Sin título

Queridos valientes guerreros:
Estoy muy segura que cuando sus papás le lean este saludo, estarán más tranquilos y poco a poco irán recuperando la confianza y la alegría, tan necesaria en estos momentos. Me he acordado de cada una de ustedes, desde el día en que ocurrió este gran evento y dentro de mis creencias religiosas he rezado para que se encuentren MUY BIEN junto a sus padres y familia, pero todo debe continuar y recuperar la confianza es lo primordial.
Es por ello que cuando nos reintegremos a clases,  tendremos la posibilidad de conversar cada uno de nuestra experiencia vivida.
Para ustedes queridos padres, un fuerte abrazo y aunque tengamos temores, avancemos en nuestro caminar diario para alcanzar nuestro bienestar y el de nuestra querida familia

  así  somos los valientes guerreros iquiqueños.