Parroquia

San Gregorio Ostiense

-Montijo-

Camino a Santiago


Bienvenido a nuestra Comunidad Parroquial: "Siempre un poco mejor"

 

VOLVER A PORTADA

 

Terminaron el Camino. Ya están en casa y con un montón de buenos recuerdos, que intentaremos poneros. El primero, un video en el que algunos dan sus sensaciones tras una etapa del viaje. Una de las más duras, por lo que cuentan.

 
 
Más videos: El botafumeiro. Ahí están Pedro y Javi haciendo el movimiento Roland Garros.

 

Las fotos, podéis verlas AQUI.

Fin del Camino

 

Fotos

Un descanso camino de Redondela

En Redondela, cansados, pero muuuu contentos

En O Porriño

Lo tipico, un horreo

Cosas del camino

 (hacer clic, para ver mas grandes las fotos)

 

 

TAMBIEN NOS CUENTAN SU EXPERIENCIA:

 

Son muchas las experiencias que la vida nos proporciona, pero siempre hay unas que nos marcan más que otras. Ahora, una vez que mi cuerpo ha descansado y va cogiendo el ritmo rutinario del día a día, miro hacia atrás intentado valorar la Peregrinación hacia Santiago que un grupo de jóvenes y no tan jóvenes, pero unidos en la Fe, acabamos de realizar. El Camino ha sido duro pero la ilusión ha conseguido hacerlo fácil. Con un ideario cuyo apartado último dice que tú no eres el que hace el camino sino que el camino te hace a tí, hemos ido haciéndonos y aprendiendo a distinguir entre ser turistas o peregrinos, a peregrinar en comunidad, a peregrinar en austeridad, a peregrinar en silencio, a peregrinar en servicio, a peregrinar entre dificultades y a peregrinar para renovarnos. Tal vez, así leídos puede sonar aburrido, pero vivido ha sido toda una aventura: la convivencia, la ayuda, el afrontar las dificultades, las amplollas, el peso de la mochila, comprobar que podemos vivir sin tantas cosas innecesarias... y al final de cada jornada tener la posibilidad de pedir perdón por nuestros fallos y de dar las gracias a los que nos han ayudado de una manera u otra.
Y qué decir de la llegada a nuestro destino, donde las emociones están a flor de piel, y nos rompemos, literalmente, ante la tumba de Santiago descargando la otra mochila, la más pesada, la que cada uno llevamos a nuestras espaldas y que vamos llenando con las vivencias del día a día...   Es muy difícil explicar cómo ha sido esta experiencia, pues hay que vivirla. Sé que se trata de algo irrepetible, pues difícilmente volveremos a coincidir las mismas personas en el mismo camino, aunque sí podemos darle el mismo sentido.
Espero que todo lo que hemos practicado y aprendido en este caminar seamos capaces de trasladarlo al camino de la vida, para afrontarla con la misma alegría que nos ha caracterizado a lo largo de esta peregrinación.
Por todo ello sólo me queda desearos ¡BUEN CAMINO, PEREGRINOS Y PEREGRINAS!

Mª Jesús Gragera Almirante