Aquamarine Risc II 26.6MHz  -  1ª Parte
Año: 1998?
CPU: Hitachi H8/325 y H8/3214 - 13,3MHz [8-bit Single-Chip*]
ROM: 32KB*
RAM: 1KB*
Programador: David Kittinger
ELO aproximado: 1940


    Luis Barona (alias Meca), me envió una Aquamarine Risc II 26.6MHz de las dos que tenía con la misma avería, consistente en fallos en los sensores de presión. El objetivo era estudiar posibles soluciones, debido a que por lo comentado por otros usuarios del Foro MECA, es una avería muy frecuente en este modelo de Novag.

    Esta es la máquina que me dio:





    Se comprueba su funcionamiento:

Fallan los sensores de presión de las columnas "B" y "H".


    Se procede a su desmontaje:

Hay una placa madre, conectada por dos cables (rojo y negro) al compartimento de las pilas,
por otros dos cables (amarillos) al buzzer, por cintas flexibles a la botonera de los controles y
al Display, y por dos cintas flexibles más (filas y columnas) a la membrana de sensores.


Detalle de la conexión de la cinta de las columnas.


Detalle de la conexión de la cinta de las filas.


Se desmontan las presillas de ambas cintas.


Se desueldan los cables que unen la placa madre con la botonera de los controles.


El módulo del Display se desatornilla y se levanta, para
poder acceder a uno de los tornillos que sujetan la placa madre.


Se desueldan los cables del compartimento de las pilas
y los de buzzer, y ya tenemos la placa madre separada.



    Nos aseguramos de que el problema no está en la circuitería electrónica:

Se alimenta la placa madre con 9V c.c., se posiciona el Display de forma que
podamos verlo bien, y se cortocircuitan filas con columnas como lo haría la
membrana de sensores: la circuitería electrónica funciona correctamente.


    De paso se comprueba cuál es la resistencia máxima entre fila y columna con la que el microcontrolador sigue detectando la señal.
    La resistencia máxima es de 10Kohm: por encima de este valor, por mucho que conectemos una fila con una columna, el microcontrolador no se entera.


    Procedemos a examinar la matriz de sensores de presión:

Salta a la vista que, en la zona doblada de la cinta de las columnas, todas las pistas están ennegrecidas.
Estas zonas están deterioradas y su resistencia al paso de la correinte es más alta de lo normal.



    Después de realizar algunas pruebas sobre esta cinta, se llega a la conclusión de que en el interior también deben haber zonas en mal estado, por lo que procedemos a su desmontaje (con ayuda de aire caliente y paciencia):







    Hay muestras de deterioro de las pistas conductoras en muchos puntos:





    Si no queremos que se vuelva a pegar la membrana, es buena idea intercalar un papel "plastificado" de los que se usan en las pegatinas:





    Preparamos las herramientas y materiales para la reparación: pintura de plata, un pincel 6/0, una cuchilla, papel secante, etc.



    Se comienza la reparación, teniendo en cuenta que:
  1. Se ha de intentar cubrir la zona dañada de la pista, pero cubriendo también un poco de zona sana.
  2. El disolvente de la pintura de plata llega a disolver la pintura conductora de la pista, por lo que se ha de pintar sin presionar ni recrearse en la zona.
  3. Una vez seca la pintura de plata, ésta es quebradiza, por lo que se intentará no flexionar la zona reparada.
Detalle de una zona pintada.


    Se pintan todas las zonas afectadas y volvemos a pegar la lámina superior:



    Ahora reparamos la zona de conexión de la cinta flexible. Las dos formas más sencillas son:
  1. Si la cinta es suficientemente larga, se corta la zona afectada y se acondicionan las pistas para que conecten adecuadamente.
  2. Se utiliza pintura de plata como hemos hecho anteriormente.
    En este caso se opta por la segunda opción:

Detalle de las zonas afectadas.


Utilizamos una cuchicha para eliminar, con mucho cuidado, un par de
milímetros del recubrimiento de las pistas, para obtener un trozo de pistas "sanas".


Así queda después de pintar. Hay que intentar no doblar
la cinta al enchufar, pues se podría agrietar la pintura de plata.


    Montamos la máquina y probamos:



    Resultado: Sigue fallando una columna (reparación fallida). Posiblemente porque el disolvente de la pintura de plata ha "disuelto" la pintura conductiva en algún punto.

    Se podría repetir todo el proceso, pero lo descarto por lo siguiente:
  • Las zonas deterioradas son aquellas más expuestas al aire, pues las pistas están mucho más ennegrecidas en el perímetro del tablero, en la zona de conexión que queda al descubierto, etc. Ahora que hemos desmontado y vuelto a montar algo que iba pegado, está claro que la matriz de sensores será menos estanca y es cuestión de tiempo que vuelva a fallar.

  • La pintura de plata va muy bien para usar sobre cobre o en zonas que no sufran flexión, pero aquí nos encontramos con que su disolvente deshace la pintura conductiva de las cintas de conexión. Además la pintura de plata, una vez seca, se agrieta si la cinta se flexiona.

   
Conclusiones: Este sistema de reparación podría ser efectivo cuando los daños están localizados, pero en un modelo de máquina que hemos comprobado que sufre de unas pistas conductivas defectuosas, lo único que logramos es retrasar el problema. Por lo tanto no me parece una reparación fiable. ¡Eso no significa que se pueda aplicar este método de forma satisfactoria en otras máquinas!


    Decido realizar una reparación alternativa y más intrusiva. Ver SEGUNDA REPARACIÓN.