Una declaración

"El futuro no es lo que va a pasar, sino lo que vamos a hacer"
Jorge Luis Borges

"Aunque la mona se vista de seda, mona se queda"
Anónimo

Si buscas resultados distintos, no repitas lo mismo”

Albert Einstein



El principal objetivo que nos debemos proponer en la enseñanza de la lengua el desarrollo y mejora de la competencia comunicativa, es decir, reconocer y producir el registro que sea correcto y más apropiado para cada situación de comunicación. Considero que para mejorar tanto la comprensión como la producción oral y escrita, lo más adecuado es un enfoque que contemple las Competencias Básicas como eje real -y no meramente teórico- del currículo, con una programación de contenidos organizada en torno a proyectos que se articulan en tareas.

La elección de este método de enseñanza y aprendizaje parte de una toma de conciencia de las diferentes crisis que sufre, de modo crónico, el ecosistema de la educación: crisis de autoridad y prestigio social del docente, crisis de autoestima, crisis de expectativas por parte de las familias...Todas ellas motivadas -a mi entender- por el divorcio existente entre, como decía Cernuda, la realidad y el deseo.

El aprendizaje basado en proyectos pretende ir más allá del acto de fe que diariamente exigimos a nuestro alumnado. Responder a una cuestión relevante en nuestra sociedad, investigar y pensar, more socrático, sin dar nada por supuesto, por comprendido de antemano, resolver problemas o elaborar algo tangible, que pueda tener presencia fuera de los muros -cada vez más altos- de la Escuela; todo ello poco tiene que ver con el consabido y tísico esquema "explicación (libro)/ examen (las respuestas deben coincidir con lo que dice el libro)". Quien se haya enfrentado alguna vez a la pregunta "¿para qué sirve esto, profe?", formulada sin complejos y hasta con cierto candor, y no se haya atrevido a responder "para aprobar" sin sentir al menos un ligero rubor, comprenderá que pedimos a nuestro alumnado diariamente que actúe con la fe del carbonero ("aprende esto y aquello y lo de más allá, es por tu bien. Ya lo entenderás cuando seas mayor").

Los proyectos constituyen un reto abordable y tangible, real, con una conexión evidente con el mundo.

Además de los relacionados con la materia y los temas que se están abordando, el aprendizaje basado en proyectos pretende conseguir objetivos que están en la entraña misma de toda educación. A saber:

  •  Mejorar la habilidad para resolver problemas y desarrollar tareas complejas.
  • Mejorar la capacidad de trabajar en equipo.
  • Desarrollar capacidades como: búsqueda de información, análisis, síntesis, conceptualización, uso crítico de la información, pensamiento crítico e investigación.
  • Aumentar el conocimiento y habilidad en el uso de las TIC.
  • Promover la responsabilidad por el propio aprendizaje.
Por supuesto que esta metodología no es el bálsamo de Fierabrás. Hay quien se aferra al fracaso por motivos emocionales y causas más
profundas, que no se solucionan con metodologías y otras zarandajas. Pero esta es harina de otro costal.