En el principio...

La Red Argentina del Paisaje en Rosario

Ante la propuesta de  un grupo de personas relacionadas al paisajismo (autodidactas, diseñadores del paisaje, arquitectos, ing. Agrónomos, etc.) de unirnos para trabajar en diferentes aspectos relacionados al paisaje, fue que surgió el Nodo Rosario, pilar fundacional y organizador del I Encuentro Nacional de la Red Argentina del Paisaje. A partir de la organización de este encuentro, nos fuimos conociendo y planteando las diferentes temáticas que nos preocupaban y preocupan en relación a nuestra actividad: la falta de profesionalización del tratado del paisaje (a nivel público y privado), la falta de carreras universitarias, de capacitación específica, la falta de tratado a nivel público del tema, etc.

Toda la organización del I Encuentro de la RAP, fue una experiencia que sirvió para encontrarnos personas afines con los mismos intereses en relación al paisaje, y fue un éxito, ya que se logró juntar a más de 100 personas de todo el país, que firmamos la Carta de Rosario y nos comprometimos en formar la RED ARGENTINA DEL PAISAJE. Con una organización horizontal, donde la base son los nodos locales, independientes, que respetamos y apoyamos las intenciones de la Carta de Rosario: una determinada forma de mirar el paisaje y de abordarlo a nivel profesional y en relación a la comunidad.

Todo esto es un desafío muy grande, ya que en una sociedad cada vez más individualista, convocar a trabajar por el bien común, a unir esfuerzos por la defensa del paisaje, con una mirada interdisciplinaria, social, cultural, multisectorial, dejando de lado los intereses individuales, no es simple.

Ya llevamos 2 años de trabajo, y a pesar de tener altibajos, fuimos logrando pequeños éxitos.

Trabajamos en dos líneas de actividades:

{     De la actividad profesional, específicamente: armamos cursos y jornadas de capacitación profesional, nos relacionamos con entidades sin fines de lucro (escuelas, clubes, etc) para resolverles problemas relacionados al paisajismo y así relacionarnos directamente con la sociedad,

{     Del estudio del paisaje, propiamente dicho: formamos parte de la comisión nacional del Observatorio del paisaje, participamos de las cartas que pronuncia la RAP, intentamos llegar a ámbitos institucionales para lograr sensibilizar sobre la necesidad de que el paisaje sea tratado por profesionales idóneos, que se respete la pertenencia, la historia y la impronta del paisaje construido, etc.

Dentro del Observatorio del paisaje del Nodo Rosario, nos hemos avocado a trabajar en un sitio característico de la ciudad, y de fácil acceso para los comienzos de nuestro camino: El Parque Independencia. Aquí es donde comenzamos a bosquejar el primer observatorio de nuestro nodo, y a generar experiencias para luego poder traspolarlas a otros “paisajes” y escalas. 

EL PAISAJE DEL NODO ROSARIO:

Nuestro nodo tiene la particularidad y el privilegio de abarcar diferentes paisajes, los cuales son muy diferentes y en los cuales intervienen diferentes actores sociales y culturales.

Estos paisajes los podemos diferenciar en 3 grandes “espacios”:

{     Paisaje urbano: con todas sus modalidades, e interfases

{     Paisaje rural y periurbano

{     Paisaje ribereño, fluvial  y todo lo concerniente al Río Paraná 

Rosario, octubre de 2010 



...el big-bang, auténtica explosión de voluntades que dieron origen a la Red Argentina del Paisaje. Rosario, la ciudad elegida para su lanzamiento, sede del Primer Encuentro Nacional de la R.A.P., realizado los días 21 y 22 de noviembre del 2008. Verdadera explosión expresada en la organización vertiginosa de ese acontecimiento, en apenas tres meses se consiguió el lugar, los auspiciantes y sponsors, acudiendo a la cita cientos de entusiastas personas. 

Verdadera revolución también, ya que empezó por revolucionarse: analizando los anhelos expresados en las primeras reuniones, sobresale el de legitimar y fortalecer la profesión del diseñador paisajista. Menos de un año después, el círculo se amplió, diluyendo sus límites. La visión preponderante hoy trasciende los intereses de un cuerpo (no colegiado, aún) profesional y trata de abrazar lo colectivo, el ser humano y el paisaje, lema del segundo encuentro. 

Así, la red se abre a todos y todas, congregando a paisajistas, botánicos, ingenieros agrónomos, abogados, arquitectos, profesores, estudiantes, un abanico amplio que permite abordar la temática y las problemáticas en una forma interdisciplinaria.   

Ese proceso se muestra por escrito en la Carta de Rosario, genuino manifiesto que presenta la Red Argentina del Paisaje a la comunidad toda.

Primer Encuentro Nacional de la Red Argentina del Paisaje 

Facultad de Arquitectura, Planeamiento y Diseño (Universidad Nacional de Rosario).

Carta de Rosario, Noviembre 2008

En esta incertidumbre que hoy nos toca vivir, todos somos protagonistas.  

A medida que el mundo se vuelve cada vez más interdependiente y frágil, el futuro depara, a la vez, grandes riesgos y grandes promesas. Debemos reconocer que en medio de la magnífica diversidad de culturas y formas de vida, es nuestra obligación unirnos para crear una sociedad global sostenible fundada en el respeto hacia la naturaleza y la propia identidad.

Recopilando en nuestra historia, en el mes de octubre del año 1983 se realizó en el país una de las Primeras Jornadas sobre  Paisaje. En ellas, por primera vez se define al paisaje como “el espacio vital donde la sociedad se relaciona con la naturaleza, con sus connotaciones económicas, políticas y sociales”, afirmando  además que “el paisaje no es un bien individual sino un patrimonio social”.

También se enuncia que las comunidades conservan certezas aisladas respecto a la preservación de la naturaleza  y de los momentos culturales, resultando así el motor generador de la identidad paisajista y es en ellas que debe originarse el movimiento rectificador y fundante de nuestra profesión.

A partir de encuentros, seminarios y congresos realizados ya sea por el Centro Argentino de Arquitectos Paisajistas o por centros de estudio relacionados con la profesión paisajista, de manifiestos como la Carta de la Tierra emitida en la ciudad de Río en 1992, la Carta de Lima de 2004, la Carta de La Plata de 2006, se verifica la necesidad de crear espacios de construcción e información colectiva que den cuenta de manera novedosa del paisaje en sus cuestiones políticas, económicas, culturales, sociales y en un sentido amplio ambientales, hallando de este modo un medio ágil de difusión de proyectos, obras,  áreas de investigación, trabajos de extensión y docencia.

El fin de esta acción es garantizar a través de los profesionales del paisaje los valores culturales, como la ética del trabajo compartido, el intercambio solidario, la pertenencia al sitio, la vivencia del ámbito urbano y regional, los cuales serán motores de un accionar no sólo creativo sino de integración e inclusión social.

Es nuestro deber, por otra parte, asegurar que los procedimientos de diagnósticos, valoraciones, anteproyectos, planes de manejo, regulaciones e intervenciones sean cubiertas por profesionales con responsabilidad colegiada. Esto delimita claramente las responsabilidades legales vigentes para los diversos campos del conocimiento que concurren en el paisaje, fomentando la labor interdisciplinar en un diálogo que no confunda las responsabilidades ni el rol del profesional del paisaje, quienes serán los demandantes conjuntamente con la población usuaria de políticas de estado que garanticen una gestión responsable.

Estas afirmaciones suponen que sea la población misma quien ejercite la participación activa; no se trata de que el tema quede sólo en ámbitos  de organismos oficiales, que por indispensables que resulten para esta tarea, son instrumentos ejecutores y no el nervio creador.

Ante la crisis de representación y de ideas de las instituciones que nos agrupan como profesionales del Paisaje, es que, con el espíritu de refundar el marco teórico, los principios éticos, la acción proyectual,  es nuestra intención albergar diferentes grupos, organizaciones, centros de investigación y centros de estudio a través de la construcción de la RED ARGENTINA DEL PAISAJE, que se asentará sobre claros objetivos consistentes en: 

• Crear espacios de construcción y formación colectiva 
• Fortalecer y desarrollar un saber propio sobre el paisaje y sociedad en todas las regiones que
conforman nuestro territorio nacional. 
• Articular y establecer relaciones de cooperación con otras redes similares. 
• Gestionar sobre las incumbencias profesionales 
• Potenciar un intenso intercambio académico de enseñanza e interconsultas 
• Demandar una gestión responsable en el manejo del paisaje

• Ser un foro permanente de discusión en todos aquellos temas relacionados con el paisaje, tanto como patrimonio natural como cultural, donde se despliegan conjuntamente, tanto la intencionalidad humana como los procesos biológicos y físicos de la naturaleza.

Es en este marco que con la presencia de sus socios fundadores, se da inicio a las actividades de la RED ARGENTINA DEL PAISAJE, en la ciudad de Rosario, a los 22 días del mes de Noviembre de 2008.