Riesgo: Incendios y explosiones

Incendios y explosiones

La prevención y extinción tiene como finalidad no sólo la protección de la vida humana, sino también la conservación de la propiedad. Las medidas van encaminadas no sólo a evitar el inicio del fuego, sino a controlar y eliminar la propagación de éste y sus graves consecuencias.

Las consecuencias a las personas derivan de la temperatura y del desprendimiento de humos, cuyos efectos pueden ser: ASFIXIA, QUEMADURAS, INTOXICACIONES, PÁNICO Y DESORIENTACIÓN.

Una explosión se produce por la propagación con efectos destructivos consecuencia del rápido aumento de la presión. Será una deflagración si la velocidad es mayor a 1 m/s, pero menor a la velocidad del sonido, y una detonación, si la velocidad es superior a la del sonido.

La prevención consiste en evitar la presentación simultánea de los cuatro factores necesarios para el inicio y desarrollo de una reacción química de oxidación de carécter hexotérmico, que se realiza en cadena (propagación), que precisa de una energía de activación o foco de ignición, entre un combustible y el oxígeno, para dar como resultado unos productos de combustión y calor:


  1. Sobre el combustible (sólido, líquido o gas capaz de inflamarse):
    • Evitar su acumulación en los lugares de trabajo.
    • Eliminarlo, mediante orden y limpieza, recipientes herméticos,..
    • Aislar o recubrir.
    • Sustituirlo por otro que necesiten temperaturas de inflamación superiores o sean menos combustibles.
    • Ventilar y extraer los gases o vapores inflamables que se pueden acumular, y refrigerar.
    • Señalizar recipientes y conducciones.
  2. Sobre el comburente (generalmente el oxígeno del aire): mantener atmósferas con bajo o nulo contenido de oxígeno, con nitrógeno, anhídrido carbónico, cubrir la sartén,...
  3. Sobre los focos de calor o ignición:
    • Focos térmicos (chispas, superficies calientes, radiación solar, llamas): no fumar, no atmósferas inflamables, cámara aislantes,...
    • Focos eléctricos (chispas, arco eléctrico,...): interruptores, diferenciales contra corrientes de fuga, puestas a tierra, pararrayos,...
    • Focos mecánicos (calor de fricción, calor de compresión,..): lubrificación contra roces mecánicos, herramientas antichispa.
    • Focos químicos (calor de combustión, descomposición, soluciones, calentamiento espontáneo) y biológicos (fermentaciones): separación y almacenamiento adecuado de sustancias reactivas, ventilación y control de la humedad ambiental en sustancias antioxidantes.
  4. Sobre la reacción en cadena: empleo de tejidos ignífugos, recipientes de combustibles resistentes al fuego, cortafuegos y adición de antioxidantes a plásticos.
Videos
Comments