La pregunta sobre sí misma


Seguramente al iniciar nuestro curso de Filosofía se preguntarán ¿qué es la filosofía? ¿de qué trata esta materia que hasta ahora nunca tuvimos? Tal vez se sientan como Mafalda o como su papá ante esta pregunta, pues muchos se aproximarán por primera vez a esta disciplina de larga tradición en la historia de Occidente. 

Vamos a intentar responder a la pregunta ¿Qué es la filosofía?  Pero, como veremos a partir de las lecturas propuestas, responder esa pregunta no es fácil aunque muchos filósofos lo han intentando, aportando a la construcción de una definición siempre abierta al debate.


Comencemos con la siguiente lectura que reflexiona sobre la pregunta sobre  sí misma:


El carácter profundamente controversial de la filosofía se ve expresada por la histórica dificultad que han tenido los filósofos para alcanzar una definición o concepto de filosofía. En efecto, uno de los problemas clásicos de la filosofía surge no bien se intenta determinar "¿qué es la filosofía?". 

Resulta significativo que ni siquiera en momentos acotados de tiempo los filósofos han logrado acordar una respuesta a tal pregunta. Pues las innumerables propuestas realizadas a lo largo de la historia de la disciplina en ningún caso han logrado acallar la pregunta sobre sí misma. Antes bien, la pregunta "¿qué es la filosofía?" renace una y otra vez, ante cada intento de respuesta definitiva.

Así pues, la polémica y la controversia generadas entre los filósofos sobre qué es la filosofía señala algo sobre su naturaleza: su carácter cuestionador, controversial e inasible, pues con la pregunta por su naturaleza, la filosofía hace emerger la interrogación y problematización propias de su tarea, una y otra vez, ante cada respuesta que intenta definirla. 

Por cierto, ni bien se comprende el carácter de la filosofía, esta imposibilidad de definición está lejos de implicar un obstáculo y refleja una oportunidad y una invitación al pensamiento que está a la base de toda pregunta filosófica, dado que cada intento de responder qué es la filosofía no cierra la pregunta sino que la enriquece y potencia. Y a su vez, nos propone nuevas preguntas.

Las preguntas todas de la filosofía, preguntas "clásicas" como "¿por qué hay ser y no más bien nada?", "¿qué es la verdad?", "¿qué puedo conocer?", "¿en qué clase de mundo queremos vivir?" o preguntas más focalizadas como "¿tienen derechos los seres vivos no humanos?", "¿piensan las computadoras?" o "¿es condenable el aborto?" tienen también ese mismo carácter que en la pregunta por la naturaleza de la filosofía se presenta de manera más cruda y radical.

Por eso, la filosofía siempre se preguntará "¿qué es la filosofía?", aun sabiendo, o mejor dicho, precisamente porque sabe que esa pregunta no podrá ser respondida de una vez y para siempre. Porque afirmará en ese intento fallido de respuesta el carácter, polémico y problemático de la propia tarea. Y lo que es aún más significativo, abrirá el cuestionamiento y la indagación sin fin que está en el corazón de la filosofía y constituye su mayor riqueza.

Nos hacemos una y otra vez la misma pregunta, pero de un modo siempre diferente. En este sentido, el carácter cuestionador, polémico y problemático de esta pregunta enseña y señala el camino de la filosofía, un camino que está más ligado al cuestionamiento que a la certeza, al debate que a la aceptación, a la controversia que a la unanimidad. Un camino que señala una invitación a pensar.

Cerletti y Kohan. "La filosofía en la escuela secundaria." Capitulo IV: ¿Qué es la filosofía? (Adaptación)


Pero entonces...  nada puede decirse cuándo nos preguntamos ¿Qué es la filosofía?

Desde luego que no, porque decir que no podemos dar una definición única y cerrada no significa que los filosofos no han respondido la pregunta, si no que por el contrario, han intentado hacerlo una y otra vez. Veamos algunas de las respuestas que nos dieron en la  Página Siguiente

https://sites.google.com/site/queeslafilosofiaalmafuerte/home/flecha.png