Rollitos de pollo rellenos de setas y tomates secos

Ingredientes (4 personas):

12 filetes de pechuga de pollo

sal y pimienta

1 loncha de bacon por cada rollito (opcional)

Relleno:

2-3 tomates secos en aceite

4-6 setas secas

100 gr de queso Philadelphia

4-5 aceitunas negras deshuesadas

4 nueces

1 ramita de perejil

1 diente de ajo

1 pizca de hierbas provenzales

Salsa:

1 cebolla pequeña

75 ml. de vino blanco

100 ml. de caldo de pollo o verduras

1 cucharada del relleno

1 cucharadita de maicena

75 ml de nata para cocinar

aceite

sal


Preparación:

Poner a rehidratar en agua caliente  las setas durante 5 minutos.

Pelar y picar el diente de ajo. Picar el resto de ingredientes del relleno y triturar junto con el queso. Tiene que quedar una masa espesa. Reservar.

Sazonar los filetes de pechuga con sal y pimienta.

Rellenar con la mezcla de queso y envolver en film transparente formando un rulo bien apretado para que tenga buena forma. 

Cocer al vapor durante 15-20 minutos. Yo lo he hecho en la Thermomix. Dejar templar un poco y retirar el film transparente. Si nos gusta un poco dorado se pone en una sartén una cucharada de aceite y se doran unos minutos.

Para hacerlo en el horno después de rellenar las pechugas atar con hilo de cocina dándole buena forma. Dorar en una sartén con un poco de aceite de oliva y después colocar los rollitos en una bolsa de asar para que no se resequen demasiado. Añadir el vino y el caldo poner en el horno previamente caliente a 180º. Hornear durante 25-30 minutos. Sacar del horno. Esperar a que enfrie un poco y reservar los rollitos en un sitio caliente. Con el líquido que queda del asado preparamos la salsa.

Para la salsa: 

Pelar y trocear muy fino la cebolla. 

En un cazo o sartén calentar 1- 2 cucharadas de aceite de oliva. Sofreir la cebolla hasta que esté transparente. Añadir el vino y dejar que evapore el alcohol.

Disolver en el líquido del asado una cucharadita de maicena e incorporar a la sartén removiendo de vez en cuando hasta que espese un poco. Añadir entonces la cucharada del relleno, el caldo y la nata. Remover hasta que se integre y quede una salsa ligera, no espesa. Rectificar de sal si fuera necesario.

Se puede dejar así o triturar si nos gusta más fina.

Nota: Si sobra relleno se puede triturar más fino y utilizar como un delicioso paté sobre unos biscotes o unas rebanadas de pan casero tostado.