Tema 4‎ > ‎1. El cambio de milenio‎ > ‎

1.1. El Cisma de Oriente

El Cisma de Oriente responde a la separación entre los cristianos de Oriente, denominados ortodoxos, y los de Occidente, conocidos como latinos o católicos.
 
Esta división se debe, fundamentalmente, a las profundas diferencias culturales, políticas y religiosas que se habían ido acentuando entre Oriente y Occidente, de manera particular a partir de la caída de Roma.

   Diferencias culturales.
  • La lengua de Oriente era el griego.
  • La lengua de Occidente era el latín.
    Diferencias políticas
  • Occidente recibió nuevos pueblos y éstos se convirtieron al cristianismo. La Iglesia creció y miró hacia el futuro.
  • Oriente se estancó en un ambiente de lujo y sofisticación, y luchó con éxito contra los persas pero, posteriormente, perdió terreno frente al islam. La Iglesia se cerró en sí misma.
     Diferencias religiosas.
  • La Iglesia oriental afirmaba que la importancia de los obispos dependía de la categoría de su ciudad. Así, el patriarca de Constantinopla era más importante que el de Jerusalén. Este criterio iba en contra de la autoridad del Papa de Roma, sucesor del apóstol Pedro que, en comunión con todos los obispos, rige la Iglesia.
  • Los clérigos vivían de forma distinta. Mientras en Occidente arraigaba el celibato en los presbíteros, en Oriente el sacerdocio y el matrimonio eran y son compatibles.
  • El calendario religioso de occidente no coincidía con el de Oriente. 
·························································································  

  • Consumación del Cisma
La situación entre la iglesia de Oriente y la de Occidente se complicó con la elección de Miguel Cerulario como patriarca de Constantinopla.

Éste acusó a la Iglesia Occidental:
  • Por el uso del pan ázimo en la celebración de la Eucaristía.
  • Por otras cuestiones teológicas sobre el Espíritu Santo.
Estas acusaciones fueron el detonante que materializó una división que, de hecho, ya existia.
  • Una delegación pontificia se trasladó a Constantinopla para dialogar. No se llegó a ningún acuerdo entre ellos y el cardenal Humberto de Silva depositó en el altar de la basílica de Santa Sofía la bula excomunión del patriarca.
  • Más tarde, Miguel Cerulario, rodeado de otros obispos orientales, excomulgó a su vez a los latinos.
Se consumaba así el cisma o división entre la Iglesia occidental, católica, y las Iglesias orientales, ortodoxas. Esta división perdura en la actualidad.

De hecho, la separación real y psicológica ya se había ido dando anteriormente, el Cisma sólo la hacía oficial.

El enfrentamiento entre las dos Iglesias se acentuó en 1204 cuando Constantinopla fue saqueada por los occidentales en la cuarta cruzada.

·························································································

  • Situación actual
Con anhelo ecuménico del Concilio Vaticano II se han ido dando pasos para la reconcilación:
  • Levantamiento mutuo de las excomuniones entre el papa Pablo VI y el patriarca Atenágoras I.
  • Envío de las reliquias de san Andrés y de iconos emblemáticos a Constantinopla.
  • Institución de equipos teológicos de estudio y diálogo.

·························································································

  • La Iglesia ortodoxa en la actualidad.
Actualmente, la Iglesia ortodoxa vive una época de gran vitalidad.

  • Está presente en los países del este de Europa, como Grecia, Rusia, Ucrania, Rumanía, Serbia y Montenegro, Bulgaria, Georgia, Chipre, Moldavia, Estonia, Armenia, Macedonia, Bielorrusia, y Bosnia-Herzegovina.
  • Existen comunidades significativas en ciudades árabes y judías, como Antioquía (Turquía), Alejandría (Egipto), Estambul (Turquía) y Jerusalén (Israel).
  • Fuera del este de Europa, en lo que denominan diáspora, existen comunidades en Estados Unidos, Canadá, Australia, Japón y en algunos países de Europa occidental, como Finlandia. En nuestro país se encuentran comunides de la Iglesia ortodoxa griega y rumana.
Comments