Lastiri, Raúl Alberto

Raúl Alberto Lastiri (Buenos Aires) (1915-1978) asumió tras la renuncia a su cargo de Cámpora y del vicepresidente Solano en 1973. Perteneció al Frente Justicialista de Liberación (FREJULI), un partido afín al peronismo. Durante el breve gobierno de Lastiri se produjo un giro a la derecha en el gobierno peronista. Lastiri era yerno de López Rega, ideólogo de la Alianza Anticomunista Argentina, también conocida como la “Tripe A”. A pesar de ello, la política exterior siguió un perfil tercer mundista. Luego de desempeñarse como empleado de YPF, se desempeñó como secretario privado del Director General de Radiodifusión durante el gobierno de facto del general Farrell. Lastiri señalaría posteriormente que él en persona había dado autorización a distintas emisoras de radio para que transmitieran en vivo los sucesos del 17 de octubre, en los que una masiva manifestación reclamó la liberación de Perón. Al asumir Perón como presidente, Lastiri pasó a ser secretario privado de Oscar Nicolini. Fue miembro del directorio de la Mutual de Previsión Social del organismo. En la segunda presidencia de Perón, Lastiri se incorporó al Servicio Exterior de la Nación, nombre oficial del cuerpo diplomático, y cumplió misiones en Estados Unidos, Paraguay y Chile. Al producirse el golpe de Estado conocido como la Revolución Libertadora, regresó al país y permaneció un mes detenido en la Penitenciaría de la ciudad de Buenos Aires. Lastiri se mantenía en contacto con grupos que propiciaban el retorno del justicialismo al poder. De esa manera conoció a José López Rega, de la logia ANAEL.   Cuando se convocaron nuevamente comicios en Argentina, López Rega logró que Cámpora incluyera a Lastiri en la lista de candidatos a Diputado Nacional, y tras el triunfo electoral del FREJULI, fue designado presidente de la Cámara de Diputados de la Nación, cargo en el que se encontraba hasta la renuncia de Cámpora y Solano Lima. De este modo pudo asumir provisionalmente la presidencia y convocar a nuevas elecciones donde entregó el mando a Juan Domingo Perón, electo para su tercer mandato. Durante el breve gobierno de Lastiri se produjo un giro a la derecha en el gobierno peronista. Lastiri era yerno de López Rega, ideólogo de la Alianza Anticomunista Argentina, también conocida como La triple A. A pesar de ello, la política exterior siguió un perfil tercermundista. En agosto de 1973, la Argentina concedió a Cuba un préstamo de 200 millones de dólares para adquirir maquinarias y automóviles. Gelbard, también confirmado como ministro de Economía, continuó con su política anterior, nacionalizando los depósitos bancarios y anunciando un Plan Trienal de desarrollo. Lastiri, sin embargo, detuvo las medidas de amnistía y pacificación de los presos políticos del régimen de Lanusse que había tomado Cámpora con amplio apoyo popular, con lo que hacia el final de su mandato recrudecieron las acciones de Montoneros y del Ejército Revolucionario del Pueblo (ERP). El 25 de septiembre de 1973, el secretario general de la Confederación General del Trabajo (CGT), José Ignacio Rucci fue asesinado. Aunque en primera instancia negaron la autoría, finalmente se descubrió la implicación de miembros de Montoneros en el hecho. Ese mismo mes, el ERP había asaltado el Comando de Sanidad del Ejército en el barrio de Parque Patricios de la ciudad de Buenos Aires, con un saldo de un muerto, lo que se utilizó para justificar su ilegalización y la clausura del diario El Mundo. Asimismo, se ha acusado a Lastiri de tener vínculos con la logia masónica P2 de Licio Gelli.
Las cifras, puestas siempre en duda, nunca pudieron cotejarse por la ausencia de una investigación oficial. Las verdaderas causas del enfrentamiento hay que buscarlas en la génesis del Movimiento Justicialista. Perón desde su origen había alentado al más amplio espectro ideológico de actores desde la derecha a la izquierda. Cinco personas asumieron la responsabilidad de organizar la movilización del movimiento peronista hacia Ezeiza: Rucci, Miguel,  Medina, Kennedy y Osinde. En el palco estaban los miembros de la UOM, la Juventud sindical peronista y otros sectores de derecha. Hacia allí fueron las FAR, Montoneros, la JP y otras organizaciones. Las FAP se habían desarmado el 25 de mayo de 1973.