Tarta de calabaza y crema de queso con mango

Ingredientes (para un molde de 22 cm):

Para la base:

1 huevo

50 ml de aceite de semillas (o 60 gr. de mantequilla)

60 gr. de harina de repostería

40 gr. de harina de espelta

1 cucharadita de levadura química Royal (o polvo de hornear)

40 gr. de almendra molida

100 gr. de azúcar

1 pizca de vainilla

80 ml de buttermilk o yogur

Para el relleno:

300 gr. de calabaza asada o cocida

2 huevos pequeños

250 gr. de queso crema

4 cucharadas de azúcar

la pulpa de 1 mango pequeño cortado en dados

Cobertura:

50 gr. de harina

30 gr de mantequilla

35 gr. de azúcar


Preparación:

Base:

Mezclar la harina de repostería con la de espelta y la levadura y tamizar en un bol.

En otro bol batir con varillas el huevo con el azúcar hasta que se forme una masa cremosa. Añadir el aceite en un chorro fino y sin dejar de batir añadir la vainilla. 

Incorporar a la masa las harinas tamizadas en tres veces alternando con el buttermilk o yogur.

Por último añadir la almendra molida en forma de lluvia y mezclar. Reservar.

Relleno:

Hacer un puré con la calabaza cocida o asada. Escurrir bien. Tiene que quedar un puré muy espeso. Añadir 2 cucharadas de azúcar al puré y un huevo pequeño batido. Mezclar bien. Reservar.

Batir el queso con las otras 2 cucharadas de azúcar y el huevo hasta que quede una crema espesa. Reservar.

Cobertura:

Mezclar en un bol la harina, el azúcar y la mantequilla. Deshacer y mezclar con las manos o con una cuchara la mantequilla hasta que adquiera la consistencia de migas de pan. Reservar.

Precalentar el horno a 180º

Montaje de la tarta:

Engrasar y espolvorear con harina un molde desmontable de 22 cm de diámetro. 

Poner en el fondo la masa de bizcocho.

Por encima de la masa colocar a cucharadas el puré de calabaza distribuyéndolo por toda la superficie, no importa que no quede homogéneo.

Cubriendo el puré de calabaza colocar, también a cucharadas, la crema de queso distribuyéndola por toda la superficie para que quede un pastel a capas.

Distribuir por encima de la capa de queso la fruta cortada en dados. Yo he puesto mango pero podeis poner otro tipo de fruta, por ejemplo melocotón, piña, plátano.

Por último espolvorear la superficie con la cobertura de migas aunque se puede prescindir de ella.

Introducir en el horno a 180º y hornear durante 45 minutos o hasta que al introducir un palillo salga limpio.

Enfriar y desmoldar.

Nota: La harina de espelta la podeis sustituir por harina de repostería.

El buttermilk lo podeis hacer casero simplemente añadiendo a la leche templada 1 cucharadita de zumo de limón y dejandolo reposar al menos 15 minutos.