ACTUALIDAD‎ > ‎

Balance del curso previo a la huelga

publicado a la‎(s)‎ 18 may. 2012 13:31 por Luis del saz   [ actualizado el 20 may. 2012 7:24 ]
Se acerca el final de curso y tenemos pendiente el 22 de mayo una huelga nacional de la enseñanza a todos los niveles.

No está mal hacer balance del curso que ya acaba. Hagamos memoria.

En Julio de 2011 la Consejería de Educación de Madrid dicta unas instrucciones de inicio de curso (que no son ley sino unas meras indicaciones acerca de la aplicación de las mismas) en las que, saltándose la legislación a puerta gayola, ordena a los directores asignar un horario en el que se sube la porción del horario del profesorado dedicado a horas lectivas desde 18 a 20 periodos (clases) en detrimento de las llamadas horas complementarias (guardias, recreos, bibliotecas, extraescolares, desdobles, refuerzos, etc, ...) lo que siembra en caos organizativo en los centros que no pueden cuadrar horarios dentro de la ley, aunque la Consejería mienta al negarlo. Hasta los inspectores lo ven y denuncian.

Como consecuencia, se asignan a profesores horas lectivas que no corresponden a su especialidad. Además, resulta que por cada hora lectiva de más hay que eliminar del horario del profesor dos horas complentarias en compensación (cada hora de clase supone varias de preparación y evaluación -corrección- de trabajos y exámenes, por lo que el profesor debe ser resarcido, según la Orden de 29 de Julio del 94 que lo regula). En consecuencia, o no aplican o aplican mal la compensación o el Instituto se queda sin profesores de guardia, sin biblioteca y sin extraescolares.

Se vuelven a saltar la ley para ello y compensan sólo con una hora complementaria, lo que motiva numerosas denuncias.

Aparte del caos para organizar los centros y la pérdida de profesores de guardia y otros servicios, muchos de los interinos que venían cubriendo vacantes y sustituciones habitualmente, se quedan sin trabajo para el curso (las estimaciones de cifras varían -unos 5000-, pero se sabrá con datos a final del presente curso). Los profesores funcionarios de carrera, al asumir mayor horario, les dejan a ellos sin trabajo.

La Comunidad justifica que se ahorra 80 millones de euros, pero lejos de ahorrar nada, en realidad trasvasan 90 millones de euros a la educación privada, que estaba perdiendo alumnado por la crisis, en forma de subvenciones.

El hecho de que los profesores den más horas de clase con menos tiempo de preparación, es reseñable y va en detrimento de la calidad.

Los profesores que quedan fuera, los interinos, vienen a ser profesores jóvenes en su mayoría, que intentan acumular experiencia para afrontar las oposiciones con garantías cara a la fase de concurso, en la que la experiencia previa pesa mucho. El recorte ataca a los jóvenes, muchos de ellos con las oposiciones aprobadas, pero sin plaza al no haberla ganardo en el concurso posterior, casi siempre por tener escasa experiencia docente.

Las declaraciones incendiarias de Esperanza Aguirre echan gasolina al fuego y llenan el curso de movilizaciones. Los asesores le recomiendan, finamente, que se calle. Mentiras flagrantes y desmentidos continuos ante las cercanas elecciones. Aguirre inicia una larga cadena de acciones represivas propias del pasado.

Al final, en las elecciones generales, Esperanza Aguirre (el PP en Madrid) se deja 40.000 votos que pierde con respecto a las regionales pasadas.

Figar no es designada ministra del gobierno del PP, posiblemente debido a la pésima gestión de la crisis educativa que ella misma generó.

Hasta navidad, la marea verde realiza 9 huelgas y cientos de movilizaciones.

En diciembre se publica la LEY 6/2011, de 28 de diciembre, de Medidas Fiscales y Administrativas, que fija el horario de todos los funcionarios en un mínimo de 37,5 horas. Deja abierta pues la posibilidad de incrementar. En el caso de los docentes fija además un máximo de 21 horas lectivas (hasta ahora eran 21 periodos de clase, de 55 minutos).

En Enero, otra victoria de la Marea Verde: es cesado el director de Recursos Humanos de la Consejería de Educación, MIguel Zurita, coartífice de las instrucciones de inicio de curso.

También en Enero, por fin, vuelve a reunirse la mesa sectorial, aunque la impresión es que lo hace para que cese la presión y sin vocación negociadora alguna. La marea verde baja de intensidad y cesan las huelgas.

Tras el fallido asalto del PP a las elecciones andaluzas, el ministro de educación José Ignacio Wert, inicia su capítulo de recortes. Se anuncian los presupuestos, donde Sanidad y Educación pierden un gran porcentaje (13,7% y 21,2%) con respecto a los pasados presupuestos.

Por un lado se dice que no hay dinero y por otro Aguirre concierta bachilleratos privados.

 El 21 de Abril se modifica la Orden de regulación de los horarios, fijando, ahora sí por ley (por Real Decreto-Ley) en 20 el mínimo de horas lectivas para los docentes. Queda pues la horquilla en 20 el mínimo) y 21 el máximo de horas (lo que en periodos es 21,81 a 22,90 por 18 a 21 que se tenía al inicio del curso). Se aumenta la ratio de alumnos un 20%. Así, en Infantil y Primaria se pasará de 25 estudiantes a 30; en Secundaria y Ciclos Formativos, de 30 a 36; y en Bachillerato de 35 a 42.

El nuevo aumento de horario sumado al de ratios de alumnos se estima dejará en el paro a 100.000 profesores interinos y deteriorará aún más la calidad de la enseñanza al aumentar ratios y reducir horas complementarias y aumentar las lectivas, dejando menos tiempo de preparación, corrección y evaluación de actividades, trabajos y exámenes.

En la mesa sectorial del 27 de Abril, la Consejería anuncia un posible cambio unilateral en el criterio de ordenación de las listas de interinos, que probablemente irá en contra de los interinos más veteranos, los más caros por su antigüedad, al eliminar el requisito de experiencia laboral en la baremación y dejar únicamente el de la nota de la oposición de 2012 para las especialidades convocadas.

Se convocan finalmente oposiciones en Madrid para un puñado de especialidades y con un número insignificante de plazas.

Se inicia el ataque a los funcionarios de carrera. Algunos de los de Sanidad perderán su condición.

¿Hay o no hay razones para la huelga?


Comments