Desarrollo Humano Integral

Directora: Diana del Rocío Murillo

 1       DEFINICION

 1.1      POSTURA EPISTEMOLOGICA

Ante la diversidad de los marcos epistemológicos y las controversias acerca de cuáles son más adecuados para describir, analizar y comprender la realidad en las ciencias sociales, el mundo científico ha construido metamodelos o metaparadigmas con la intención de atender a la búsqueda de la verdad con coherencia y plasticidad. Sin pretensiones absolutistas, la línea invita a quienes le nutran como investigadores a diferenciar  y mantener tres orientaciones amplias como hombres de ciencia: (1) La postura ante la concepción del ser humano y de los fenómenos que involucra su comprensión, dada la responsabilidad social del conocimiento que generan. (2) La  generación del conocimiento debe considerar la complejidad del universo buscando sencillez y claridad en la explicación. (3) El conocimiento científico genera comprensiones temporales y parciales de fragmentos de la realidad. Con estas consideraciones se tiene también un rango flexible para la investigación respondiendo a la diversidad de fenómenos y problemas que se estudien científicamente. A continuación se explica cada uno de ellos. 

 

En primer lugar, en esta línea de investigación se considera al ser humano con capacidades para orientar su vida en búsqueda del bienestar propio y del entorno en el que se encuentra. En este sentido, la postura investigativa entra en armonía con los  Postulados  Básicos Y Orientaciones De La Psicología Humanística[1] nombrados por Quitmann (1989) con base en Bugental:  1.    El hombre, como hombre, supera la suma de sus partes.

2.    La existencia del ser humano se consuma en el seno de las relaciones humanas.

3.    El hombre vive de forma consciente

4.    El ser humano está en situación de elegir y decidir.

5.    El hombre vive orientado hacia una meta. El hombre es intencional.

 

Por otra parte, se acoge el planteamiento que Ken Wilber (2002) hace acerca de un modelo de la realidad integral. Él afirma que para abracar  la experiencia humana de forma realmente integral, es necesario tener en cuenta los distintos niveles de existencia - ser y conocimiento - que abarcan desde la materia hasta el espíritu. Esta cadena se denomina “Gran Nido del Ser”[2]. Para llegar a esta conclusión, toma aportes de la filosofía perenne en la que se aprecia que en todas las culturas se encuentran coincidencias en los niveles generales del Gran nido. Explica que aunque difieren en la cantidad de niveles, todas plantean que cada nivel trasciende e incluye a sus predecesores constituyendo un conjunto de totalidades incluidas dentro de otras totalidades. Una clasificación sencilla de estos niveles aparece en la figura 1. Wilber (2000) señala que en ella se observa que  de la materia se trasciende hacia el cuerpo, de éste hacia la mente, luego hacia el  alma y de allí hasta el espíritu[3].

 

El Gran Nido del Ser. El espíritu es al mismo tiempo, el nivel superior (causal) y el fundamento no dual de todos los niveles[4] 

 

Cada nivel es un holón de la consciencia: Entendido holón como una totalidad que, al tiempo forma parte de otras totalidades. El universo se considera conformado de holones. “Una persona forma parte de una familia que, a su vez, forma parte de una comunidad que, a su vez, forma parte de una nación que, a su vez, forma parte del globo, etc.”(Wilber, 2000, p.28)[5] 

 

La consciencia puede trascender  de un nivel a otro en la medida que el individuo avanza por un proceso evolutivo desde el nivel prepersonal, al personal y por último al transpersonal. El primer nivel es dado al individuo (materia, cuerpo, mente) mientras que los niveles superiores son un potencial para la mayoría de individuos.  El paso mencionado implica pasar de una consciencia egocéntrica a una sociocéntrica y, luego a una mundicéntrica. Ante el reduccionismo científico, la psicología integral propone una visión cinco elementos de la consciencia para construir una lectura integrada de la realidad. Estos son cuadrantes, niveles, líneas, estados y tipos[6]

 

Los cuatro cuadrantes son regiones que representan las dimensiones internas y externas de los procesos individuales y colectivos. En esta línea se considera el modelo para construir explicaciones, lecturas y propuestas de intervención para procesos del desarrollo humano. Estos están representados con algunos ejemplos en la figura 2. 

 

El cuadrante superior-izquierdo representa la dimensión interna de lo individual. El aspecto subjetivo de la consciencia desde las sensaciones corporales hasta las ideas de mente, alma y espíritu.  El lenguaje de este cuadrante es el relato en primera persona, el yo. 

 

El cuadrante superior-derecho representa los correlatos objetivos o externos de los estados de consciencia. Hace referencia a los datos arrojados por estudiosos de los mecanismos cerebrales y el soporte fisiológico de la consciencia. El lenguaje en este cuadrante es el relato en tercera persona de los fenómenos científicos que ocurren en un individuo, el  ello.

 

Los cuatro cuadrantes planteados por Ken Wilber para organizar la experiencia humana de forma integral. 

 

El cuadrante inferior- izquierdo abarca los valores, principios, significados y cosmovisiones que una persona comparte con un grupo de individuos. Es el cuadrante cultural. El lenguaje en este cuadrante es el que refiere como yo-tu o yo-ustedes pueden establecer una relación. Hace referencia a la justicia, la comprensión mutua y la bondad, el  nosotros

 

El cuarto cuadrante, inferior-derecho incluye los fenómenos sociales objetivos. Es decir, las instituciones, sistemas sociales, fuerzas de producción. El lenguaje en este cuadrante, por tratar realidades objetivas es el ello (7)


 
El segundo elemento, los niveles, representan el estado de  desarrollo y crecimiento  que en el momento actual tiene un individuo[8]. Por tanto es una adquisición. El desarrollo entendido como un proceso continuo de interacción entre el cambio y la estabilidad que se presenta durante toda la vida. Esta evolución ha sido estudiada por varios autores que han planteado que en ella se presentan etapas en que implican ganancia en complejidad e integración de los procesos básicos a los superiores. Como la persona se encuentra en una  fase particular, las características que presenta de ella son estables. La forma de determinar en cuál etapa se encuentra alguien es arbitraria, depende de la teoría valorativa que se utilice. Wilber (2002) después de haber estudiado el planteamiento de varios autores, entre ellos Piaget y Kölberg, agrupa sus jerarquías en cuatro niveles sencillos: cuerpo, mente, alma y espíritu. George (2006 p.51) representó otros niveles más detallados y ligados con los cuatro cuadrantes tal como se puede observar en la figura 3.

Otro elemento necesario para la comprensión integral está definido por las líneas o áreas de desarrollo. Entre las más importantes están la cognitiva, moral, emocional, interpersonal, auto-identidad y la de necesidades. Se observa que es natural que cada persona se desarrolle más en unas áreas que en otras. Las líneas de desarrollo, su tendencia evolutiva y los cuadrantes se pueden observar en la figura 4.
 
Un cuarto elemento está compuesto por los estados de consciencia. Wilber (2006) señala que unos son los estados naturales de consciencia como la vigilia, el dormir y el soñar; otros los estados alterados de consciencia inducidos por drogas; también pueden incluirse los estados meditativos logrados por un rezo o por el yoga y los estados cumbres accionadas por experiencias especiales como estar en contacto con algo muy bello, con la naturaleza o haciendo el amor. El elemento que falta nombrar hace referencia a la tipología para clasificar alguna característica por eso se denomina tipos. Aquí se conciben entre muchas otras las categorías de opuestos como masculino – femenino, salud – enfermedad, racional – emocional entre muchos otros.
 

Ahora, las ciencias sociales cuentan con todo un universo por estudiar. Esto hace que se enfrenten con fenómenos multiaxiales que son explicados desde diferentes disciplinas sin que se logren abarcar exhaustivamente. Así que es pertinente considerar los principios de la complejidad para evitar el reduccionismo en el conocimiento de un fenómeno[9]:

1.    Totalidad. La dinámica de un fenómeno es más compleja que la suma de sus componentes.

2.    Dialógico. La contradicción se presenta en la naturaleza, así conviven el orden y el desorden. La comprensión de un fenómeno debe concebir el proceso desorden – organización – orden pues la contraposición de los elementos pueden integrarse en armonía dentro de un orden superior. 

3.    Incertidumbre. En todo conocimiento existe una zona de penumbra  o desconocimiento de la realidad, lo que a su vez facilita generar nuevos conocimientos. El conocimiento es cambiante.

 

4.Circularidad. Los efectos de un proceso afectan las causas del mismo.

 

4.    Ecología. La vida humana logra su autonomía en medio de múltiples interdepndencias establecidas con su medio.

5.    Autorreferencia. Ante la encrucijada que representa el objetivismo en ciencias sociales y proecesos psicológicos es necesario reconocer que este tipo de conocimiento tiene “grados de objetividad”. Para esto es útil la cibernética de segundo orden que señala la subjetividad del observador y la pertinencia de describir también los procesos con los que él organizará dicha información

6.    Hologramático. La dinámica observada en una parte de un sistema es isomórfica con la dinámica del sistema total y viceversa.

Sin embargo, el conocimiento científico que no es accesible al ser humano se muere en las líneas de los textos que lo contienen. Por ello se invita al investigador a tomar las medidas metodológicas apropiadas para que las interpretaciones y explicaciones que hagan de los fenómenos que abarcan sean sencillas y claras.

 

Con respecto al tercer punto,  resulta interesante un señalamiento que Karl  Popper  hizo sobre las teorías científicas como declaraciones universales hechas con símbolos para tomar, representar y dominar lo que llamamos mundo[10]. En estas ideas él reconoce que cada teoría científica es un constructo humano elaborado con pretensiones de hacerse universal pero al referirse sobre “aquello que llamamos mundo”, lo cual puede ser relativo a cada persona, se tornan concretas y limitadas. Ante tal característica, es entendible que se formulen  nuevas preguntas problemas sobre fenómenos ya explicados o que surjan modelos teóricos que deseen ser más veraces e integradores, y así, a la vez el conocimiento se dinamiza y actualiza. 

Sin embargo, queda entre el tintero la eterna pregunta sobre el método para formular conocimiento. Popper mismo, hace un llamado al cuidado en los métodos  y las condiciones para obtener conocimiento científico.[11] Reflexión que aún está vigente y que crea controversias en torno al grado de cientificidad  del tipo de conocimiento generado y de los métodos asociados a él.  Este punto se aclarará en el apartado siguiente.

1.2      CIENCIA Y DOMINIOS CIENTIFICOS 

Para responder a dichos cuestionamientos, en particular a las ciencias que estudian el ser, la línea de investigación acoge las diferencias que Ken Wilber hace sobre los dominios del conocimiento científico y sus características[12], tal como se muestra en la Tabla 1.

 

La relación entre estos dominios es jerárquica de forma tal que cada nuevo dominio integra al anterior aunque no lo explica. Así, aunque los pensamientos y símbolos   propios de los análisis  fenomenológicos – mentales reconocen e integran los datos del mundo material; no son suficientes para hacer demostraciones  y sacar conclusiones sobre el mundo físico. Si bien, las experiencias trascendentales involucran los símbolos del mundo mental; no explican de forma evidente el proceso intersubjetivo del cual surgen las propuestas fenoménicas. 


 

Tratar de explicar los datos de un dominio con la lógica o perspectiva de uno inferior es otro error en la generación del conocimiento pues las ciencia empírico analítica no puede explicar conceptos como los valores, la historia humana, las intenciones de los actos humanos o la comunicación humana; así como el dominio de las ideas sólo puede brindar un significado sobre la experiencia del Ser Supremo. Estos errores de usar un dominio para explicar el reino de otro,  sea que ocurran de forma ascendente o descendente, son  errores categoriales. Esta secuencia de inclusión se describe en la figura 5. 
 
Wilber subraya tres aspectos fundamentales que constituyen un conocimiento válido para cualquiera de los tres ámbitos de conocimiento.
 
1.    Aspecto instrumental o preceptivo: se refiere a la instrucción para recoger los datos. Cada dominio tiene métodos adecuados a su ojo de conocimiento (sentidos, ideas, experiencia directa) y es necesario seguir la instrucción de método para que los datos correspondan a su dominio.
 
2.    Aspecto iluminativo o aprehensivo: consiste en percibir cognitivamente la experiencia de los datos. Es necesario mapear o representar los datos para  describirlos  y explicarlos de forma entendible.
 
3.    Aspecto comunal: Consiste en contrastar  los resultados con una comunidad que podría confirmarlos o refutarlos y después escribirlos para dejarlos al alcance de la humanidad.
 
Desde esta perspectiva se entiende como conocimiento psicológico científico aquel generado por estudios o proyectos que  cumplan con estos tres parámetros de forma coherente. 
 
Por tanto, esta línea se enfoca a generar conocimiento sobre la comprensión, prevención, promoción e  intervenciónen de los procesos psicológicos ligados al desarrollo humano desde una perspectiva del Modelo Integral, por medio de la percepción, aprehensión y comunicación de dicho conocimiento. 
 
2   JUSTIFICACION
 
Al servicio de la UOAP llegan personas buscando psicoterapia con  diversos motivos de consulta. Muchos de ellos expresaban algún grado de malestar con situaciones que estaban viviendo pero aquello que se podría llamar sintomatología no era suficiente para encajar en una categoría específica dentro de las escalas diagnósticas enfocadas en la psicopatología. Al comenzar la terapia, se observaba que los síntomas referidos por los consultantes, estaban relacionados con conductas, pensamientos y sentimientos que según lo planteado por los teóricos tradicionales, no correspondían a su edad cronológica o bien manifestaban que los  recursos utilizados para enfrentar los nuevos retos de la vida resultaban obsoletos para el individuo.
 
Cuando se hacían los estudios de caso en los espacios de supervisión de práctica,  se analizaba que observar a las personas patologizando su condición no favorecía un proceso terapéutico. Sus historias mostraban que estaban haciendo lo mejor que podían de acuerdo con sus recursos personales y que la manera de ser, estar y actuar en el mundo estaba ligada a las posibilidades que habían tenido para desarrollar sus potencialidades. Entonces se veía la necesidad de privilegiar más la salud que la enfermedad estimulando  procesos que favorecieran un funcionamiento más evolucionado de los pacientes. Por otra parte, en la UOAP se atienden pacientes de diferentes localidades dado que ofrece un servicio extramural  consistente en enviar a cada practicante del área clínica a un Centro de Atención Distrital Especializado (CADE)  una vez por semana. Además, dado que la atención  es gratuita, la mayoría de población que se cubre es de los estratos uno, dos y tres. Estas personas generalmente han tenido condiciones adversas en su historia y que el estancamiento del desarrollo ha abarcado diferentes áreas de su vida. Por ejemplo, presentan descuido o maltrato físico, esquemas de pensamiento rígidos cargados de juicios de valor que descalifican, dificultad para la expresión emocional y la espontaneidad, dificultad en las relaciones interpersonales, problemas con la autoridad y la jerarquía, duelos sin resolver, estructuras familiares disfuncionales y sin sentido de vida, entre otros. Tal universo  generaba el cuestionamiento sobre el modelo psicológico adecuado para abordar el caso.
 
En el momento en el que un practicante toma un caso, elige el enfoque psicoterapéutico que considera más pertinente para su atención. Esto trae como consecuencia lógica la exclusión de fenómenos presentados en algunas dimensiones de la vida de los consultantes y la tendencia a privilegiar más unos enfoques que otros perdiendo coherencia con la misión formativa del programa de Psicología de la Universidad.
 
El programa de psicología de la Universidad Cooperativa de Colombia -  Seccional Bogotá tiene una visión ontológica humanista, una metodología constructivista social y un enfoque pluralista para ejercer sus funciones sustantivas de formación, investigación y proyección social. Este marco permite e invita a aprovechar los recursos de los diferentes enfoques para comprender  y abordar la condición humana. Sin embargo, en ocasiones surgía confusión sobre cómo organizar las informaciones que arrojaban las lecturas desde distintas visiones psicológicas.
 
Por añadidura, el ejercicio de la práctica tiene unos propósitos de formación con los estudiantes que en el momento del planteamiento de esta línea están focalizados en su desarrollo personal, su desempeño en el contexto de la asesoría, su gestión institucional y el desarrollo de competencias clínicas de comprensión, diagnóstico, intervención y autoobservación.
 
El interjuego de las condiciones mencionadas hasta ahora se ha querido representar en la Figura 6.
 
Si bien la línea surge en el contexto de formación / atención de la UOAP, su intencionalidad no es atender únicamente problemáticas presentadas allí, sino focalizar comprensiones y alternativas de intervención del desarrollo humano para estimular estilos de vida saludables en población de Bogotá D. C.
 
Así que la pregunta orientadora de esta línea es ¿cómo comprender  e intervenir psicológicamente los procesos de desarrollo humano con una perspectiva holística en poblaciones de la ciudad de Bogotá D. C. entendiendo que quien conoce e interviene también está en su propio proceso de desarrollo?
 
3. ANTECEDENTES
 
Como se observó esta línea tiene su génesis en la conjugación de factores como la demanda de servicio psicológico en la Unidad de Orientación y Asesoría Psicológica (UOAP), las condiciones sociales de la población atendida allí y  el interés de aplicar un mapa que permita atender el modelo pluralista del Programa de Psicología de la Universidad Cooperativa de Colombia y sus intereses de formación hacia los practicantes del área clínica.
 
El trabajo que hasta el momento se había estado realizando en la UOAP era de corte eco-sistémico y complejo. Modelo que también permite la diversidad, la integración y la creatividad para construir hipótesis explicativas,  alternativas de intervención y estrategias de formación interesantes. Sin embargo, en los espacios de asesoría se percibía dificultad para involucrar  dominios de trabajos corporales y espirituales (aquellos que son de los niveles de desarrollo de cuerpo, alma y espíritu) tanto en consultantes como en el equipo de trabajo. Así que es posible que esta línea de investigación muestre en sus inicios el tránsito de un modelo a otro.
 
El trabajo que hasta ahora parece ser el más integrativo de diversas perspectivas en la comprensión de las múltiples facetas del ser humano, con una estructura coherente entre epistemología, metodología y tecnología es el Modelo Integral de Ken Wilber. Por esto es soporte fundamental para el desarrollo de la línea. En su obra Una Visión Integral de la Psicología, muestra unas tablas matrices con las que explica la conjugación que ha hecho de los aportes de muchos e importantes teóricos de disciplinas como medicina, filosofía, psicología y teología entre otros para explicar el desarrollo humano individual y colectivo.
 
Aunque el Modelo Integral está siendo aplicado a variadas disciplinas, hay que reconocer que es un modelo joven en la historia de la ciencia  y por tanto, hay mucho más conocimiento por construir que el que está  escrito y condensado. Esto resulta ser estimulante para los partícipes en este recorrido pues se mezclan la novedad, la incertidumbre y la creatividad en la generación de alternativas saludables de vida y bienestar para poblaciones menos favorecidas, y en la creación de espacios de formación complejos y humanizantes.
 
4. OBJETIVOS
 
4.1. OBJETIVOS GENERALES
 
Comprender los procesos psicológicos propios del desarrollo humano desde una perspectiva del Modelo Integral para generar experiencias de salud y bienestar en poblaciones de la ciudad de Bogotá D. C. por medio de  alternativas de promoción, prevención e intervención de psicología integral.
 
Comprender los procesos formativos de la práctica clínica en la UOAP  del programa de Psicología de la U.C.C. desde una perspectiva del Modelo Integral para generar experiencias de desarrollo y Competencia en el equipo terapéutico por medio de  alternativas de formación en promoción, prevención e intervención de psicología integral.
 
4.2 OBJETIVOS ESPECIFICOS
 
Comprender los procesos psicológicos propios del desarrollo humano desde una perspectiva del Modelo Integral.
 
Diseñar  alternativas de promoción, prevención e intervención de psicología integral para generar experiencias de salud y bienestar en poblaciones de la ciudad de Bogotá D. C.
 
Evaluar las alternativas de promoción, prevención e intervención de psicología integral para generar experiencias de salud y bienestar en poblaciones de la ciudad de Bogotá D. C.
 
Comunicar a la comunidad académica y científica los alcances logrados en la comprensión promoción, prevención  e intervención de los procesos psicológicos propios del desarrollo humano desde una perspectiva del Modelo Integral enfocados a generar experiencias de salud y bienestar en poblaciones de la ciudad de Bogotá D. C.
 
Comprender los procesos formativos de la práctica clínica en la UOAP  del programa de Psicología de la U.C.C. desde una perspectiva del Modelo Integral.
 
Diseñar estrategias de supervisión para generar experiencias de desarrollo y competencia en el equipo terapéutico por medio de  alternativas de formación en promoción, prevención e intervención de psicología integral.
 
Evaluar las estrategias de supervisión para generar experiencias de desarrollo y competencia en el equipo terapéutico por medio de  alternativas de formación en promoción, prevención e intervención de psicología integral.
 
Comunicar a la comunidad académica y científica los alcances logrados en la comprensión de los procesos formativos de la práctica clínica en la UOAP  del programa de Psicología de la U.C.C. y en el diseño de estrategias de supervisión desde una perspectiva del Modelo Integral enfocadas a  generar experiencias de desarrollo y competencia en el equipo terapéutico.  por medio de  la psicología integral.
 
 
 
 5. PROBLEMAS DE INVESTIGACION DE LA LINEA
 
 
Como se ha señalado, por su marco institucional, la línea tiene horizontes de tipo teórico  - práctico en el campo de la psicología y también de tipo formativo en el campo específico de la psicología clínica. Consecuentemente, se plantean dos problemas orientadores de la línea de investigacción

¿Cómo comprender los procesos psicológicos propios del desarrollo humano desde una perspectiva del Modelo Integral para generar experiencias de salud y bienestar en poblaciones de la ciudad de Bogotá D. C. por medio de  alternativas de promoción, prevención e intervención de psicología integral.?

 

¿Cómo comprender los procesos formativos de la práctica clínica en la UOAP  del programa de Psicología de la U.C.C. desde una perspectiva del Modelo Integral para generar experiencias de desarrollo y competencia en el equipo terapéutico por medio de  alternativas de formación en promoción, prevención e intervención de psicología integral?

 

FUENTES DE INFORMACION

 

Cerda, H. (2004). Hacia la construcción de una línea de investigación. Seminario-Taller. Bogotá: Universidad Cooperativa de Colombia

George, L. E. (2006). Integral medicine. An AQAL Based Approach. AQAL Journal of Integral Theory and Practice, 2 (1)   

Parlee, B. (2006). Integral psychotherapy. An Introduction. AQAL Journal of Integral Theory and Practice 2 (1) p.202

Quitmann, H. (1989). Psicología humanística. Conceptos fundamentales y trasfondo filosófico. Barcelona: Herder. 

Wilber,  K. (1994). Los tres ojos del conocimiento. Barcelona: Kairós

------  (2000) Una Visión Integral de la Psicología. México: Alamah

------ (2006). Introduction to the Integral Approach. Integral                       Institute. Extraído el 31  Julio, 2006 de URL: http://www.kenwilber.com/professional/writings/index.html

 

 

 
 :
 
 

[1] Wilber K. Una Visión Integral de la Psicología. México: Alamah: 2000

[2] Íbidem p.26

[3] Wilber K. (2000) Una Visión Integral de la Psicología. México: Alamah

[4] Wilber, K. (2006) Introduction to the Integral Approach. Integral Institute. Extraído el 31  Julio, 2006 de  http://www.kenwilber.com/professional/writings/index.html

5] Quitmann, H. (1989). Psicología humanística. Conceptos fundamentales y trasfondo filosófico. Barcelona: Herder. 

[6] El mismo Wilber sugiere que al respecto se vea Schumacher, E. F. (1981). Guía para los perplejos. Buenos Aires: El Debate.

(7) Wilber K. (2000) Una Visión Integral de la Psicología. México: Alamah

(8)Wilber, K (2006) Introduction to the integral approach. En URL: http://www.kenwilber.com/professional/writings/index.html
[9] AL respecto véanse entre otros, Morin E. (1984). Ciencia y Consciencia. Barcelona: Anthropos; Foerster H. V. (1996) Las Semillas de la Cibernética. Barcelona: Gedisa; Morin E. (1995) Introducción al Pensamiento Complejo. Barcelona: Gedisa.

[10] Popper, K.  (1959) The Logic of Scientific Discovery.  New York: Ed. Basic Books, Cap. 3

[11] Ibidem. Cap. 4

[12] WILBER, K. (1994) Los tres ojos del conocimiento. Barcelona: Kairós.