ANATOMÍA Y FUNCIÓN DE SISTEMA REPRODUCTOR MASCULINO


Capitulo 10 

Introducción 

Capitulo 0 

Capitulo 1 

Capitulo 2 

Capitulo 3

Capitulo 4 

Capitulo 5

Capitulo 6 

Capitulo 7

Capitulo 8

Capitulo 9

 Capitulo 10

Capitulo 11

Capitulo 12 

Capitulo 13

Capitulo 14 

Capitulo 15 

Capitulo 16

Capitulo 17 

Capitulo 18 

Capitulo 19 

Capitulo 20 

Capitulo 21

Capitulo 22

Capitulo 23 

Capitulo 24 

Capitulo 25 

Capitulo 26 

Capitulo Ecologia y Energia 

Capitulo Ecologia y Humano

Capitulo Ecología Población y Comunidad  

Capitulo Ecología Hormonas Vegetales 

Capitulo Evolución 

Capitulo Evolución de los Primates

 

Glosario

Foro 

Temas DEMRE

 

En líneas generales, está formado por dos gónadas llamadas testículos, un sistema de conductos que transportan a  los espermios producidos por el testículo hacia el exterior y un órgano copulador (pene) que permite depositar el semen en el aparato genital femenino.

 

 

En algunos casos el testículo no migra hacia el escroto. De permanecer en el abdomen a la temperatura corporal (37°C), se inhibirá la formación de espermatozoides y el individuo será por lo tanto estéril. A este fenómeno de no descenso del testículo se le denomina Criptorquídea.

 

El testículo tiene dos funciones:

 

v  Espermatogénica; productora de espermios.

v  Androgénica: producción de testosterona.

 

En este sentido, se puede hablar de la gónada masculina como de una glándula mixta o anficrina (es decir, exocrina y endocrina a la vez).

 

Es endocrina, puesto que produce una hormona que pasa directamente a la sangre (Testosterona) mediante las células de Leydig. Es, además, una glándula exocrina, porque en ella se forma otro producto de secreción (semen), que es vertido al exterior mediante un sistema de conductos, los cuales, en conjunto, se denominan vías espermáticas.

 

FISIOLOGÍA DEL APARATO REPRODUCTOR MASCULINO

 

La espermatogénesis está sujeta a un estrecho y complejo control hormonal. Estos mecanismos están regulados por la adenohipófisis, que produce dos hormonas llamadas Gonadotrofinas (son las mismas para el hombre y la mujer, pero sus efectos son diferentes en uno y  otro sexo).   Estas son la FSH (Hormona Folículo–Estimulante) y LH (Hormona Luteinizante).

 

La hormona luteinizante actúa sobre las células de Leydig, estimulando  la producción de testosterona, hormona masculina indispensable en la diferenciación sexual y la actividad reproductiva.

 

Por su parte, la hormona folículo - estimulante regula la espermatogénesis, junto a la testosterona. Al parecer, la FSH induciría el inicio de la etapa de maduración, y la testosterona entraría en juego en etapas posteriores para estimular la espermatogénesis.

 

TESTOSTERONA: Es la hormona sexual masculina por excelencia. Se produce en las células de Leydig del testículo, y en un pequeño porcentaje en la capa reticular de la corteza suprarrenal. Desde el nacimiento, hasta los 10-12 años, el testículo produce hormona masculina, aunque en cantidades ínfimas. Posteriormente, llegado el momento de la pubertad, se desencadenan complejos mecanismos neurohormonales, y la producción de testosterona se eleva notablemente, hasta acercarse a la del hombre adulto. Esto produce diversos cambios psíquicos y físicos,  propios del sexo masculino.

 

La testosterona tiene a su cargo, el desarrollo de los caracteres sexuales secundarios.

Como por ejemplo:

 

ü  Función Anabólica. En general la principal función de la testosterona es estimular la síntesis proteica (anabolismo).

 

ü  Redistribución del vello corporal: comienza a aparecer vello en la pubertad en cara, tórax, espalda, miembros superiores e inferiores.

 

ü  Cambios en la voz: se producen cambios y engrosamiento  de las  cuerdas vocales y laringe, con lo cual la voz se hace más gruesa y ronca.

 

ü  Cierre de la epífisis de los huesos: se produce osificación del cartílago de crecimiento, con lo cual el hueso no puede seguir creciendo en longitud, y la velocidad de crecimiento disminuye mucho.

 

ü  Aumento del metabolismo basal: esto lleva a que el hombre, de por sí, tenga una menor cantidad de tejido graso que la mujer.

 

ü  Diferenciación de genitales. Durante el período fetal la testosterona es específicamente necesaria para la diferenciación del pene, el escroto, la uretra peneana y la próstata del feto. Finalmente, se producen también cambios psíquicos: la conducta se hace más agresiva en general.

 

Las consecuencias clínicas de la deficiencia de andrógenos en el varón dependen del momento del comienzo de la deficiencia.  La ausencia intrauterina condiciona una feminización de los genitales externos. Si la deficiencia es durante la pubertad no aumenta de tamaño el pene, no hay crecimiento de la barba y del vello sexual y no se generan espermatozoides. También son de talla baja. El resultado final es un eunuco. En los adultos la deficiencia provoca infertilidad con pérdida de la libido y potencia.