, no la presentación de un certificado cualquiera, sino la de uno específico en que se puntualicen “las personas que figuran como titulares de derechos reales sujetos a registro o  de que no aparece ninguna como tal”.  Es decir, el certificado del Registrador de Instrumentos Públicos, que de conformidad con el artículo citado, debe acompañarse a la demanda introductoria del proceso, no es cualquier certificado expedido por ese funcionario, sino uno que, de manera expresa indique las personas que, con relación al específico bien  cuya declaración de pertenencia se pretende, figuren como titulares de derechos reales sujetos a registro, o uno que de manera clara diga que sobre ese inmueble no aparece ninguna persona como titular de derechos tales...”  (Casación Civil, Sentencia de noviembre 30 de 1987, Magistrado Ponente Dr. Giraldo Zuluaga).   ”.

 

 

 

 

 

PERTENENCIA

 

Certificado del registrador . Es necesario acreditar la titularidad del derecho real sobre un inmueble con el certificado del Registrador de Instrumentos Públicos, como exigencia procedimental de la usucapión. 1991 marzo 19. Magistrado Ponente: JORGE E. PRADILLA ARDILA.

 

Y ciertamente de su texto se desprende que carece de dato exacto de haber sido tomado de alguna parte del archivo del Registro de Inmuebles, carece de la certeza específica que ha querido el legislador que se ofrezca para que la Justicia pueda evaluar a ciencia cierta que el inmueble debidamente identificado por su matrícula inmobiliaria (art. 4 conc. art. 2 del Decreto 125O de 197O) es el que se va a usucapir y si existe o no persona que pueda ser llamada a defender su derecho real sobre el mismo.

 

Es concluyente, que si no existe la nomenclatura ofrecida por el interesado, no se halle registrada persona alguna; ni en el Municipio, ni en el Instituto Geográfico Agustín Codazzi y menos en las Oficinas de Registro de Instrumentos Públicos con lo cual, al no poderse individualizar con certeza de qué inmueble se trata, su localización evidente y su misma historia no existen legalmente, y no puede en forma válida hablarse que se han observado las exigencias procedimentales específicas para esta clase de asuntos.”.

 

 

 

 

 

PERTENENCIA

 

Certificado del registrador. Es necesario un certificado del Registrador en el cual se individualice al bien y sus propietarios de una manera clara y precisa. 1992 mayo 14. Magistrado Ponente: JORGE E. PRADILLA ARDILA.

 

Como se advierte de prima facie, el certificado del Registrador de Instrumentos Públicos de Piedecuesta no reúne los requisitos mínimos establecidos por el numeral 5o. del art. 4O7 del C. de P.C. que permita la plena identificación del bien a usucarpir, por su nomenclatura, matrícula inmobiliaria y ubicación, acorde con los arts. 5o. y 6o. conc.54 del Decreto 125O de 197O. Luego, ha de concluirse que se omite uno de los requisitos esenciales de la demanda y ante esa circunstancia no puede proferirse decisión de mérito.

 

La doctrina de la Sala Civil de la Honorable Corte Suprema de Justicia sobre dicho particular y el pensamiento reiterado de esta Sala, indican que cualquier certificado del Registrador no siempre sirve para las necesidades probatorias en esta clase de contenciones, razón por la cual, del certificado ha de desprenderse claramente, no sólo la identidad e individualidad del predio, sino su plena y completa tradición, en miras de evitar que la persona o personas titulares de un eventual derecho real sobre determinado inmueble sean privadas de participar de dicha contención.”.

 

 

 

 

 

PERTENENCIA

 

Certificado del registrador. Al no anexarse a la demanda el certificado de registro con los requisitos mínimos que establece el art. 4O7 numeral 5 del C.P.C., la sentencia debe ser inhibitoria. 1995 enero 31. Magistrado Ponente: JORGE E. PRADILLA ARDILA.

 

Entonces, el folio de matrícula inmobiliaria aportado como anexo de la demanda no refleja con suficiente claridad si existen o no titulares de derechos reales, o por el contrario que no existen; lo que contradice abiertamente lo ordenado por el numeral 5 del artículo 4O7 del C.P.C., a pesar del esfuerzo oficioso que realizó esta Corporación para subsanar el yerro, sin que fuese posible, no queda otra alternativa distinta que la inhibición para decidir de fondo el asunto por ausencia del presupuesto procesal de demanda en forma.”.

 

 

 

 

 

PERTENENCIA.

 

Certificado del registrador. Cuando el certificado de instrumentos públicos no reúna los requisitos del art. 4O7 del C.P.C. habrá ausencia del presupuesto procesal demanda en forma. 1996 noviembre 1. Magistrado Ponente: JORGE E. PRADILLA ARDILA.

 

Observa la Corte, como se advierte en la especie de esta litis, que se ha vuelto costumbre, reprobable desde todo punto de vista, patrocinar causas de declaración de pertenencia a espaldas de los titulares de derechos reales constituidos sobre el bien materia de usucapión. Con ligereza notoria, los jueces dan por satisfecho el requisito exigido en el punto 5 del artículo 413 -hoy 4O7- del Código de Procedimiento Civil, con tal que se presente certificado del Registrador de Instrumentos Públicos. No acatan que la ley exige, no la presentación de un certificado cualquiera, sino la de uno especifíco en que se puntualice "las personas que figuran como titulares de derechos reales sujetos a registro o de que no aparezca ninguna como tal." Es decir, el certificado del Registrador de Instrumentos Públicos que, de conformidad con el artículo citado, debe acompañarse a la demanda introductoria del proceso, no es cualquier certificado expedido por ese funcionario, sino uno en que, de manera expresa, se indiquen las personas que, con relación al específico bien cuya declaración de pertenencia se pretende, figuren como titulares de derechos reales sujetos a registro, o uno que de manera clara diga que sobre ese inmueble no aparece ninguna persona como titular de derecho tales.”.

 

 

 

 

 

PERTENENCIA

 

Cesión de derechos y acciones. El reconocimiento de derechos y acciones en una sucesión ilíquida no constituye título para alegar suma de posesiones. Es tan sólo una expectativa. 1996 marzo 1. Magistrado Ponente: JORGE E. PRADILLA ARDILA.

 

Esta circunstancia traduce la ausencia absoluta del lazo o vínculo jurídico entre el derecho singular y objetivo que solamente, surge a la vida jurídica cuando efectuado el trabajo de partición consiguiente de los bienes relictos, se apruebe, inscriba y protocolice en debida forma y no antes, cuando lo que se tiene es un derecho incierto a participar de la universalidad de bienes del de cujus, que convierte a los posibles detentadores del bien, en meros tenedores, hasta que su derecho real, sea distribuido a quienes comprobaren el reconocimiento de herederos por sí mismos o por haberlo adquirido de otros. Pero, nada obsta para que por vía sucesoral también se pueda transmitir ese poder de hecho que es la posesión, cuando se carece precisamente del derecho de dominio. Solo así podrá tener plena aplicación el contenido de los artículos 778 y 2521 del Código Civil que regula la suma de posesiones.

 

Para ilustrar este horizonte interpretativo, la Sala se permite citar el siguiente pasaje jurisprudencial consignado en el fallo del 26 de junio de 1986 emitido por la H. Corte Suprema de Justicia,Sala de Casación Civil:

 

"1. La llamada sucesión jurídica de posesión, que como es sabido consiste en la unión o incorporación de posesiones en cuanto el poseedor actual de un bien puede hacer suya para todos los efectos legales la relación de hecho mantenida por los antecesores, está reconocida en el ordenamiento civil en los artículos 778 y 2521 del Código Civil, como una fórmula benéfica de proyección del poder de hecho de las personas sobre las cosas.

 

2. La unión de posesiones puede derivarse bien por causa de muerte a título universal, ora por acto entre vivos: precisamente en lo que concierne a la modalidad derivada por acto entre vivos está la que nace de las declaraciones convergentes de voluntades para trasladar, por título idóneo, las prerrogativas surgidas de esa situación de hecho y de esa manera alcanzar luego el dominio por usucapión. Significa lo anterior que el vínculo jurídico que se forma debe hacerse de acuerdo con la naturaleza de bien. En otras palabras, si se trata de un inmueble, tiene que instrumentalizarse tal como lo indica el Código Civil para el acto respectivo, esto es, que si es compraventa, permuta donación, etc.... debe hacerse por escritura pública, bajo designio traslativo que encierran estos negocios.

 

3. El reconocimiento que hace el artículo 788 del Código Civil de la unión o agregación de posesiones a título singular en armonía con el 2521, ibidem es para lograr, entre otros fundamentos, la propiedad mediante la prescripción adquisitiva. Se parte de una noción: la posesión comienza con el sucesor, o sea que per se no se transfiere "a menos que quiera  (el sucesor) añadir la de su antecesor a la suya", es decir, que para que tenga ocurrencia el fenómeno de la incorporación de esa condición fáctica se hace necesario: 1. Que exista un negocio jurídico traslativo entre sucesor y el antecesor que permita la creación de un vínculo sustancial, como compraventa, permuta, aporte en sociedad, etc. 2. Que el antecesor o antecesores hayan sido poseedores del bien; y la cadena de posesiones sea ininterrumpida; 3. Que se entregue el bien de suerte que se entre a realizar los atos de señorío calificatorios de la posesión". (Gaceta Judicial tomo CLXXXIV, año de 1986, páginas 95 a 1O3).”.

 

 

 

 

 

 

 

PERTENENCIA

 

Comportamiento procesal de las partes. La incertidumbre jurídica creada por la ausencia de una prueba o el comportamiento procesal del actor sobre la calidad de poseedor o mero tenedor, impide la declaratoria de prescripción adquisitiva de dominio. 1996 febrero 9. Magistrado Ponente: ANTONIO BOHÓRQUEZ ORDUZ.

 

Es tan importante la condición de ingreso a ejercer la posesión sobre el inmueble que posteriormente se pretenda usucapir, que en varias oportunidades nuestra Corte Suprema de Justicia se ha pronunciado en los siguientes términos:

 

"La usucapión o prescripción adquisitiva extraordinaria, materia sobre la cual versa este litigio, se ofrece como el logro del dominio, sin antecedentes, en forma originaria, por fuerza de la sola actuación material del sujeto, con los requisitos de ley, provistos así de un valor especial dada su naturaleza constitutiva, y en rigor reducidos a la posesión pacífica, pública y continua a través de veinte años (posesio ad usucapionem), (Código Civil artículo 2531 y Ley 5O de 1936, artículo 1), (Casación Marzo 18 de 1954, LXXVII, 1OO), que ha de juzgarse con el mayor esmero para la determinación general de su entidad propia y la aplicación de las normas a las circunstancias específicas de cada coyuntura, con el necesario deslinde entre la figura en cuestión y las relaciones afines. (Casación, Octubre 11 de 1945 LIX, 842-843).

 

Así las cosas, la incertidumbre jurídica creada por la ausencia de una prueba de tan especial relevancia, que en el supuesto de su existencia, disminuiría la condición del actor a la de mero tenedor, aunada al comportamiento del apoderado del demandado, -hoy demandante- en la sustentación del recurso de reposición referido, se convierte en un indicio grave en su contra, pues da pie para que la Sala se pregunte: ¿por qué en ese proceso no argumentó la posición que hoy sostiene?; ya en ese momento se había configurado el lapso mínimo de 2O años de posesión en forma pacífica y pública sin reconocer dominio ajeno; ¿será lícito permitir a alguien que para defender sus intereses, invente la existencia de un contrato que nunca existió y, posteriormente, se le permita desconocerlo cuando no le conviene?; no lo creemos así; ¿por qué no expuso esos hechos en la demanda presentada?.”.

 

 

 

 

 

PERTENENCIA

 

Coposesión. Cuando una  persona es coposeedor con otras y pide ante la justicia que se declare que él adquirió el bien por el modo de la prescripción, su posesión tiene el vicio de la ambigüedad. 1997 junio 24. Magistrado Ponente: MARIANELL GONZÁLEZ CASTILLO.

 

De igual  manera se presenta el vicio de anbigüedad en la posesión con respecto a un coposeedor que  pretenda usucapir un bien desconociendo los mismos actos  materiales en cabeza de los restantes coposeedores, pues, esta posesión no se presenta de manera clara sino que aparece confusa precisamente por el hecho, al menos aparente, de ser compartida.

 

Un vicio en la posesión destruye su existencia, la convierte en una posesión jurídicamente estéril o inútil que no sirve de presupuesto para alcanzar la prescripción adquisitiva de dominio.

 

En el caso que hoy estudia la Sala, el señor MARIO ALVARADO pretende usucapir el predio denominado  EL PUENTE DE COSCUTA”, y para ello ha demostrado el corpus y el animus pero, de igual manera, estos elementos se le reconocen al señor  CUSTODIO ALVARADO quien es su hermano  y quien sobre el predio mencionado ejerce los mismos actos posesorios.”.

 

 

 

 

 

 

 

PERTENENCIA

 

Demanda en forma. Falla el requisito "demanda en forma" cuando no se allega el documento del Registrador de Instrumentos Públicos que identifique el bien y determine la titularidad de derechos reales. 1991 noviembre 18. Magistrado Ponente: JORGE E. PRADILLA ARDILA.

 

De tal manera se ha dicho, no cualquier certificado del Registrador de II. PP. puede tomarse como válido y suficiente para llenar el requisito previsto en la ley, dada su especial trascendencia, pues de su informe se deriva que los posibles interesados o quienes tuvieran derechos reales principales o accesorios, puedan concurrir al hacerse imperiosa su convocatoria al proceso, o su emplazamiento en caso de no hacerlo voluntariamente, o a la representación mediante curador Ad-litem en el supuesto de no haber podido localizárseles (art. 318 C.P.C.).

 

"Observa la Corte, como se advierte en la especie de esta litis, que se ha vuelto costumbre, reprobable desde todo punto de vista, patrocinar causas de declaración de pertenencia a espaldas de los titulares de derecho reales constituidos sobre el bien materia de usucapión. Con ligereza notoria, los jueces dan por satisfecho el requisito exigido en el punto 5 del artículo 413 del C. de P. Civil, con tal que se presente certificado del registrador de instrumentos públicos.

 

No acatan que la ley exige, no la presentación de un certificado cualquiera, sino la de uno específico en que se puntualicen. "Las personas que figuran como titulares de derechos reales sujetos a registro o de que no aparecen ninguna como tal"...." (Cas. 3O de Nov. 1979. Jurisprudencia Civil pág. 113 Edit. Tiempos duros.)". ”.

 

 

 

 

 

PERTENENCIA

 

Demanda en forma. En proceso de pertenencia, demandado el propietario y herederos indeterminados, y se afirma que aquel falleció, ha de demostrarse tal estado o condición para integrar debidamente el contraditorio. 1993 abril 29. Magistrado Ponente: JORGE ENRIQUE PRADILLA ARDILA.

 

Al adentrarse en el análisis de la relación procesal, como uno de los requisitos esenciales del proceso, encuentra la Corporación que el propietario de quien se afirma "falleció hace varios años," con que este hecho no se demostró de manera idónea en el proceso con el único medio viable para ello como es el Registro Civil de Defunción. (artículo 1O5 del Decreto 126O de 197O).

 

Ello hacía indispensable para la integración plena del contraditorio, con los herederos del de cujus que, aunque indeterminados, su condición de tal deviene de la aportación del Registro Civil de Defunción, y como lo determina el art. 179 del C. de P.C. se dispuso de manera oficiosa que la parte actora trajera el documento público correspondiente, petición que no fue atendida.

 

En tales condiciones, la demanda es carente de forma porque faltó el anexo esencial de que trata el numeral 5o. del artículo 77 del C. de P.C. y por ello se revocará la decisión consultada, inhibiéndose la Sala para decidir de fondo ante la ausencia de dicho presupuesto procesal.”.

 

 

 

 

 

 

PERTENENCIA

 

Elementos. No se puede predicar posesión al vincular derechos y acciones, ya que está reconociendo dominio ajeno, con lo que hace falta el complemento de la posesión: animus domini. 1995 agosto 4. Magistrado Ponente: JORGE A. CASTILLO RUGELES.

 

Ahora bien, la posesión, según el art. 762 ibidem, es "...la tenencia de una cosa con ánimo de señor y dueño, sea que el dueño o el que se dá por tal, tenga la cosa por sí mismo o por otra persona que la tenga en lugar y a nombre de él...". Conforme a lo anterior, erígese la posesión en el elemento primordial de los tres que han sido considerados por la jurisprudencia como necesarios para pretender la usucapión, pues dos se refieren a ella, exigiendo uno que el demandante haya cumplido en tal calidad el tiempo mínimo en cada caso en el que, como se dijo, es de veinte años para la extraordinaria, en tanto que el otro exige que esa posesión no haya sido interrumpida natural ni civilmente.

 

...Siendo estos mismos derechos y acciones lo que ahora la demandante vincula a los predios en litis, según escritura No. 2O8 del 28 de abril de 1993 de la Notaría Segunda de Málaga, significando esto que la accionante no ha tenido una posesión directa sobre los predios que pretende ganar por prescripción.”.

 

 

 

 

 

PERTENENCIA

 

Heredero. Tratándose de bienes inmuebles pertenecientes a comunidades herenciales debe acompañarse la prueba de la calidad de herederos. 1992 octubre 5. Magistrado Ponente: JORGE E. PRADILLA ARDILA.

 

......para acreditar el vínculo legal existente entre la causante y sus hijos, a quienes forzosamente ha debido llamar al proceso; y este hecho fue omitido a propósito en la demanda, la que se torna inepta por la ausencia de la prueba de la calidad de herederos, ya que ha debido demostrarse el matrimonio de la causante con quien aparece como titular del derecho real del inmueble a usucapir, su defunción y la descendencia legítima habida en el matrimonio.

 

Así las cosas, el fallo consultado habrá de ser revocado y en ese lugar declararse inhibida la Sala por falta del presupuesto procesal de demanda en forma, porque, como se dijo, el numeral quinto (5o.) del artículo 77 del C. de P.C. exige dicha prueba frente a los demandados, cuando éstos sean herederos.”.

 

 

 

 

 

PERTENENCIA

 

Heredero. La compra de derechos y acciones de una sucesión, solo da la calidad de tenedor a nombre de los potenciales herederos y se reconoce asi mejor derecho. 1996 marzo 22. Magistrado Ponente: MARIANELL GONZÁLEZ CASTILLO.

 

En el caso del que hoy se ocupa la Sala, no podría decirse que el demandante haya intervertido el título que de simple tenedor ostenta, por las siguientes razones: desde cuando en 1971 adquirió derechos y acciones de los potenciales herederos de las titulares de derechos reales sobre el inmueble ahora pretendido en usucapión, asumió la calidad de tenedor en nombre de ellos, a quienes por virtud de ese contrato les reconoce mejor derecho. Esa situación de tenedor no la ha trocado por la de poseedor, precisamente porque la condición de los herederos a los que les compró derechos y acciones no ha cambiado, puesto que no han sido reconocidos como tales a través de una decisión judicial. Entonces, mientras ello no ocurra, seguirán siendo apenas unos potenciales herederos, y quien a ellos les compró derechos y acciones no podrá ser, entre tanto, más que un simple tenedor en nombre de aquellos.”.

 

 

 

 

 

PERTENENCIA

 

Heredero. Un heredero no puede ganar por prescripción un bien que se haya adjudicado en mera posesión cuando el causante se desempeñó como mero tenedor. 1996 abril 26. Magistrado Ponente: AVELINO CALDERÓN RANGEL.

 

Si el censor hubiese reparado un poco más en las "exclusivas" palabras usadas por la Sala para el aparte jurisprudencial que en su favor citó en miras a la revocatoria de la sentencia de primer grado, bien que hubiera detallado que el ad-quem avizoró que un heredero puede llegar a ganar por prescripción un bien que en una sucesión se haya adjudicado en mera posesión, solamente cuando era cierto que su causante a su turno también era POSEEDOR MATERIAL; y no como en el caso de autos, en que desde 1973 se desempeñó aquél como mero tenedor, reconociente a ojos vistas, de dominios ajenos PRECEDENTES!”.

 

 

 

 

 

PERTENENCIA

 

Interversión del título. La interversión del título se perfecciona en el momento en el que no se reconoce un mejor derecho sobre el bien a usucapir. 1997 febrero 28. Magistrado Ponente: MARIANELL GONZÁLEZ CASTILLO.

 

Quien ha reconocido dominio ajeno no puede, frente a su titular, trocarse en poseedor sino cuando de manera pública, abierta y franca le niegue el derecho y simultáneamente ejecuta verdaderos e inequívocos actos posesorios a nombre propio y con absoluto rechazo del propietario del bien.

Tal es la tesis sostenida por la Sala Civil de este Tribunal Superior la que, en sentencia del 12 de agosto de 1994, con ponencia del H. Magistrado Dr. JORGE CASTILLO RUGELES expuso:  “.. quien detente un bien como  heredero sin que le haya sido adjudicado a través del proceso de sucesión por medio de sentencia aprobatoria de la partición, no puede adquirir dicho bien por el modo de la usucapión, pues para que esto suceda se requiere que el referido heredero pase de ser un tenedor precario a poseedor, lo cual  implica la intervención de un  tercero que, considerándose también dueño, le confiera la posesión inscrita para que así pueda tener una base que le permita declarar que ejerce la posesión como dueño, bien rebelándose abiertamente al derecho de la persona a cuyo nombre llegó la cosa, circunstancia que soóo  puede darse desde el momento en que ocurra la interversión del  título de que se viene hablando....”

 

La posesión es presupuesto indispensable para usucapir, pues en no pocas ocasiones el prescribiente entre en contacto con la cosa a título precario o como tenedor  y luego intervierte su título,  al asumir la calidad de poseedor.

 

La  tenencia y la posesión son dos instituciones que dentro de la normatividad jurídica presentan diferencias, de tal manera que parecen como figuras excluyentes, porque al paso que la primera es “la  que se ejerce sobre la cosa, no como dueño, sino en lugar y  a nombre del dueño”, la segunda es “la  tenencia de una cosa determinada con ánimo de señor y dueño”  Según estos conceptos, la tenencia difiere de la posesión en la integración de los elementos de una y otra, toda vez  que la tenencia sólo requiere para  su configuración el elemento material o corpus, mientras que la posesión se estructura mediante la concurrencia de los elementos material y psicológico, o sea  el  corpus y el animus.”.

 

 

 

 

 

PERTENENCIA

 

Legitimación pasiva. La petición de prescripción extraordinaria del derecho de dominio debe dirigirse contra el titular del derecho real. 1992 octubre 2. Magistrado Ponente: JORGE E. PRADILLA ARDILA.

 

De igual manera, es indispensable que la demanda se dirija contra el titular del derecho real de dominio, como sujeto pasivo de las pretensiones (numeral 5 del artículo 4O7 del C. de P.C.

 

".... el certificado del Registrador de Instrumentos Públicos que se aportó como anexo de la demanda no es el idóneo, porque no refleja a ciencia cierta quién es el titular del DERECHO REAL sujeto a registro y este aspecto conlleva a que la demanda se torne inidónea.”.

 

 

 

 

PERTENENCIA

 

Legitimación pasiva. La demanda de pertenencia debe dirigirse contra los propietarios conocidos o  expresar su desconocimiento. 1997 abril 18. Magistrado Ponente: JORGE E.   PRADILLA ARDILA.

 

En efecto, prevé la norma que le dio origen y bajo la cual  se introdujo la demanda: Para obtener la declaración de pertenencia, se seguirá un juicio ordinario con la persona o personas contra quien se pretenda hacer valer la prescripción”. (Ord. 4º. Artículo 1º. De la Ley 120 de 1928 sobre prescripciones y registro de propiedad....

 

De lo reglado, surge que la demanda debía precisar contra quien o quienes se dirigía, pues como es obvio, afecta el derecho de dominio del titular del pretenso inmueble, situación que no se contempló en la demanda sub visu, por  lo que como se dijo, careció de un elemento trascendental para su idoneidad, veamos :

 

En el encabezamiento y a lo largo del cuerpo demandatorio, sólo  se adujo la citación y audiencia del Personero Municipal (Ministerio Público),  sin anunciar a persona alguna, natural o jurídica como titular o interesada en las resultas del proceso, cuando es de rigor y como lo es hoy, que se convoque al proceso a quienes figuren como titulares  del derecho de dominio u otro derecho real principal; o en su defecto se exprese el desconocimiento de personas interesadas.

 

Y en efecto, de la lectura del anacrónico texto (ley 120 de 1928) su ordinal 6º.,  en forma meridiana, señala que al desconocerse los posibles titulares o interesados, sólo así, en su defecto, se  cumplirá el trámite en la forma indicada por los  artículos  7º. y siguientes de la ley en cita,  esto es, que el Ministerio Público será considerado como parte, cuando se desconozca las personas contra quien se pretenda hacer valer la prescripción (ordinal 4º.), funcionario que en defecto de éstos, asumirá su representación, sin perjuicio del emplazamiento de todo aquel que se crea con algún derecho sobre el inmueble.

 

De manera que  la demanda falló en el requisito de precisar los posibles demandados (conocidos), dejó de expresar el desconocimiento de la persona o personas interesadas y falenció el pedimento de tener al Ministerio Público como parte,  en defecto de  aquellos, por lo cual, en sentir del Tribunal, la demanda cayó en ineptitud y no ha debido tramitársele en esa forma, sino inadmitirla para que corrigiera tal defecto que aún subsiste.”.

 

 

 

 

 

PERTENENCIA

 

Legitimación pasiva. Cuando en el folio de matrícula inmobiliaria aparece que no existe titular de derecho real de dominio u otro sobre el inmueble objeto de prescripción adquisitiva el poseedor puede hacer valer su derecho contra indeterminados. 1997 junio 23. Magistrado Ponente: JORGE E. PRADILLA ARDILA.

 

Dos son los presupuestos básicos de la posesión a saber: el corpus y el animus o intención de comportarse como dueño  de la cosa, ya sea que en verdad le pertenece por haber adquirido el derecho de dominio, o por haber entrado en contacto material y directo con una cosa corporal que pertenece a otra persona, bien sea con o sin su consentimiento.

 

Del folio de matrícula inmobiliaria de la Superintendencia de Notariado y  Registro expedido por la Oficina de Registro de Instrumentos Públicos del Círculo de Bucaramanga, que obra al folio 1 del cuaderno 1,  principal , aunado a la certificación dada por la misma Oficina de Registro de fecha 29 de abril del año de 1997 (fl. 16, cuaderno 4, segunda instancia), se obtiene certeza plena sobre la inexistencia de persona alguna que aparezca como titular de derecho real de dominio u otro, sobre el inmueble ubicado en la calle 8   No. 7-79  en jurisdicción del municipio de Floridablanca.

 

Este extracto  probatorio nos permite afirmar que el A-Quo estuvo errado al considerar que el señor JESÚS MARÍA GARCÍA PINEDA al comprar los derechos sucesorales reconoció que los mismos eran de otro el cual está a la espera de la titulación respectiva, contando que el causante fuera el titular del derecho real de dominio; pues para poder hacer tal afirmación hubiese sido necesario que en el folio de matrícula inmobiliaria apareciese un titular del derecho real de dominio, independientemente que se esté o no adelantando un proceso de sucesión del causante que sería ese supuesto titular, para así poder afirmar que quien le vendió los derechos sucesorales estaría a la espera de la mencionada titulación.

 

Es difícil concebir como cierto lo expresado por el Juez de la primera instancia, por cuanto el folio de matrícula inmobiliaria y el certificado expedidos por la Oficina de Registro de Instrumentos Públicos del Círculo de Bucaramanga, relacionados anteriormente, dan veracidad acerca de la ausencia de titular del derecho real de dominio sobre el bien objeto de la litis, haciéndose imposible aceptar la existencia de una persona que esté a la espera de la adquisición  del derecho real sobre el inmueble, producto del fallo que tendría lugar en el proceso de sucesión del titular (que no existe), y que para el efecto sería el causante.”.

 

 

 

 

 

PERTENENCIA

 

Legitimación por pasiva. Cuando el predio que se pretende usucapir hace parte de otro de mayor extensión, tan solo se demandará al titular del derecho real de éste. 1994 enero 31. Magistrado Ponente: AVELINO CALDERÓN RANGEL.

 

El certificado del Registrador de Instrumentos Públicos del folio 16 del encuadernamiento, ni más ni menos que reporta que el demandado sí es el dueño inscrito de lo que se busca en declaratoria de usucapión, siendo las 24 transferencias parciales de que allí se habla, un mero elemento de esclarecimiento de la situación jurídica del antiguo globo de terreno. Pero, como lo que importa para esta litis no es el extinguido conjunto... sino el particular "resto" que en autos se demanda, es bien claro que no se tenía necesidad de involucrar en esta causa a los 24 dueños "aledaños", ya que "sus" derechos no se pretenden o discuten... y, siguen a salvo; cualquiera que sea la definición de este pleito.”.

 

 

 

 

 

PERTENENCIA

 

Legitimación por pasiva. Quien impetra la acción de pertenencia, deberá demandar al titular del bien, y a demás personas indeterminadas. 1993 noviembre 26. Magistrado Ponente: AVELINO CALDERÓN RANGEL.

 

La Sala debe entender que, si ab initio del evento de marras... no se admitía o vislumbraba la posiblidad de demandar, a quien ya no tiene capacidad para ser parte; y a cambio, si se concitó a lid a las "demás personas indeterminadas" (que se creyeran con derecho), deviene en ser resultado apodíctico el tener por bien trabada la relación procesal...; a la par que por sobrante al gasto procesal (y de justicia) que pretendió atar...; verdaderamente a nadie, a esta causa.

 

Bastaba pues; ante la evidencia de haber desaparecido el dueño del lote de esta historia, con desmandar a "personas indeterminadas", pues es un contrasentido pretender llevar a juicio a quien no es persona... (por desaparición jurídica comprobada de su personalidad, sin riesgo de sucesores que lo representen: al igual que se da en el caso de las "canceladas" personas jurídicas), como también lo es que, a sabiendas de ello, se hubiese admitido un libelo introductorio con tal enseña..., para llevarlo a la falsa salida de una superflua definición inhibitoria. Con toda sencillez y sinceridad dice la sabiduría popular que, lo sobrante no daña...; por lo menos en este pleito, así del certificado del registrador se desprendiera una inútil figuración de titularidad de dominio.

 

           Antes bien, el señor juez ha debido comprender que la CANCELACIÓN de la persona jurídica que antaño se hallaba inscrita como "dominus" del bien... (con más de 2O años ya pasados de tal acto; tal como lo informan los testigos), es ni más ni menos que la mejor configuración de un no despreciable indicio... respecto a la voluntariedad con la cual ese ente..., desatendió sus derechos y abandonó sus bienes, para que fueran quizá "ganados"... por quien sabe quien, según las leyes del país!”.

 

 

 

 

 

PERTENENCIA

 

Legitimación por pasiva. La demanda debe dirigirse contra las personas determinadas señaladas en el certificado de registro como titulares de derechos reales principales. 1992 abril 1. Magistrado Ponente: ANTONIO BOHÓRQUEZ ORDUZ.

 

Tanto el fenecido art. 413 del código de procedimiento civil anterior como hoy el art. 4O7 de la reformada obra, exigen como requisito formal de la demanda el acompañamiento de un certificado del registrador de instrumentos públicos en donde aparezca qué  personas son titulares de derechos reales sobre el bien, o en caso de que así sea, "que no aparece ninguna como tal". Abundante jurisprudencia tanto de la Corte Suprema como de los Tribunales Superiores del país ha averiguado que tal requisito formal es indispensable a la demanda de pertenencia, puesto que la norma ordena a renglón seguido que la demanda se dirija contra los titulares de derechos reales principales.Sin el aludido documento, la demanda no es idónea para abrir puesto a una sentencia de mérito; ella misma se erige como un obstáculo insalvable para dictar dicha especie de sentencia, en la medida en que el fallador carece de la debida certeza en torno a si se integraría o no debidamente la relación litigiosa. Ante tal factor de duda en materia obviamente grave, no resulta jurídico proferir una sentencia estimativa con efectos erga omnes! Pero tampoco resultaría justa la denegación de lo pretendido en razón de una falla puramente formal.”.

 

 

 

 

 

PERTENENCIA

 

Posesión. Quien alega posesión en esta clase de proceso, debe ejercerla con ánimo de señor y dueño, porque quien la tiene en representación de otra persona no se considera poseedor, sino administrador. 1989 julio 25. Magistrado Ponente: LIBARDO GARCÍA ROMERO

.

 

La Corte Suprema ha sostenido que "para usucapir se requiere ante todo ser verdadero poseedor, esto es, haber tenido la cosa con ánimo de señor o dueño por el término exigido en la ley; y es claro que quien la tiene en representación de otra persona, a la que considera dueña, no ejerce posesión en su propio nombre, sino en nombre y provecho de la persona que representa", y como con antelación se observó de los testimonios se allegó información referente a que el actor ciertamente ha dado en arrendamiento por lo menos uno de los inmuebles, afirmándose autorizado por una de las demandadas.”.

 

 

 

 

 

 

PERTENENCIA

 

Posesión común. El bien  poseído por  medio de una sociedad  de hecho por un tiempo mayor a 20 años debe solicitarse en usucapión para quienes conforman dicha sociedad o para sus herederos, en caso de que uno haya perecido. 1997 febrero 24. Magistrado Ponente: ANTONIO BOHÓRQUEZ ORDUZ

.

 

El hecho de que exista este tipo de relación en la pareja produce unos efectos de tipo patrimonial (una sociedad de hecho, art. 2083  C.C. hoy derogados) por tal razón no podemos descartar de manera tajante que la pretendida prescribiente sí tuviese el ánimo de poseedora desde el arribo a los terrenos  en el año de 1963.  Lo importante de puntualizar es que esa voluntad de señorío y dominio sobre el bien era compartida con su compañero.  Una comunidad  posesoria, bien puede decirse.  Con ello, en caso de vivir Rafael, la usucapión les haría favor a los dos.

 

Si lo que la actora pretendía  era adquirir el bien en este momento, haciendo uso de todo el tiempo que lleva habitándolo, no podía desconocer el derecho que SANABRIA tenía, como poseedor común del mismo, hoy derecho deferido a sus herederos, que son los hijos de la actora.

 

Sí, por el contrario, la demandante en su interés no pretende reconocer a persona alguna con derecho sobre el bien, es acertado el a quo en el sentido de que MARÍA HELENA LÓPEZ LÓPEZ  ha tenido  la posesión  del bien en cabeza suya de manera exclusiva desde el 27 de enero de 1983, fecha en que murió su compañero; sin alcanzar de este modo el tiempo requerido para ganar por prescripción. Cuando  cumpla  los  veinte años podrá demandar, quizá, pero será preciso demostrar su posesión excluyente pues no sobra advertir que esta vez se otea un dejo de ambigüedad en la prueba que hacer ver a la posesión de la actora como ambigua, en la medida en que también podría interpretarse que posee pero para sus hijos.”.

 

 

 

 

 

PERTENENCIA

 

Posesión del actor. Debe existir prueba atendible que demuestre hasta la saciedad que la petente detenta la posesión material de lo que reclama, en forma pacífica, no  interrumpida y sin vicios ni clandestinidades y por lapso superior a 20 años. 1997 agosto 19. Magistrado Ponente: AVELINO CALDERÓN RANGEL.

 

5.- Examinado el conjunto logrado, la Superioridad tiene que puntualizar que se ha respetado el debido proceso, y que en verdad, existe prueba atendible que demuestra hasta la saciedad que la petente detenta la posesión material de lo que reclama, en forma pacífica, no interrumpida y sin vicios ni clandestinidades y por lapso superior a 20 años, de tal suerte que en tales condiciones, no procede otra resolución distinta que la de confirmar lo así decidido por la primera instancia.”.

 

 

 

 

 

 

 

PERTENENCIA

 

Posesión equívoca. La actuación procesal, como representante legal de herederos en un proceso de sucesión por parte de  la solicitante de prescripción, implica reconocimiento de dominio ajeno sobre el bien objeto de la pretensión. 1997 febrero 13. Magistrado Ponente: ANTONIO BOHÓRQUEZ ORDUZ.

 

Las pruebas  recaudadas, testimoniales y documentales muestran que la demandante sí se encuentra en detentación material del bien inmueble; pero se observa también que el elemento interno, la voluntad firme de considerarse dueño del bien (el animus),  no se encuentra claramente dilucidado y, a cambio, se distinguen pruebas que revelan actos de la demandante que permiten dilucidar que en ella ha existido un reconocimiento de dominio ajeno, por lo menos respecto de sus propios hijos. Su situación  es entonces la  de una poseedora equívoca, pues no se sabe con certeza si posee a nombre propio, exclusivo, como se pretende en la demanda, o en representación de sus hijos.  

 

El  art. 762 del C.C. exige, para la adquisición de la posesión, la reunión de dos elementos: el corpus y el animus en cabeza de un mismo sujeto;  si éste fenómeno no se produce de manera clara e inequívoca, no podemos predicar con real certeza que nos encontramos frente al hecho posesorio.

 

El animus, la  voluntad de dueño es, en esencia, personal e indispensable, por cuanto permite diferenciar la simple tenencia de la posesión;  es bien   sabido que se puede tener el corpus sin la voluntad de dueño, siendo en éste caso simple tenedor; o tener el animus sin el corpus , pero sin perder la calidad de poseedor, fenómeno que se produce cuando un tercer sujeto goza de la tenencia del bien, pero reconociendo a quien se predica dueño.  Arts. 786 y 788 del C.C.   ”.

 

 

 

 

 

 

 

PERTENENCIA

 

Posesión. Entre todos los elementos exigidos para que se dé la pertenencia, el más importante es que el demandante pruebe ser poseedor con ánimo de señor y dueño. 1995 julio 24. Magistrado Ponente: JORGE A. CASTILLO RUGELES.

 

Ahora bien, ¿qué decir de la prueba documental aportada por el usucapiente? A este respecto la pobreza es aún mayor, infiriéndose del folio 9 del cuaderno No. 6, que el demandante no estaba apersonado del pago de los servicios, tasas, impuestos, etc., que como poseedor que se dice con ánimo de señor y dueño, debió soportar en referencia con el bien poseído.

 

Las falencias probatorias en punto de posesión a que se ha referido el Tribunal, son tanto más graves cuando se compaginan con otras situaciones o circunstancias no menos dicientes que se observan en el expediente y que llevan a pensar con fundamento, que ni el demandante, como tampoco su familia, en verdad nunca han detentado la posesión del inmueble de autos, tomando fuerza la idea de que su vinculación con el lote lo fue simplemente a título de custodios, vigilantes o cuidanderos del mismo, como claramente y de manera por demás desprevenida, lo afirmara ante autoridad judicial doña ANA PICO DE GÓMEZ de quien se dice ser la esposa del demandante y, como se vio, en un momento dado alcanzó, junto con su prole, a ostentar la calidad procesal de codemandante de la que abruptamente, y sin explicación alguna, se despojó al reformarse en sentido tal la demanda incoatoria del proceso.

 

En lo atinente a la configuración de los restantes elementos esenciales de la acción real de dominio, percátase la sala que aunque no existe duda en cuanto a la identidad del bien que se pretende reivindicar y aquél a que hace referencia el demandante en reconvención, como tampoco sobre la titularidad del mismo, no aparece, empero, probado que el llamado a responder detente el inmueble con ánimo de señor y dueño. Sobre este aspecto necesario es recordar que la trabazón jurídica procesal debe establecerse entre el propietario no poseedor del bien contra su poseedor no propietario. "El ejercicio de la acción de que aquí se trata conlleva, como dice la Corte, el cargo de ser el reo el poseedor; no puede concebirse la acción de dominio sin ese cargo..." (Cas. 27-IV-1955, G.J.T. No. LXXX. PAG. 8O).

 

La posesión a que se refiere la acción reivindicatoria no puede ser cualquiera sino la que trata el artículo 762 del Código Civil, esto es, la tenencia de una cosa determinada con ánimo de señor y dueño, por lo que dicha relación debe constituirse en la más ostensible demostración de dominio a punto tal de que el mismo artículo 762 in fine, abriga la presunción de que el poseedor se reputa dueño, mientras otra persona no justifique serlo.”.

 

 

 

 

 

 

PERTENENCIA

 

Posesión. La prescripción extraordinaria adquisitiva del derecho de dominio comporta el lleno de las exigencias legales en las que ninguna es prescindible. 1992 febrero 28. Magistrado Ponente: JORGE E. PRADILLA ARDILA.

 

La prescripción adquisitiva de dominio, conocida como usucapión, debido a su ancestro, es uno de los modos de adquirir la propiedad de las cosas que se hallan en comercio y susceptibles de dicha acción, a voces de los artículos 2518 y 2519 del Código Civil.

 

Para acceder a este derecho, es imprescindible contar con los elementos que lo constituyen como valedero; para obtener los efectos de dicha institución jurídica, a saber:

 

a.- Posesión material de la cosa o bien; b.- Tiempo no inferior a veinte (2O) años en el ejercicio de la misma en forma ininterrumpida;  c.- Animo de señorío sobre el bien a usucapir, esto es el animus domini.

 

En consecuencia y a tenor de los artículos 2531, 2532, 762 y ss. del Código Civil, debe reunir el prescribiente los requisitos sine qua non tendientes a demostrar que se dan las circunstancias ya anotadas.”.

 

 

 

 

 

PERTENENCIA

 

Posesión. Si las partes celebraron un “contrato de compraventa” autenticado pero no realizaron la escritura pública, el demandante, poseedor desde entonces y por más de 2O años, interrumpidamente, tiene derecho a usucapir. 1992 agosto 18. Magistrado Ponente: JORGE A. CASTILLO RUGELES.

 

.....fue oído en interrogatorio de parte LUIS ALEJANDRO HERNÁNDEZ, quien da cuenta (Fl.2 y ss. Cdno. No. 3), de la forma como adquirió, por compra a RAMÓN MORENO ACEROS, la casa de habitación y el lote donde está construída, acto que tuvo lugar en esta ciudad el 29 de abril de 1969, según consta en documento que fue debidamente autenticado en la misma fecha de su celebración en la Notaría Primera de Bucaramanga. Sostiene el actor que desconoce los motivos por los cuales el vendedor no le cumplió en lo relativo a la elaboración de la escritura de venta a pesar de que durante un tiempo se comunicaron, sin que a la fecha tenga conocimiento de su paradero.

 

No empece, la existencia del documento que se viene de citar, el que de reunir todas las exigencias legales demostraría el reconocimiento, por el usucapiente, de mejor derecho en cabeza de un tercero, sin embargo, para el Juez colegiado carece de todo valor sin que produzca en consecuencia efecto alguno toda vez que al mismo le faltan los requisitos de que tratan los numerales 3 y 4 del artículo 89 de la ley 153 de 1857..

 

 

 

 

 

 

PERTENENCIA

 

Posesión ambigua. La posesión aparentemente ejercida por varias personas es posesión ambigua si una sola de ellas la alega. 1992 octubre 13. Magistrado Ponente: JORGE A. CASTILLO RUGELES.

 

4.- Tal como lo predica la doctrina, el vicio de ambigüedad o de posesión equívoca hácese patente "cuando los actos con que se pretende acreditar la posesión no revelan ésta de una manera irrefragable". Ello acontece en el caso del hijo, del heredero, de la concubina o del sirviente que invoquen la posesión de bienes de la persona con quien convive o ha convivido. Aunque en verdad que la cohabitación per se no hace equívoca la posesión, ella se configurará como secuela inevitable, cuando se pruebe que el concubinario, el padre o el causante en general, "fue poseedor alguna vez del bien respectivo, pues lo mismo ocurriría con la posesión que alegaran los coarrendatarios de un mismo apartamento o local" (Dr. Milciades Cortés, "La Posesion", edt. Temis, 1985, p.43).”.

 

 

 

 

 

 

 

PERTENENCIA

 

Posesión. La imposibilidad fìsica de explotación económica de un bien inmueble necesariamente desvirtúa la posesión. 1992 octubre 27. Magistrado Ponente: AVELINO CALDERÓN RANGEL.

 

2.- Sea como fuere, en casos como el que ahora entretiene a la Sala, el demandante debe probar por lo menos que ha poseído (materialmente) un DETERMINADO territorio, por espacio continuo superior a 2O años y en forma pública y sin vicios.

 

Esto último en el negocio sub-visu se revela harto dificil (en una zona donde la vecindad está inmemorialmente "acostumbrada" a tener profundas montañas y quebrados rastrojos "en comunidad"),  dada la imposibilidad física para derivar de allí alguna explotación económica..., siendo entonces perceptible que cualquiera de los circundantes que... esporádicamente "llene" el lugar... (echando por ejemplo alguna res o llevándola a abrevar), no por ello desconoce el carácter de comunidad "universal" del erial o de las "hoyadas".  ”.

 

 

 

 

 

PERTENENCIA

 

Posesión. La adquisiciòn de "derechos y acciones" implica tenencia y no posesión. 1995 julio 14. Magistrado Ponente: JORGE E. PRADILLA ARDILA.

 

Es así como el elemento del animus domini establecido para la prescripción adquisitiva del dominio que reza en los Arts. 2518 y 762 del C.C., implica que el poseedor lo sea a nombre propio, sin reconocer dominio o derecho ajeno en cualesquiera otra persona; y si examinamos el folio de matrícula inmobiliaria observamos que la actora no es poseedora material sino una simple tenedora del 5O% del bien inmueble, atendiendo la vinculación jurídica de la falsa tradición que aparece, al haber adquirido los derechos y acciones provenientes de la sucesión del de cujus...”.

 

 

 

 

 

 

PERTENENCIA

 

Posesión. La posesión es un hecho y no un derecho, y corresponde al actor demostrarla. 1992 febrero 14. Magistrado Ponente: JORGE A. CASTILLO RUGELES.

 

Como es conocido, al hacer referencia a inmuebles, la prescripción tanto extintiva como adquisitiva extraordinaria, ocurren en el mismo término, es decir en veinte años, lo que equivale a decir que en ese lapso precluye el derecho a la cosa poseída legalmente, esto es, de manera pacífica e ininterrumpida.

 

Entratándose de la posesión, la ley sustantiva civil, en su árticulo 762 señala que:..'es la tenencia de una cosa determinada con ánimo de señor y dueño, sea que el dueño o el que se da por tal, tenga la cosa por sí mismo o por otra persona que la tenga en lugar y a nombre de él'.

 

Lo anterior indica que la posesión se constituye, entonces, en uno de los tres elementos fundamentales que han de demostrarse para pretender una cosa inmueble en usucapión, la que para cada caso tiene que cumplir el tiempo mínimo señalado por la ley y no haber sido interrumpido, vale decir, que no puede presentarse solución de continuidad en el tiempo.

 

Pero siendo que la posesión es un hecho y no un derecho, corresponde a quien la reclama probarla, razón por la cual en el caso que ocupa la atención de la Sala es menester examinar si los medios de los que se valieron los demandantes son idóneos y demuestran suficientemente que el bien pretendido lo han venido poseyendo sin  interrupción alguna, por lo menos durante el tiempo mínimo señalado por la ley.”.

 

 

 

 

 

 

PERTENENCIA

 

Posesión. Mejoras. La consignación de cánones de arrendamiento a favor del demandado implica una renuncia tácita a la prescripción adquisitiva que se alega. Mientras el bien esté en manos del mejorista y el dueño no lo querelle en acción de recobro, no surge para el mejorista una acción independiente. 1996 abril 16. Magistrado Ponente: ANTONIO BOHÓRQUEZ ORDUZ.

 

Así las cosas nos encontramos con la incertidumbre jurídica creada por la ausencia de una prueba que, en el supuesto de su existencia, reduciría la condición del actor a la de mero tenedor, que aunada a su comportamiento  -la consignación de cánones de arrendamiento  a favor de Martha Stella Gómez - se convierte en un grave indicio en su contra de refrendación de su precedente condición; además, como bien lo resolvió el juzgador de primera instancia, de su actitud, se deduce la renuncia tácita a la prescripción que hoy alega a su favor, de conformidad con el art. 2514 del Código Civil, pues al hacerlo reconoció el derecho del arrendador; con plena capacidad dispuso de un derecho, desvirtuando de ésta manera los anteriores actos posesorios, revelándose así una mera tenencia en razón del innegable reconocimiento de dominio extraño; se concluye, entonces, que lo que tiene es un mero título precario para usar y habitar el inmueble y no una relación de contacto personal, de señorío sobre el bien.

 

"... Ante la ausencia de este negocio de la acción de recobro... idóneamente ejercitada por los dueños del terreno, no surge para el edificador una independiente acción para hacerse pagar lo edificado..., aunque nadie le puede desconocer ese derecho dándose lo primero. Por ello se asegura; por nuestro más alto Tribunal de Justicia ordinaria desde la casación del 17 de Marzo de 1951,que...

 

"...El inciso 2 del artículo 739 no dice que por el hecho de edificar o plantar en tierra ajena, el dueño queda obligado al pago de la mejora, sino que para recobrar éste su tierra, tendrá que pagar valor de lo edificado, plantado o sembrado" (Cas., 17 de marzo de 1951, LXIX 361).

 

Conforme a la exposición que se trae, la acción independiente del edificador para obligar al dominus del lote a pagarle el edificio, mientras el bien se halle en poder del mejorista y el dueño no lo querelle en exacta y equilibrada acción de recobro  (que no reivindicatoria), no existe! Con pie en ésta directriz, se tendrá que  desechar entonces... por completo, la pretensión subsidiaria de la demanda principal.”.

 

 

 

 

 

 

 

PERTENENCIA

 

Posesión derivada de promesa. Por el cumplimiento anticipado de la obligación de entrega en un contrato prometido, el promitente comprador no tiene aún el dominio de la cosa. 1996 marzo 21. Magistrado Ponente: MARIANELL GONZÁLEZ CASTILLO.

 

Al referirse a la posesión derivada del cumplimiento anticipado de la obligación de entrega, dijo la Corte Suprema de Justicia en sentencia del 24 junio de 198O: "Cuando el prometiente vendedor de un inmueble lo recibe por virtud del cumplimiento anticipado de la obligación de entrega que correponde al contrato prometido, toma conciencia de que el dominio de la cosa no le corresponde aún; que de este derecho no se ha desprendido todavía el promitente vendedor, a quien por tanto el detentador considera dueño, a tal punto que lo requiere para que le transmita la propiedad ofrecida. Para que la entrega de un bien prometido en venta pueda originar posesión material, sería indispensable entonces que en la promesa se estipulara clara y expresamente que el prometiente vendedor le entrega al futuro comprador en posesión material la cosa sobre la cual versa el contrato de promesa, pues sólo así se manifestará el desprendimiento del ánimo de señor y dueño en el promitente vendedor, y la voluntad de adquirirlo por parte del futuro comprador".”.

 

 

 

 

 

PERTENENCIA

 

Prescripción adquisitiva como excepción. En la demanda principal o en la de reconvención, el actor que pretenda la acción reivindicatoria, debe demostrar los presupuestos axiológicos. La prescripción adquisitiva no puede proponerse como excepción de fondo.  1996 junio 20. Magistrado Ponente: JORGE E. PRADILLA ARDILA.

 

Por sabido se tiene que, para el buen suceso de la pretensión reivindicatoria a que alude el art. 946 C.C., el actor debe demostrar los siguientes presupuestos axiológicos que perfilan dicha acción real:

a) La condición de propietario del bien a reivindicar.

b) El carácter de poseedor en el demandado.

c) Que se trate de un bien o una cuota parte susceptible de reivindicarse; y

d) Que exista plena identidad entre lo pretendido por la demandante y lo poseído por el demandado.

 

Sobre la condición de poseedor, la Honorable Corte Suprema de Justicia expuso su criterio en los siguientes términos:

 

"...Según la definición que de la acción de reivindicatoria de el art. 946 del C.C., ciertamente que ella debe dirigirse contra el poseedor, que es quien puede  restituir la cosa al reivindicador. Por eso el art. 952 ibidem  estatuye  que "la acción de dominio se dirige contra el actual poseedor".

 

De acuerdo pues con el claro contenido de estas normas legales, por regla general sólo el actual poseedor de la cosa puede ser sujeto pasivo de la demanda reivindicatoria: excepcionalmente dicha acción, como se infiere de la preceptiva de los artículos 955 y 957 ejusdem, podrá dirigirse contra el que fue poseedor y dejó de serlo.

 

Y si la posesión del demandado es uno de los elementos esenciales de la acción reivindicatoria, para la prosperidad de ésta es necesario, por tanto, que la persona contra la cual el dueño de un bien dirige su demanda restitutoria sea quien lo detenta con ánimo de señor o dueño.

 

Para que pueda darse por establecida procesalmente la posesión deben quedar justificados los dos elementos esenciales de ella: el corpus, o sea su presupuesto material u objetivo; y el animus, que es su elemento intencional o subjetivo.

 

Comparte la Sala la lógica deducción a la que arribó el aquo para despachar de manera desfavorable a la reconvenida la excepción perentoria propuesta por la misma, por cuanto por vía jurisdiccional se tiene averiguado que la prescripción adquisitiva no puede proponerse como excepción de fondo, por estar llamada únicamente a ser esgrimida bien como acción en la demanda principal ora a través de demanda de reconvención. Tampoco puede dársele un alcance distinto, esto es de prescripción extintiva a lo propuesta erróneamente como adquisitiva, pues, si bien es cierto, ambas están previstas en el artículo 2512 del C.C. cada una tiene su propio alcance y efectos al punto tal de ser inconfundibles. ”.

 

 

 

 

 

 

PERTENENCIA

 

Prescripción ordinaria. La usucapión ordinaria exige justo título, buena fe y 1O años de posesión para que se configure. 1992 noviembre 19. Magistrado Ponente: JORGE A. CASTILLO RUGELES.

 

1O. Pero no es tan sólo la prescripción extraordinaria la que no podrá salir avante por las razones anotadas, sino también la ordinaria, suplicada como subsidiaria, porque si bien es cierto que la buena fe se presume no solamente por disposición legal sino también constitucional, no ocurre lo mismo con el justo título, exigencia esta que, como se vió, es axiológica a esta especie de prescripción. ¿Dónde, se pregunta nuevamente la Sala, se halla el título traslaticio o constitutivo de dominio de los bienes aquí referidos, como el de venta o de donación de cosa ajena, el decreto judicial de la posesión efectiva de la herencia, o el legatario aparente o positivo?. ¿Acaso el justo título, como elemento indispensable para la prosperidad de la prescripción ordinaria, no es igual a aquel que tiene por objeto transmitir un derecho de propiedad estando revestido de las solemnidades exigidas para su validez?

 

Ante la ausencia de prueba al respecto, debe concluirse que faltando un elemento esencial en la vía escogida por el prescribiente, tal como en su oportunidad lo observara el cognoscente, tampoco podrá prosperar esta otra forma de usucapión, por lo que imperioso es confirmar el fallo apelado.”.

 

 

 

 

PERTENENCIA

 

Prescripción ordinaria. El justo título que se exige para la prescripción ordinaria de inmuebles, necesariamente debe aparecer materializado en un instrumento público debidamente inscrito en el registro. 1991 mayo 27. Magistrado Ponente: JORGE A. CASTILLO RUGELES.

 

Debe por lo tanto la Sala establecer con claridad lo referente al "justo título", para lo cual se  tendrá en cuenta lo establecido por la doctrina y la jurisprudencia en el desarrollo de este tema. Así, el título es el hecho del hombre, generador de obligaciones, o la sola ley que lo faculta para adquirir el derecho de manera directa; por lo tanto, no puede concebirse derecho alguno patrimonial sin ese fundamento, ya que el título está, o en la voluntad humana o en la ley.

 

Según los artículos 2528 y 2529 del C.C., la prescripción ordinaria de inmuebles requiere posesión regular, y esta es la que "procede de justo título y ha sido adquirida de buena fe" (art. 764f C.C.). Por "justo título" se entienden los "traslaticios de dominio", y éstos son los que "por su naturaleza sirven para transferirlo, como la venta, la permuta, la donación entre vivos", "las sentencias de adjudicación en juicios divisorios", "los actos legales de partición". Entonces, los denominados títulos traslaticios del dominio de inmuebles son solemnes: requieren un acto auténtico, es decir, que deben inscribirse en los libros de registro de inmuebles.”.

 

 

 

 

 

 

PERTENENCIA

 

Prueba de la posesión. Cuando se demanda la adquisición de un predio por posesión y explotación por 2O años al actor compete probar la posesión. 1992 septiembre 3. Magistrado Ponente: JORGE E. PRADILLA ARDILA.

 

El juez a quo profirió sentencia de mérito, denegando la declaratoria de pertenencia por la circunstancia anotada y con fundamento en el artículo 177 del C. de P.C., pues a la parte actora le obliga probar el supuesto de hecho de las normas que consagran el efecto jurídico perseguido.

 

Por lo mismo, y con la evidencia que se advierte a la lectura del proceso, la Sala encuentra que la sentencia de primer grado es jurídica y merece la plena ratificación sin otras consideraciones, frente a la más absoluta inercia probatoria sobre la posesión por parte de la parte demandante. ”.

 

 

 

 

 

 

PERTENENCIA

 

Pruebas. Para poder declarar la prescripción adquisitiva es requisito indispensable acreditar debidamente los hechos en los que funda su derecho. 1991 mayo 3. Magistrado Ponente: JORGE E. PRADILLA ARDILA.

 

Ciertamente para que pueda declararse la prescripción adquisitiva ordinaria o extraordinaria según lo sea, es requisito indispensable probar la posesión, esto es, la tenencia con el animus de señor o dueño de la cosa, y además que ha sido ejercida por los lapsos mínimos determinados (arts. 2529 y 2531 del C.C.)

 

De consiguiente, como en el sub lite la parte no contribuyó al tenor del art. 177 del C. de P.C. a acreditar debidamente los supuestos de hecho en los que fundaba su derecho, puesto que las personas a que aludió en la demanda no acudieron ni se tiene noticia que la parte hiciera diligencias tendientes a su comparecencia, estos hechos quedaron sin soporte probatorio alguno.”.

 

 

 

 

 

 

PERTENENCIA

 

Pruebas. Con prueba testimonial se puede acreditar el corpus y animus de la posesión, sin que los testigos deban entrar en detalles ínfimos, que los harían, por lo contrario, sospechosos.  1991 abril 10. Magistrado Ponente: JORGE E. PRADILLA ARDILA.

 

Examinados estos testimonios la Sala llega a conclusión distinta a la del a quo, es decir que con estos testimonios sumado el de Santos Vega Machuca se encuentran demostrados los supuestos hechos configurativos de la posesión de que trata el art. 762 del Código Civil, esto es, el corpus y el animus, o sea la detentación del inmueble con el ánimo de señor o dueño.

 

Es que los testimonios de todas estas personas son sinceros y responsivos, la han visto durante más de veinte (2O) años habitando el inmueble, es decir, usándolo, disfrutándolo.

 

El error del a quo estribó en no haber tenido en cuenta que los testigos relatan hechos ocurridos desde hace ya bastante tiempo, y que ciertas imprecisiones en que incurrieron algunos de los testigos fueron generadas por hechos aislados y que caen en el detalle mínimo; cuando lo normal es que los testigos no puedan a fe cierta dar perfecta cuenta de cosas en particular; ahí si se constituirían en sospechosos o a lo menos carentes de credibilidad; pero no sucede esto en el caso materia de estudio, en el que los testigos con la mayor sinceridad posible relatan que han visto a la actora habitando en forma contínua y sin problemas el inmueble materia de la usucapión, y así se constató en la diligencia de inspección judicial practicada en el predio el 19 de enero de 1989; cumpliéndose de esta forma con los requisitos exigidos por los artículos 253 del Código Civil en concordancia con el art. 1 de la Ley 5O de 1936..

 

 

 

 

 

 

PERTENENCIA

 

Reconocimiento de derecho ajeno. Herederos. Cuando una persona es tenedora del predio, reconociendo un mejor derecho sobre el bien, toda vez que adjunta en la demanda los documentos donde consta la compraventa de derechos y  acciones en una sucesión, no puede adquirir el bien por el modo de la prescripción. 1997 julio 14. Magistrado Ponente: ANTONIO BOHÓRQUEZ ORDUZ.

 

Pero ocurre que, al contrario de lo que se dice en la demanda, el actor no lleva 20 años de posesión, pues adquirió el bien en 1974, cuando se le transfirieron “derechos y  acciones”, con lo cual se cae uno de los presupuestos de la demanda, sin  que  pueda remediarse el punto en modo alguno, pues ni se alega ni se prueba una eventual suma de posesiones.

 

En el  caso que hoy nos ocupa, el señor LUIS TEODOCIO SEPÚLVEDA pretende usucapir el predio llamado "HORMIGUERO”, y para tal fin ha demostrado el corpus, pero al mismo tiempo ha reconocido un mejor derecho sobre el bien, toda vez que al adjuntar los documentos donde consta la compra venta de “derechos y  acciones” en una sucesión, demuestra con ello que el  demandante ha reconocido mejor o igual derecho en cabeza de otras personas, lo cual lo hace presentarse como mero tenedor del predio en litis.

 

El título que faculta a LUIS TEODOCIO SEPÚLVEDA para  tener el predio “HORMIGUERO”  es de linaje precario o constitutivo de tenencia, como lo es el otorgado por la adquisición de derechos y  acciones en una sucesión; el tiempo por sí sólo y por prolongado que sea, no tiene la virtud de mudar el título en posesión, puesto que apenas  tiene el elemento corpus. Mientras permanezca en la situación  jurídica de tenedor, con el  transcurso del tiempo mantiene esta posesión. Sólo el poseedor puede usucapir y el tenedor no puede hacerlo.”.

 

 

 

 

 

PERTENENCIA

 

Requisitos. La usucapión extraordinaria del derecho de dominio exige posesión material, ininterrumpida por un  lapso no menor a 20 años y que el bien sea susceptible de adquirirse por este modo. 1997 febrero 17. Magistrado Ponente: ANTONIO BOHÓRQUEZ ORDUZ.

 

Conforme  a la ya tradicional jurisprudencia de nuestra Corte,  reiterada en varias oportunidades, de las normas que disciplinan la materia se deduce que son cuatro los requisitos que se necesitan para que la prescripción adquisitiva de dominio se vea coronada por el éxito,  a saber:

 

La posesión  material en el prescribiente (y en sus antecesores, cuando se pretendan sumar)- arts. 762, 2512, 2518 y 2521-

Que la posesión se haya prolongado en el tiempo exigido por la ley, el cual, para la prescripción extraordinaria alegada aquí, es de veinte (20)  años –arts. 2532 del C.C. y lo. De la ley 50  de 1936.

Que esa posesión haya ocurrido ininterrumpidamente –arts. 2522 del C.C.-.

Que el bien cuya prescripción se persigue sea de aquellos susceptibles de adquirirse por ese modo, pues la Nueva Constitución señala algunos bienes imprescriptibles v.gr. art. 72- y la ley hace otro tanto respecto de los que están fuera del comercio humano (art. 2518, ib.), de los de uso público (art. 2519, ib.) y de los de propiedad de las entidades de derecho  público (arts. 407-4 de C.P.C.).”.

  

EN SENTIDO SIMILAR APARECEN NUMEROSAS SENTENCIAS, COMO LAS SIGUIENTES:

 

1991 mayo 27. Magistrado Ponente: JORGE E. PRADILLA ARDILA.

1992 enero 20. Magistrado Ponente: AVELINO CALDERÓN RANGEL.

1992 marzo 26. Magistrado Ponente: ANTONIO BOHÓRQUEZ ORDUZ.

1992 julio 30. Magistrado Ponente: JORGE E. PRADILLA ARDILA.

1992 septiembre 8. Magistrado Ponente: ANTONIO BOHÓRQUEZ ORDUZ.

1992 octubre 15. Magistrado Ponente: JORGE E. PRADILLA ARDILA.

1995 marzo 28. Magistrado Ponente: ANTONIO BOHÓRQUEZ ORDUZ.

1995 junio 10. Magistrado Ponente: JORGE A. CASTILLO RUGELES.

1997 febrero 14. Magistrado Ponente: JORGE E. PRADILLA ARDILA.

1997 mayo 19. Magistrado Ponente: MARIANELL GONZÁLEZ CASTILLO.

1997 julio 4. Magistrado Ponente: JORGE E. PRADILLA ARDILA.

1997 julio 10. Magistrado Ponente: ANTONIO BOHÓRQUEZ ORDUZ.

1997 diciembre 15. Magistrado Ponente: MARIANELL GONZÁLEZ CASTILLO.

 

 

 

 

 

PERTENENCIA

 

Suma de posesiones. Quien alegue la prescripción extraordinaria por la suma de posesiones debe demostrar:

1.- Que cada persona ejecutó actos que constituyen posesión

2.- Que exista un vínculo jurídico entre antecesor y sucesor. 1991 octubre 28. Magistrado Ponente: JORGE A. CASTILLO RUGELES.

 

3.- De otro lado, el usucapiente hállase facultado por la ley para agregar al suyo el tiempo de posesión de sus antecesores; por ésto, si una cosa ha sido poseída sucesivamente y sin interrupción por dos o más personas, el tiempo de señorío manifestado sobre la cosa por quien le haya precedido la posesión, puede o no agregarse al tiempo del sucesor, según lo dispuesto en el artículo 778 del Código Civil. Pero si se hace uso de la facultad discrecional señalada, el prescribiente hállase inexorablemente obligado a demostrar que en realidad de verdad, ha sucedido a quienes le precedieron en el hecho de la posesión; "es decir, debe acreditar la manera como pasó a él la posesión anterior para que de esta suerte quede establecida la serie o cadena de personas hasta cumplir los veinte años de que habla la ley. Y generalizando, se puede afirmar que el prescribiente que junta a su posesión la de los antecesores, ha de demostrar la serie de tales posesiones mediante la prueba de los respectivos traspasos, pues de lo contrario quedarían sueltos y desvinculados los varios lapsos de posesión material" (G.J., T. XXXIX, pág. 931).

 

4.- En suma, la unión de posesiones, para que valga en punto de usucapión, debe reunir dos exigencias, a saber: a.- que en cabeza de cada una de las personas que conforman la cadena, se demuestre que ejecutó o cumplió los hechos que constituyen la posesión; y b.- que exista un vínculo jurídico entre antecesor y sucesor que bien puede ser por herencia, esto es a título universal, o por medio de una negociación o contratación, en donde la transmisión será la prueba misma de la posesión, fundamento de la usucapión y si falta lo segundo, no existirá, entonces, puente o vínculo entre las varias posesiones, lo que las aislará una de otras.”.

 

EN SENTIDO SIMILAR APARECEN NUMEROSAS SENTENCIAS, COMO LAS SIGUIENTES:

 

1991 enero 28. Magistrado Ponente: AVELINO CALDERÓN RANGEL.

1991 mayo 27. Magistrado Ponente: JORGE A. CASTILLO RUGELES.

1992 enero 24. Magistrado Ponente: AVELINO CALDERÓN RANGEL.

1992 marzo 30. Magistrado Ponente: AVELINO CALDERÓN RANGEL.

1992 junio 16. Magistrado Ponente: JORGE E. PRADILLA ARDILA.

1993 marzo 5. Magistrado Ponente: AVELINO CALDERÓN RANGEL.

1993 octubre 7. Magistrado Ponente: JORGE A. CASTILLO RUGELES.

 1995 febrero 27. Magistrado Ponente: JORGE A. CASTILLO RUGELES.

1996 mayo 3. Magistrado Ponente: AVELINO CALDERÓN RANGEL.

1996 mayo 14. Magistrado Ponente: AVELINO CALDERÓN RANGEL.

1997 febrero 25. Magistrado Ponente: AVELINO CALDERÓN RANGEL.

1997 marzo 6. Magistrado Ponente: JORGE E. PRADILLA ARDILA.

1997 julio 30. Magistrado Ponente: MARIANELL GONZÁLEZ CASTILLO.

1997 noviembre 28. Magistrado Ponente: MARIANELL GONZÁLEZ CASTILLO.

 

 

 

 

 

PERTENENCIA

 

Suma de posesiones. La suma de posesiones se debe solicitar, el juez no la puede decretar de oficio. 1996 abril 26. Magistrado Ponente: AVELINO CALDERÓN RANGEL.

 

.....como el demandante no solicitó la suma de posesiones, es lógico que no se puede decretar de oficio," dijo el señor juez a-quo, a lo cual  se sumaría alguna impropiedad jurídica para hacerlo...dada su condición de coheredero, acota la Sala. Puede decirse que al tenor del art. 778 del Código Civil, la cadena de posesiones habidas a lo largo del tiempo necesario para tener el derecho reclamado, que se observan, no tuvieron respaldo probatorio documental ni testimonial; al igual que no se solicitó que fueran decretadas judicialmente, pareciendo hacer falta igualmente que se lleve a efecto una causa mortuoria que podría unir tales deshilvanados lapsos. ”.

 

 

 

 

 

 

 

PERTENENCIA

 

Usucapión de heredero. Es posible que uno de los herederos pueda usucapir cuotas partes de los demás herederos.  1992 junio 15. Magistrado Ponente: AVELINO CALDERÓN RANGEL.

 

7.) En lo que toda la prueba testimonial está de acuerdo, es en que la edificación perteneció a "los abuelos" (es decir, a los padres de María Helena y sus otras cuatro hermanas) hasta la fecha en que murieron aquéllos, de tal manera que la posesión material que podría alegar María Helena debía tener 3 características adicionales.

 

a.- Que se dió o que ocurrió con exclusión de las demás hermanas!

b.- Que jamás se reconoció ella como heredera de Fidel y Emperatriz, o

c.- Que si alguna vez esto segundo ocurrió..., hubo interversión ... sabido es que en la comunidad el heredero no puede usucapir cuotas partes de quienes reconoce como compañeros de la comunidad... a menos que demuestre el punto de partida del literal a que anteriormente se incluyó.”.