Tarta de requesón y manzana

Ingredientes (para 8 personas):


1 lámina de hojaldre

2 manzanas 

2 huevos L

200 ml. de leche evaporada o nata para cocinar

130 gr. de requesón

50 gr. de azúcar

azúcar moreno para espolvorear la superficie

canela molida para espolvorear la superficie

mermelada (para dar brillo)

pistachos picados para adornar


Modo de hacerlo:


Precalentar el horno a 200º con calor arriba y abajo.


Extender la lámina de hojaldre sobre una superficie enharinada y forrar un molde redondo de base desmontable de 22 cm de diametro. Pinchar el fondo con un tenedor por toda la superficie. Cubrir con papel de hornear y colocar encima garbanzos secos  para que no suba la masa al hornear. Hornear en blanco durante 8 minutos.

Sacar el molde del horno. Retirar las legumbres y volver a introducir en el horno otros 5 minutos. Sacar y reservar.

Mientras se hornea la masa preparamos el relleno.


Pelar las manzanas. Quitar el corazón y cortar en láminas finas. Reservarlas.

En un bol batir los huevos con el azúcar. Añadir el requesón desmenuzado y la leche evaporada. Remover bien hasta que quede una mezcla homogénea.Queda un poco líquida.

Añadir a la mezcla de huevo y requesón aproximadamente la mitad de las láminas de manzana. Mezclar bien.

Cuando la masa esté ya horneada verter la mezcla de huevo y requesón distribuyéndola bien.

Colocar las láminas de manzana por encima de forma decorativa y ligeramente acaballadas. 

Espolvorear la superficie con el azúcar moreno y la canela.


Bajar la temperatura del horno a 180º y hornear durante 35 minutos. Comprobar el punto de cocción con un palillo. Si la superficie no quedara dorada poner el grill y dorar la superficie durante 3-4 minutos cuidando que no se queme. 

Sacar del horno y enfriar sobre una rejilla. Cuando se enfrie pincelarla con mermelada y adornar el centrocon unos pistachos machacados groseramente.


Se puede tomar tibia o fría. 


Como acompañamiento la podemos servir con una crema de queso o helado y unos hilos de salsa de chocolate.