Solomillo de cerdo con salsa de frambuesas

Ingredientes (4 personas):

2 solomillos de cerdo

aceite

sal y pimienta (he usado 5 pimientas)

una pizca de hierbas aromáticas al gusto

Para la salsa:

200 ml. de agua

1 vasito de vino dulce

100 gr de frambuesas (pueden ser congeladas)

1 hoja de gelatina (o 1 cucharadita de maicena)

2 cucharadas de azúcar


Preparación:

Limpiar la carne de grasa. Sazonar los solomillos con sal y pimienta recién molida (yo he usado la de 5 pimientas) y las hierbas aromáticas.

Calentar 2 cucharadas de aceite de oliva en una sartén y dorar la carne por todos los lados. Esto nos llevará  unos 15 minutos. Si se nos dora demasiado bajar un poco el fuego. Tiene que quedar dorada y crujiente por fuera y rosada por dentro. Sacar de la sartén y reservar.

Salsa:

Poner la gelatina a remojo con un poco de agua fría para que se hidrate.

Calentar el agua en un cazo y llevar a ebullición. Añadir el vino y dejar que evapore el alcohol. Agregar el azúcar y las frambuesas. Cocer durante 5-8 minutos aproximadamente hasta que se deshagan las frutillas. Retirar del fuego y pasar por un colador para eliminar las semillas.

Volver a poner la salsa al fuego para calentar y añadir la gelatina. Cocer unos minutos hasta que espese ligeramente.

Montaje del plato:

Cortar la carne en medallones gruesos. Marcar en la sartén los medallones si gusta la carne más hecha. Verter en el plato un poco de la salsa y colocar encima los medallones. Espolvorear con unos granos de pimienta y un poco de salsa por encima. Decorar con unas frambuesas enteras.

Nota: En lugar de la gelatina podemos usar una cucharadita de maicena desleida en un poco de agua.