Proyecto de Funcionamiento y Evaluación

 

 

 
 
 

PROYECTOS Y PROGRAMAS PARA EL DEPARTAMENTO DE ORIENTACIÓN

 DE UN INSTITUTO DE SECUNDARIA.

 

Volver a la página inicial. 

 

 

PROYECTO DE FUNCIONAMIENTO Y EVALUACIÓN.

REGLAMENTO ORGÁNICO Y FUNCIONAL DE LOS INSTITUTOS

(DECRETO 234/1997, DE 2 DE SEPTIEMBRE.) CC. AA. VALENCIANA.

 

Materiales elaborados por Leandro oseguera Lomeña
para el Departamento de Orientación del I. E. S. Leonardo da Vinci. Alicante.

 

 

 INTRODUCCIÓN.

  
           Como parte integrante del proyecto curricular del centro es preciso elaborar un proyecto de funcionamiento del departamento de orientación que fundamente el desarrollo de sus funciones, estructure sus tareas, guíe y oriente su actividad, y le permita un funcionamiento coordinado con el resto del centro.

            Dicho Proyecto de Funcionamiento y Evaluación encuentra su fundamentación legal en:

  • Las leyes orgánicas del sistema educativo y en los desarrollos normativos que están tienen.

  • El Decreto sobre el Reglamento Orgánico y de Funcionamiento de los Centros Educativos de la Comunidad Valenciana (DOGV 08.09.97) y en las correspondientes instrucciones de inicio de curso (DOGV 09.07.98 y 25.06.99).
  • La normativa específica referida a los Servicios Especializados de Orientación Educativa, Psicopedagógica y Profesional. El Decreto 131/1994, de 5 de julio, que regula los SEOEPP. (DOGV 28.07.94)

  • La normativa que se relaciona con la atención de las necesidades educativas especiales. Real Decreto 334/1985, de 16 de marzo, de Ordenación de la Educación Especial (BOE. 16.03.85, correcciones en el BOE. 11.04.85), Decreto 39 (DOGV 17.04.98) de ordenación de la educación de ANEE., Orden de 11 de noviembre de 1994, que establece el procedimiento de dictamen de escolarización de alumnos con necesidades educativas especiales. (DOGV. 18.01.95), Orden de 18 de junio de 1999 que regula la atención a la diversidad en la E.S.O. (DOGV. 29.06.99), Orden de 14 de julio de 1999, referida a sobredotados (05.08.99), Resolución de 1 de abril 99 (21.09.99) para audiencia a los padres.
            Asimismo tiene como referente los principios y acuerdos del Proyecto Educativo del Centro y del Proyecto Curricular.
 
 
ESTRUCTURACIÓN DEL PROYECTO.

             Para la programación de este proyecto se pueden utilizar dos enfoques diferentes. Un enfoque que centra la actividad alrededor de funciones y un segundo enfoque que la estructura en torno a programas concretos de actuación.

            Con la intención de clarificar y justificar las razones por las que hemos optado por un enfoque mixto apuntamos una comparación de las ventajas de un enfoque sobre el otro:

ASPECTOS EN LOS QUE EL ENFOQUE POR FUNCIONES ES MÁS VENTAJOSO.

Aporta una delimitación más precisa, amplia y completa de funciones y tareas.

Garantiza una mejor atención de todas las necesidades y todos los ámbitos educativos.

Facilita la planificación a largo plazo.

Permite una intervención más sistemática sobre la institución.

VENTAJAS DEL ENFOQUE POR PROYECTOS O PROGRAMAS.

Evita actividades paralelas o coincidentes sobre un mismo objetivo o ámbito de actuación.

Permite un mayor nivel de concreción y adecuación al centro y a sus necesidades inmediatas.

Facilita la coordinación entre el profesorado y el departamento de orientación.

Contribuye a una planificación corta o media y a su puesta en práctica inmediata.

Promueve un mayor nivel de implicación entre todos los implicados.

Favorece la evaluación y seguimiento de las actividades y sus consiguientes ajustes.

            Por todo ello, nos parece oportuno desarrollar la programación del proyecto de funcionamiento partiendo de las funciones que marca la legislación vigente para posteriormente estructurar las actividades que le son propias en torno a proyectos concretos a medio y largo plazo, que a continuación se plasmarán en programas de actuación anual. De esta manera pretendemos:

  • Evitar lagunas en nuestra planificación, o el abandono de ámbitos de actuación, garantizándolo con el desarrollo previo de las funciones del departamento.

  • Rehuir actuaciones aisladas o no sistemáticas que no abarquen todas las necesidades del centro o todos sus posibles ámbitos de actuación, estableciendo proyectos que aseguren la acción coincidente y coordinada de todas las funciones en unos fines aceptados por el centro y por sus órganos de coordinación y gestión.
  • Favorecer una planificación completa, a largo (proyectos), a medio plazo (programas anuales), con seguimientos y revisiones sistemáticas, que supere el plazo del año y promueva una acción prolongada en el tiempo, y así garantizar la progresiva mejora de los objetivos y tareas de cada una de las funciones del departamento de orientación.

  • Conseguir el máximo de adaptación al centro y a sus necesidades reales, al mismo tiempo que el más amplio compromiso del profesorado a través de los programas anuales.
  • Articular nuestra actuación en torno a programas concretos que permitan su puesta en marcha inmediata, ajustada a la realidad del centro, y su revisión anual.

 

PRINCIPIOS DE ACTUACIÓN DEL DEP. DE ORIENTACIÓN.

 

            PRINCIPIO DE COHERENCIA CON LA LEGISLACIÓN EDUCATIVA.

            Asumimos todos los principios de la actividad educativa que se señalan en la LEGISLACIÓN EDUCATIVA actual y entendemos que el departamento de orientación está al servicio de estos principios.

 

            EL DEPARTAMENTO DE ORIENTACIÓN COMO ÓRGANO DE ASESORAMIENTO AL SERVICIO DEL CENTRO Y DE SUS NECESIDADES.

            El departamento de orientación está al servicio del centro en el que se encuentra y, por lo tanto, su trabajo ha de ser coherente con el proyecto educativo del centro y con los planes del resto de órganos del centro. Compartiendo con ellos principios, valores y fines, manteniendo una línea de actuación común en aras de la mejora de la calidad educativa del centro.

            Ha de coordinar todas sus actividades con el resto de órganos de la comunidad educativa con el objeto de conseguir una máxima eficacia y un funcionamiento con fuerte engarce y unión entre sus diferentes actividades. Evitando un desarrollo desequilibrado o incompleto.

            Su proyecto de trabajo ha de estar definido y estructurado de acuerdo a las necesidades del centro, siendo instrumento de creación de dinámicas de reflexión y actuación, de procesos de mejora del centro, y, claro está, de desarrollo armónico y congruente de sus funciones.

            Toda intervención ha de responder a las necesidades, proyectos y programas aprobados, y a demandas concretas tratando de evitar que pueda generar actitudes de defensa o hacer al profesorado considerar que ha sido invadido en su responsabilidad o autonomía funcional.

            De esta manera sólo habrá una intervención prolongada y extensa ante demandas o necesidades sentidas por el centro. Premisa que puede llevar, de no entenderla con flexibilidad, a una cierta parálisis en la tarea de orientación o a un desarrollo parcial de la misma, por lo que es imprescindible, que si desde el departamento de orientación se detecta una necesidad sin la demanda correspondiente, intentar hacer consciente de la misma al órgano o profesorado afectado antes de proceder a realizar una intervención que exija una gran complejidad en las actuaciones o modificaciones requeridas.

            En todo caso antes de aportar un mínimo elemento de asesoramiento psicopedagógico se ha de informar a los afectados de la intención de aportarles esa colaboración, para recabar un mínimo de información que pueda orientar el apoyo en el sentido que se derive de la información recogida, evitar su posible rechazo y motivar a su uso.

            Es siempre preciso asegurar una respuesta ante toda demanda, aunque no sea competencia del departamento, en ese caso se puede informar de quién puede ayudar en la resolución de la demanda. A tal efecto se dispondrá de una guía de recursos sociales, culturales, sanitarios, deportivos, de tiempo libre, etc..

 

            EN COHERENCIA CON EL PROYECTO EDUCATIVO DEL CENTRO.

            El Proyecto de funcionamiento del departamento y los proyectos que de él se derivan habrán de cumplir unas condiciones con relación al proyecto educativo que lo sustenta:

            · Constituirán una vía de coordinación y colaboración a desarrollar según los principios y criterios del proyecto educativo.

            · Deberán estar plenamente integrados en él. Siendo siempre coherentes con el proyecto educativo y el proyecto curricular.

            · Han de ser fruto del diálogo y el consenso. Serán singulares, propios y específicos de nuestro centro, adaptado a sus necesidades y a las de su alumnado.

 

            BUSCANDO SU MÁXIMA INTEGRACIÓN EN EL PROCESO EDUCATIVO.

            El departamento de orientación se integrará planamente en el organigrama del centro, procurando desde el primer momento dotarse de las adecuadas vías de comunicación y participación en el centro y esforzándose por integrar sus actuaciones en la actividad educativa.

            La orientación debe ser considerada como una tarea decididamente educativa, pues sus fines y sus medios lo son, y, al mismo tiempo, se encuentra inmersa en un medio educativo. Sus actividades, sus medios, su entorno, sus fines son plenamente educativos.

            Uno de los principios de su actuación será conseguir un compromiso de colaboración del profesorado en todas las actividades, desde la perspectiva de que la orientación no es una tarea exclusiva de unos pocos, sino responsabilidad compartida de todo el profesorado.

 

            CON UNA ACTUACIÓN ADAPTADA Y COMPROMETIDA CON LA LÍNEA EDUCATIVA DEL CENTRO

            La adecuación y compromiso de colaboración con la línea educativa del centro (costumbres, organización, principios y valores educativos, necesidades y demandas internas) son principios esenciales a cuidar de forma permanente en toda su actuación.

 

            RESPETUOSA CON EL ALUMNO Y CON SU CONTEXTO.

            El respeto a su libertad y sentir, la aceptación empática de sus rasgos y necesidades, la predisposición por encima de cualquier otro condicionante a prestarle asesoramiento y apoyo son requisitos imprescindibles de la labor orientadora a llevar a término.

            No sólo se ha de respetar al alumno como persona, sino que también se ha de mostrar la misma atención y consideración a su ambiente, familia, clase social, costumbres o formas de ser.

 

            SOMETIDA AL PRINCIPIO DEL DERECHO A LA RESERVA DE DATOS PERSONALES O INSTITUCIONALES.

            Para la valoración de la necesidad educativa, a veces, se habrá de recoger una serie de datos (del alumno, de su familia o del propio centro) que por sus características haya que guardar reserva sobre los mismos. En estos casos, de ser necesarios comunicarlos a otra entidad o instancia se deberá garantizar al máximo el derecho a la reserva de los mismos, sólo comunicándose los datos que la normativa legal vigente señale y utilizando para ello los cauces que tal efecto se establezca en dicha normativa.

 

            DOTADA DE FUNCIONALIDAD, SISTEMATIZACIÓN, GLOBALIZACIÓN Y MULTISECUENCIALIDAD EN SU ACTUACIÓN.

            La programación y realización de sus actividades ha de estar guiada por los principios de funcionalidad, sistematización, globalización y multisecuencialidad.

            Es decir, su actividad ha de estar en función del centro y de su alumnado, contará con un enfoque global de actuación sobre todos los ámbitos y momentos de la vida del centro y con un proceso sistemático de seguimiento y ajuste continuo.

            Su planificación estará secuenciada, a lo largo del año y de los cursos, como tarea a realizar en fases sucesivas con progresivas profundizaciones y mejoras. Debe entenderse que su trabajo nunca está acabado, lo logrado hasta el momento no es más que una secuencia de un proceso precisado de continuas ampliaciones y mejoras.

            Y sometida en su actuación diaria a los siguientes principios:

 

            PRINCIPIO DE INTEGRACIÓN Y NORMALIZACIÓN EDUCATIVA.

            Se buscará impulsar un proceso de educación integrada que permita al alumnado beneficiarse de la actividad orientadora en un ambiente de convivencia con sus pares y que le facilite la superación de las barreras sociales y educativas contra la integración y normalización de su singularidad.

            Cualquier tipo de actuación ha de pretender la normalización de la actividad del alumnado con necesidades educativas dentro del contexto educativo que le es propio, sin que ello le deba suponer una merma en su derecho a recibir los apoyos y adaptaciones curriculares que pudiere necesitar.

 

            PRINCIPIO DE INTERVENCIÓN CON CARÁCTER PREVENTIVO.

            Su actuación dotada de unas mínimas exigencias de operatividad, validez y posibilidad de realización deberá dirigirse por un principio de prevención de necesidades y de mejora continua de la calidad educativa del centro.

            Aun en el caso de necesidades ya asentadas debe procurarse prever vías para conseguir que dicha necesidad no incremente su incidencia o amplitud y, a ser posible, que disminuya su influencia o desaparezca. Entendiéndose que una labor a largo plazo (de varios años) puede ser extremadamente útil en este sentido, toda intervención ha de procurar asentar sus efectos para poder ser utilizados en años posteriores.

            Además se debe procurar que en ningún momento de su actuación se generen nuevas necesidades si previamente no se ha previsto una intervención con el objeto de resolverlas apropiadamente.

 

            PRINCIPIO DE INTERVENCIÓN REALISTA Y FACTIBLE.

            En todo momento es necesario plantearse que se puede hacer “aquí y ahora” con lo que tenemos y para atender lo mejor posible las necesidades presentes. Entendiendo que se trata de buscar un continuo de intervenciones que progresivamente vayan resultando más integradoras, amplias y adecuadas a las necesidades del centro y del alumnado.

 

            PRINCIPIO DE INTERVENCIÓN INMEDIATA.

            Una vez detectada una necesidad educativa se actuará de forma inmediata con los recursos más cercanos y disponibles, solicitándose a continuación una evaluación de la necesidad más profunda si se considera pertinente. De esta forma se busca evitar que la necesidad pueda requerir con posterioridad medidas más profundas, amplias o segregadoras por falta de atención en sus momentos iniciales.

 

            PRINCIPIO DE INTERVENCIÓN PERMANENTE.

            El departamento de orientación debe prever un proceso de detección y valoración de necesidades educativas, de atención consiguiente de las mismas, de revisión aplicado de forma permanente y sistemática. Dicho proceso se intentará garantizar a través de la estructura de proyectos a largo plazo que generen programas de actuación anuales.

 

            PRINCIPIO DE INTERVENCIÓN EXTENSA.

            Será preciso considerar que en todos los ámbitos (profesores, familias, alumnos) y niveles (centro, aula y alumno) hay que prever la realización de revisiones y ajustes. Se pretende así evitar una intervención puntual o parcial.

            Entendemos que cualquier necesidad educativa puede implicar revisiones y ajustes amplios que supongan una intervención en la estructura organizativa y funcional del centro se puede ver comprometida y que superen el ámbito del alumno o del aula en exclusividad.

 

            PRINCIPIO DE TRABAJO COOPERATIVO.

            Sólo desde una perspectiva de colaboración se puede conseguir una generalización a todo el alumnado de los procesos de orientación.

            Por ello, a la hora de diseñar y programar sus actividades ha de contar con la necesidad de promover la participación del profesorado, alumnado y de las familias en las actividades que se hayan de realizar. Recogiendo sus propuestas, respondiendo a sus necesidades, ajustando la programación a las posibilidades, necesidades y características del centro.

            Todos los miembros de la comunidad educativa deben contribuir con su esfuerzo y trabajo para un mejor funcionamiento de la actividad orientadora.

 

            PRINCIPIO DE PARTICIPACIÓN, EVALUACIÓN, INNOVACIÓN.

            En su programación anual se ha de preocupar ser un recurso que sirva para fomentar la participación en el centro, la evaluación de los procesos de enseñanza y aprendizaje, y el desarrollo de iniciativas de formación e innovación educativa.

            El departamento de orientación debe ser fuente de iniciativas, recursos y vías de participación que promuevan los procesos de evaluación y revisión sistemática de la labor educativa del centro, así como, las actuaciones de innovación educativa que se planteen.

            De hecho todos sus acuerdos y actuaciones deberán incluir necesariamente una previsión de fechas y criterios para su revisión con el fin de garantizar su permanente adaptación a la evolución de la necesidad educativa que pretenda atender.

 

            NEXO DE COORDINACIÓN CON LAS INSTITUCIONES CONCURRENTES.

            Se responsabilizará de generar unas relaciones fluidas y de colaboración con el conjunto de instituciones externas al centro que puedan resultar concurrentes en algún momento con los objetivos y actividades educativas del centro. Favoreciendo la participación y colaboración de estas instituciones en la tarea educativa del alumnado.

 

            PRINCIPIO DE GENERALIZACIÓN DE LOS BENEFICIOS.

            Es preciso dar prioridad a las adaptaciones que contribuyen a la generalización de los beneficios de dicha adaptación entre todo el alumnado, sobre aquellas que reduzcan las repercusiones favorables de los procesos de adaptación a unos pocos alumnos.

            Debe entenderse que su trabajo nunca está acabado, lo logrado hasta el momento no es más que una secuencia de un proceso precisado de continuas ampliaciones y mejoras.

 

            PRINCIPIO DE PROYECCIÓN EN EL FUTURO.

            Los programas que se ponga en marcha en nuestro centro se harán cuidando que tenga capacidad para proyectarse en el futuro. Siendo flexibles, y estando en continua revisión y ajuste, según los resultados conseguidos y las necesidades detectadas.

            Buscando así la sistematización y afianzamiento de sus procesos, avances y objetivos en la línea que viene marcada por el Proyecto Educativo del centro.

 

 

DISTRIBUCIÓN DE RESPONSABILIDADES.

 

            PAPEL DEL PROFESOR DE PSICOLOGÍA Y PEDAGOGÍA EN EL DESARROLLO DEL PROYECTO.

            Además de las que le son propias por su especialidad y competencia:

            a- Detectar y evaluar las necesidades educativas (colectivas e individuales) y facilitar la formulación de los procesos de atención que precisen.

            b- Sensibilizar al profesorado y al equipo directivo de la importancia de la orientación y potenciar su colaboración en sus diferentes actividades.

            c- Garantizar a los padres y los alumnos una información completa y cierta sobre el sistema educativo y sobre sus características y necesidades educativas y personales.

            d- Crear, mantener y ampliar la base de datos necesaria para poder atender las demandas de los alumnos, sus familias y los profesores.

            e- Diseñar, elaborar y poner a disposición de los profesores, contando con su colaboración, las actividades y materiales que van a utilizar en su labor orientadora.

            f- Coordinar y promover el desarrollo de las actuaciones, garantizando que llega a todos los alumnos y se atienden todas sus demandas, así como las de padres o profesores.

            g- Preparar y desarrollar, en colaboración con el tutor, las actividades de orientación para alumnos con necesidades educativas especiales.

            h- Colaborar con los tutores en la organización de actividades con padres.

            i- Coordinar las actividades que supongan el uso de un recurso externo al centro.

            j- Evaluar el proyecto y proceder a su revisión según las valoraciones y propuestas recogidas del profesorado.

 

            PAPEL DEL PROFESOR DE PEDAGOGÍA TERAPÉUTICA.

            Además de las que le son propias por su especialidad o competencia.

            a- Colaborar con el resto de miembros del D. O. en todas las tareas del departamento.

            b- Facilitar materiales, asesoramiento y apoyo técnico al resto del profesorado y al tutor en el asesoramiento de alumnos con necesidades educativas especiales.

            c- Cooperar con el profesor de psicología y pedagogía en la valoración, apoyo y asesoramiento de los alumnos con necesidades educativas especiales y de sus familias.

            d- Contribuir a crear, dentro de la base de datos general para la orientación vocacional, una sección con recursos específicos para Alumnos con Necesidades Educativas.

 

            PAPEL DEL PROFESOR DE FORMACIÓN Y ORIENTACIÓN LABORAL.

            Además de las que le son propias por su especialidad o competencia.

            a- Colaborar con el resto de miembros del D. O. en todas las tareas del departamento.

            b- Facilitar materiales, asesoramiento y apoyo técnico al resto del profesorado en los temas propios de su especialidad (estudios de perfiles profesionales, búsqueda de empleo, contratación laboral, etc.)

            c- Realizar y coordinar, en colaboración con el coordinador de cada ciclo, las actividades del Proyecto de Orientación Vocacional y Profesional propias de los ciclos.

 

            PAPEL DEL RESTO DE MIEMBROS DEL D. O.

            Además de las que les son propias por sus especialidades o competencias.

            a- Prestar su colaboración en todas las tareas y objetivos del departamento.

            b- Contribuir a sensibilizar al profesorado y al equipo directivo de la importancia de la orientación y potenciar su colaboración.

            c- Colaborar en la evaluación del proyecto y en sus propuestas de mejora.

 

            Pero el departamento de orientación debe contar para el desarrollo de sus funciones de la colaboración de todos los miembros de la comunidad educativa, esa colaboración podría detallarse como sigue:

 

            COLABORACIÓN DEL PROFESORADO DE LAS ÁREAS.

            a- Estimular al alumnado para centrar su esfuerzo de aprendizaje en un proceso de "reflexión sobre su realidad - incremento de su maduración - toma de compromisos de mejora - realización de sus compromisos" con el objeto de contribuir a su continuo proceso de crecimiento y desarrollo personal.

            b- Adecuar los contenidos y actividades a las necesidades e intereses personales del alumno, haciendo que sean motivadores, funcionales y significativos, al mismo tiempo que le sirven para el desarrollo y clarificación de sus intereses, valores y capacidades.

            c- Crear un clima de participación e implicación del alumnado en la realización de las actividades de forma que se facilite la asimilación de aprendizajes y el proceso de toma de decisiones y de compromisos o proyectos d mejora personal.

            d- El profesor será un facilitador de experiencias de aprendizaje y un orientador de procesos, con el objeto de auxiliar al alumno en su proceso de crecimiento y maduración.

            e- El profesor de cada área aprovechará las oportunidades que le ofrece el currículo para introducir contenidos o actividades que permitan al alumnado progresar en su maduración personal.

 

             COLABORACIÓN DEL PROFESOR - TUTOR.

            a- Estimular al alumnado para centrar su esfuerzo en un proceso de "reflexión sobre su realidad - incremento de su maduración - toma de compromisos y realización de los mismos" con el objeto de contribuir a su continuo proceso de crecimiento y desarrollo personal.

            b- Adecuar los contenidos y actividades de la tutoría a las necesidades e intereses personales del alumno, haciendo que sean motivadores, funcionales y significativos, al mismo tiempo que le sirven para el desarrollo y clarificación de sus intereses, valores y capacidades.

            c- Crear un clima de participación e implicación del alumnado en la realización de las actividades de tutoría de forma que se facilite la asimilación de aprendizajes y el proceso de toma de decisiones y de compromisos o proyectos vocacionales personales.

            d- El tutor será un facilitador de experiencias de aprendizaje y un orientador de procesos, con el objeto de auxiliar al alumno en su proceso de crecimiento y maduración.

            e- El profesor - tutor se responsabilizará de realizar con sus alumnos (contando con el apoyo técnico del departamento de orientación) las actividades del proyecto de acción tutorial.

            f- Proporcionar a los alumnos y sus familias asesoramiento individualizado.

            g- Colaborar con el D. O. en las actividades que se programen (actividades colectivas con padres, recogida de documentos para aportar a secretaria, etc.

 

            COLABORACIÓN DEL EQUIPO DIRECTIVO.

            a- Apoyar al D. O. y al profesorado en el desarrollo de este proyecto.

            b- Contribuir a sensibilizar al profesorado y potenciar su colaboración en las diferentes actividades recogidas en el proyecto.

            d- Colaborar en su evaluación y en la elaboración de propuestas de mejora.

            e- Coordinar y asegurar el desarrollo del proyecto de forma concurrente con el resto de proyectos y actividades del centro.

 

PROCESOS DE COORDINACIÓN DEL DEPARTAMENTO.

 

            Con el fin de atender a las necesidades de coordinación se acuerda celebrar reuniones de coordinación semanales.

            Al inicio de cada año lectivo las tareas esenciales serán la detección y evaluación de necesidades, la elaboración de los programas y planes anuales de actuación, y la colaboración con el resto de órganos del centro en las tareas, similares, que han de realizar.

            Al final del año se dará prioridad a las tareas de valoración de lo realizado, recogida de propuestas y toma de acuerdos para las actuaciones de años posteriores.

            A lo largo del curso se habrán de prever en el calendario de actividades del centro tres reuniones de seguimiento de las actividades del departamento de orientación, y una distribución de tareas y temas del día para el resto de reuniones.

            Las tareas a realizar en estas reuniones serán, además de las que se contemplen en la distribución de tareas anual según los planes y proyectos que se estén realizando:

            1. coordinación de las actividades de sus diferentes miembros,

            2. coordinación del funcionamiento de los proyectos, programas y tareas,

            3. realizar la evaluación y seguimiento periódico de las actividades realizadas,

            4. diseño de nuevas intervenciones, programas o actividades,

            5. elaboración de nuevos materiales.

            Al mismo tiempo que reuniones del departamento con la totalidad de sus miembros, habrá que prever reuniones periódicas con los tutores, con los equipos educativos... en las que participará el departamento de orientación para el desarrollo de las tareas que le son propias.

 

PROGRAMACIÓN DE PROYECTOS Y DE PROGRAMAS ANUALES.

 

            Las funciones establecidas por la legislación de nuestra comunidad prevemos articularlas en proyectos, pero, además, queremos que estos proyectos (a medio y largo plazo) queden planificados en programas de actuación anual sucesivos y encadenados.

            Es necesario establecer unas precisiones previas, a adecuar en cada caso concreto, alrededor de las fases generales que conviene seguir para la elaborar los proyectos y programas anuales de orientación. Estas fases generales son:

            1. Detección de necesidades, que ha de ser lo antes y más amplia posible para facilitar el carácter preventivo de los proyectos. Dicha detección incluirá la valoración de las actuaciones realizas durante el curso anterior.

            2. Exploración y valoración de la necesidad y del contexto donde ésta se encuentra. Análisis de posibilidades de actuación y de recursos disponibles.

            3. Elaboración de un informe o síntesis diagnóstica. Dicho informe debe ser objetivo, científico, integral (que abarque todas las variables), orientador (que aporte asesoramiento sobre el tratamiento a la necesidad con respecto a cada posible ámbito: aula, familia, etc.) operativo (traducible en acuerdos de actuación curricular), y revisable de forma periódica y sistemática.

            4. Planificación en equipo de las decisiones curriculares pertinentes, entre los profesionales afectados en cada momento. Dicha planificación será completa, de todos los ámbitos de actuación y sobre todos los aspectos de la necesidad y necesariamente incluirá acuerdos sobre su seguimiento y revisión periódica.

            El esquema general que se propone para llevar a cabo dicha planificación puede ser:

a. Determinación de los objetivos que van a ser trabajados para dar una respuesta satisfactoria a la necesidad evaluada.

b. Adopción de acuerdos sobre las modalidades de actuación y sobre las metodologías, técnicas y recursos a emplear. Distribución de tareas y responsabilidades.

c. Programación y secuenciación de tareas y actividades a desarrollar.

d. Determinación del proceso de seguimiento, revisión y evaluación final. Acuerdos sobre la evaluación final de lo programado y de lo realizado, y previsión de criterios a considerar para la modificación del programa de actuación iniciado.

            5. Realización y seguimiento, en su caso seguida de revisiones y modificaciones.

            A grandes términos consistiría en una distribución de tareas, seguida de la realización coordinada de las mismas y de una evaluación puntual (al finalizar cada una de las actividades o a demanda de algún miembro del D. O:) y sistemática (al finalizar el programa o en las reuniones trimestrales del D. O.)

            6. Evaluación e informe final e inicio del nuevo proceso de planificación a partir de las valoraciones realizadas y de las nuevas necesidades detectadas.

 

             El desarrollo de las funciones establecidas por el Reglamento Orgánico y Funcional de los Institutos en la Comunidad Valenciana (Decreto 234/1997, de 2 de septiembre) se presenta en documento anexo; pero se debe entender que dicho documento está incompleto sin los proyectos en los que vamos a estructurar su quehacer diario.

            Dichos proyectos son:

            Todos estos proyectos deben ser concurrentes en sus fines, concordantes en sus principios, coordinados en el desarrollo de las tareas y actividades que le son propias, sincrónicos en sus contenidos y convergentes en los objetivos que persiguen.

 

 

SISTEMA DE EVALUACIÓN DE ESTE PROYECTO.

 

            El departamento de orientación como el resto de órganos del centro, se dotará de un programa de evaluación, seguimiento y ajuste continuo de su actividad, que evaluará tanto su labor orientadora como su grado de participación y colaboración con el centro.

            La evaluación del plan de trabajo anual del departamento se hará de forma sistemática a lo largo del curso, recogiéndose sus valoraciones y propuestas de mejora, como mínimo, en la Memoria Final de curso a presentar en la Comisión de Coordinación Pedagógica.

            Hemos optado por un sistema de evaluación continua y sistemática centrado en la toma de decisiones, de forma que a lo largo de todo el proyecto se hagan valoraciones y revisiones continuas que permitan su ajuste a las necesidades de los alumnos y garanticen una mejora continua del proyecto y de sus actividades.

            Para ello daremos prioridad a un proceso de evaluación que:

            1. partiendo de la valoración de la situación inicial, de la detección de necesidades en el alumnado y en el grupo,

            2. valore y reflexione sobre lo planificado, lo realizado y lo conseguido,

            3. con el objeto de proponer y fundamentar una toma de decisiones

            4. dirigida a mejorar la situación de partida y los procesos y actividades del proyecto,

            5. con el fin último de mejorar la situación de partida, extender los productos y beneficios de su actuación entre la comunidad educativa (alumnos, padres y profesores) y prevenir la aparición de nuevas necesidades.

            En esta evaluación se tendrá que incluir los siguientes criterios e indicadores:

 

            * Criterios referidos a la evaluación de este proyecto del Departamento de Orientación, entendido como una tarea a largo plazo, de logros sucesivos y acumulativos, aunque de revisión anual al objeto de incorporarle las modificaciones y ampliaciones que fuere necesario.

            Se evaluará si los proyectos y actividades, si el Plan Anual de Actividades, ha mantenido la cohesión con los principios y fines marcados y si sus resultados garantizan el progreso en la línea establecida por el Plan General de Actividades.

            El objetivo de este criterio es valorar si el trabajo realizado durante el presente curso mantiene una coherencia, cohesión interna, con los principios, fines y tareas acordados en el proyecto y si ha servido para seguir profundizando y ampliando sus efectos y resultados.

 

            * Criterios e indicadores referidos a la valoración del Plan Anual de Actividades.

            Se trata de valorar los resultados de cada uno de los proyectos, programas y actuaciones realizadas en el curso con la intención de mejorar sus resultados y funcionamiento, además de conseguir su mayor imbricación en la actividad general del centro y su proyecto educativo y curricular.

            Se habrá de evaluar si con el Plan General Anual de Actividades del departamento realizado se ha progresado en la línea marcada (objetivos y principios) en este Proyecto.

            El objetivo es valorar si lo realizado durante el presente curso mantiene una coherencia, cohesión interna, con el Proyecto y si ha servido para seguir profundizando y ampliando sus efectos y resultados. Incluirá necesariamente apreciaciones sobre necesidades y propuestas de mejora para cursos futuros.

            Dicha evaluación será responsabilidad del departamento de orientación y de la comisión de coordinación pedagógica del centro.

            Se considerarán los siguientes indicadores:

            - Calidad de la evaluación de las necesidades iniciales y de la viabilidad e idoneidad del diseño como respuesta a las necesidades detectadas.

            - Grado de cumplimiento de los objetivos propuestos, dificultades detectadas y medidas a tomar para evitar que se vuelvan a presentar. Eficacia (o relación entre lo buscado y lo conseguido) y eficiencia (o relación entre lo conseguido en consideración a lo realizado).

            - Evaluación de procesos y actividades, gestión, realización, resultados buscados y efectos paralelos (es decir qué impacto han tenido en el centro). Pertinencia (entre procesos y resultados), coherencia (entre procesos, actividades, y principios y fines), funcionalidad (en relación a las necesidades reales de los alumnos) y utilidad.

            - Progresos y mejoras introducidas durante el curso útiles para años posteriores en atención a las necesidades especiales (elaboración de materiales, introducción de nuevas estrategias de trabajo, generalización y sistematización de procedimientos, etc.).

            - Presencia de necesidades todavía insatisfactoriamente atendidas y sus correspondientes propuestas de mejora. Grado de satisfacción entre los deseable y lo existente, y amplitud y extensión de los servicios conseguida entre la comunidad educativa (alumnado, familia, profesorado)

            Cada uno de los proyectos y programas deberá contar con sus criterios específicos de evaluación, aunque respetando lo aquí acordado.

 

            PROCESOS E INSTRUMENTOS DE EVALUACIÓN PARA CADA UNO DE LOS PROYECTOS Y PROGRAMAS DEL DEPARTAMENTO DE ORIENTACIÓN.

            En el momento de establecer los procesos de evaluación se acordó ordenarla en tres momentos, 1. inicial de detección y evaluación de necesidades previo al desarrollo del proyecto, 2. de seguimiento continuado del mismo y 3. final de evaluación de resultados y de elaboración de propuestas.

            De esta forma pretendíamos asegurarnos la realización de un proceso de evaluación centrado en la toma de decisiones encaminadas a la adecuación del proyecto a las necesidades del alumnado.

 

            a) Evaluación inicial de necesidades.

            Dentro de este ámbito cabe señalar los procesos de evaluación inicial que sistemáticamente se realizan todos los años:

            · Recogida de datos de los informes finales y memorias del curso anterior. Elaboración del inventario de necesidades y propuestas.

            · Recogida de datos de las valoraciones de los tutores y jefes de departamentos didácticos sobre necesidades de intervención curricular y psicopedagógica (modificaciones del currículo y elaboración de programas específicas de intervención del D. O.)

            · Recogida de datos de los centros de procedencia de los alumnos de nuevo ingreso y de los datos de los alumnos del curso anterior. Elaboración del inventario de necesidades, detección de nuevos ANEE.

            · Pruebas curriculares (en los 1º de ESO. a primeros de octubre referidas a contenidos de primaria), y pruebas psicopedagógicas (BADYD y cuestionarios para 1º ESO.)

            · Recogidas de propuestos de los equipos educativos (mes de octubre), se pretende así no sólo una evaluación de necesidades, sino, también, la elaboración de un primer compromiso de trabajo conjunto que abordará las necesidades de atención colectiva que se hubieren detectado.

            · Datos de los informes psicopedagógicos de los alumnos propuestos por los tutores para la realización de ACIs., informes de las ACIs ya iniciadas.

            · Peticiones de la dirección, jefatura de estudios, CCP. y padres.

            · Propuestas aprobadas en la memoria del curso anterior en el D. O.

            Con todos estos datos se realizarán diferentes informes:

            1. Para los tutores de cada curso (inventario de necesidades de su grupo, repetidores, refuerzos, apoyos, ACIs....).

            2. Informe y propuesta de objetivos a incluir en el Plan Anual del Centro para la Comisión de Coordinación Pedagógica.

            3. A los profesores responsables de los refuerzos se les dará la lista de esos alumnos con las necesidades de cada uno.

            4. Al aula de P:T. se le entregará la lista de alumnos de apoyo y los informes psicopedagógicos de cada uno de esos alumnos.

 

            b) Proceso de seguimiento del proyecto.

            Se debe articular un proceso de seguimiento que responda a dos estrategias:

            1. Revisiones periódicas y sistemáticas en reuniones trimestrales de departamento

            2. Revisiones puntuales como respuesta a las necesidades que vayan surgiendo en cada momento.

 

            c) Evaluación final.

            Una vez concluido el proyecto se intentará realizar una evaluación completa de los resultados conseguidos, tareas realizadas, grado de satisfacción conseguida, objetivos cubiertos, necesidades atendidas y por atender, aspectos afianzados y por mejorar...

            Con una mayor precisión se detallan estos indicadores en el punto siguiente.

 

 

            CRITERIOS E INDICADORES PARA LOS PROCESOS DE SEGUIMIENTO Y PARA LA EVALUACIÓN FINAL:

 

            Tendremos en cuenta los siguientes criterios e indicadores:

            a) Legitimidad del contenido del proyecto.

            Con la que pretendemos valorar si su diseño y actividades responden a los principios educativos y metodológicos que lo sustentan.

            Dentro de ella, también, deseamos englobar la valoración sobre la viabilidad e idoneidad del proyecto como respuesta a los fines propuestos en él.

            Como indicadores dentro de este criterio podemos encontrar los siguientes aspectos: Intervención global, colaboración de los implicados, flexibilidad en su desarrollo, adaptación al alumno y al centro, aprendizaje por experiencias, formulación de compromisos personales.

            Otro sector de evaluación viene dado por la idoneidad del conjunto de actividades de cada uno de los ámbitos en relación a los fines que se propusieron para el proyecto.

            b) Eficacia aparente del proyecto.

            Entendida como la aceptación y validez que le atribuyen los alumnos, los profesores y las familias a las actividades del proyecto.

            El indicador que se usará para determinar la validez de este criterio será la recogida de apreciaciones y comentarios entre el alumnado, sus familias y los profesores.

            c) Grado de adecuación a las necesidades del alumnado y del centro: iniciales, detectadas en la evaluación previa, y de aparición posterior a su comienzo.

            El indicador más objetivo será la valoración de los instrumentos y procesos de evaluación inicial, para la valoración de las adaptaciones exigidas en cada momento se considerará la idoneidad y funcionalidad de las diferentes respuestas con respecto a las necesidades que surjan.

            d) Nivel de coherencia interna del proyecto consigo mismo y con el resto de actividades desarrolladas en el centro.

            Abarcando en ella tanto el vínculo y afinidad de las actividades en relación directa al proyecto inicial como en respuesta a las demandas y actuaciones de los equipos de profesores.

            Dentro de este criterio tratamos de valorar:

            a. si los procesos y actividades del proyecto gozan de una coordinación y afinidad interna entre ellos que garantice una línea de actuación coherente a lo largo de todo él,

            b. si entre los diferentes ámbitos de actuación se da una implicación y colaboración mínima que asegure la suma de esfuerzos en aras a la consecución de los fines del proyecto,

            c. si con sus procesos y actividades se facilita una respuesta adecuada a las demandas y necesidades de programación de los equipos educativos.

            e) Validez del criterio “rendimiento”.

            Para comprobar la eficacia y rendimiento del proyecto con respecto a un criterio externo. Es decir, el grado de cumplimento de los objetivos iniciales propuestos, la valoración de resultados conseguidos, se busca comprobar la utilidad, eficacia y eficiencia del proyecto.

            Entendiendo por utilidad o funcionalidad la relación entre la facilidad y comodidad de uso del proyecto y los resultados logrados, por eficacia la relación entre lo propuesto (objetivos) y lo conseguido y por eficiencia la relación entre lo realizado (actividades) y lo conseguido.

            Como indicadores en este caso se usarán cada una de las actividades realizadas y su funcionamiento cara a la consecución de los objetivos propuestos en ellas y a los fines del proyecto, además, se valorará globalmente la incidencia del conjunto de actividades de cada uno de los ámbitos y de todos dentro de la estructura del proyecto.

            También, habrá que valorar la calidad didáctica de los materiales utilizados con los alumnos, la conveniencia de la programación y secuenciación de las actividades, la idoneidad de espacios, horas y actuaciones docentes.

            f) Criterio de transferencia y proyección de resultados.

            Es decir, la capacidad para transferir los resultados del proyecto a nuevas situaciones, y la duración y pervivencia de dichos logros en cursos futuros.

            Se requiere de indicadores a valorar a medio y largo plazo, el momento más oportuno de considerarlos es el año próximo y sucesivos cuando se pueda comprobar si los resultados conseguidos en el curso se han afianzado.

 

  

Volver a la página inicial. 

 

 
Comments