Siempre se ha dicho que “el aire que respiramos es un compuesto de oxígeno, nitrógeno y publicidad” (Robert  Guerin) y en esta sociedad de consumo en la que vivimos es casi una certeza absoluta. La publicidad está por todas partes: en la casa, en la calle, en los medios de comunicación, en nuestra ropa, en nuestros alimentos, en los aparatos que usamos...  estamos rodeados de publicidad.

En esta secuencia didáctica aprenderemos a enfrentarnos a la publicidad con un espíritu crítico, con sensibilidad estética, pero con inteligencia. No podemos estar expuestos a lo que los anunciantes y los publicistas quieran disponer; debemos saber qué queremos y cuándo lo queremos. Se ha escrito que una persona ve al día una media de cuatro mil anuncios, por lo que un joven entre los cuatro y veinte años habrá visto un total de 20 millones de anuncios. ¿Te imaginas? Prensa, radio, televisión, buzón, vallas, carteles… El consumismo es una de las plagas del siglo XX en el primer mundo. Seamos conscientes de que la publicidad convive con nosotros y nosotros con ella, pero siempre desde el convencimiento de que hay que ser críticos y que no podemos dejarnos manipular.

Crítica y reflexión, dos conceptos fundamentales para estudiar la publicidad. Conoceremos qué esconde la publicidad, qué técnicas emplea, qué características presenta y aprenderemos a ver la publicidad desde dentro. Para ello nos convertiremos en creativos publicitarios y diseñaremos un cartel, una cuña para la radio del centro y un spot para la televisión local. Las tres producciones se colgarán del blog del centro y en el blog de aula y servirán para publicitar el centro en el período de matriculaciones. Vamos “a vender” nuestro centro escolar y vamos a hacerlo con la herramienta más actual y más atractiva: la publicidad…

Crédito de la imagen