Rosetón brioche

Ingredientes:

120 ml. de leche

15 gr. de levadura de panadería

1 huevo grande

80 gr. de azúcar

1 pizca de sal

400 gr. de harina de panadería

40 gr. de mantequilla

Relleno:

60 gr. de mantequilla derretida

azúcar al gusto

frutos secos picados al gusto

pepitas de chocolate al gusto (en mi caso le puse fideos de chocolate)


Preparación:

Calentar ligeramente la leche y disolver la levadura en ella.

En un bol grande poner la harina y hacer con ella un volcán. Poner en el centro del volcán la leche templada con la levadura disuelta. Mezclar con la mano y añadir el resto de ingredientes: el huevo, el azúcar, la sal y la mantequilla derretida. Volver a mezclar.

Enharinar la superficie de trabajo y amasar durante 10 minutos. Enharinar un bol y hacer una bola con la masa. Colocar en el bol y hacer unos cortes en forma de cruz. Tapar con film transparente y colocar el bol dentro del horno apagado para que leve la masa.

En un bol mezclar el azúcar del relleno, los frutos secos y el chocolate. Reservar.

Una vez levada la masa enharinar la mesa de trabajo y estirar bien la masa todo lo que se pueda hasta que quede de 3-5 mm de espesor. Untar generosamente con un pincel la mantequilla derretida y esparcir por encima la mezcla de frutos secos, azúcar y chocolate.

Enrollar la masa como si fuera un brazo gitano apretando bien. Partir el rulo en 8- 10 partes iguales.

Forrar la bandeja del horno con papel de hornear y colocar encima el aro de un molde desmontable. Engrasarlo ligeramente para que la masa no se pegue.

Colocar los rodetes de masa alrededor en forma de corona dejando un espacio entre ellos para que puedan levar y después colocar en el centro los otros 3-4 que quedan para cubrir el centro.

Pincelar por encima con un poco de la mantequilla sobrante. Cubrir la masa con film transparente dejandola reposar durante 1 hora para que vuelva a levar.

Precalentar el horno a 180º

En otro bol batir una clara de huevo y pincelar la superficie del brioche con ella.

Hornear durante 18-20 minutos.

Sacar del horno y pincelar la superficie todavía caliente con el resto de la clara batida para que le de un poco de brillo. Enfriar sobre una rejilla.