Pastel invertido de piña

Ingredientes (para un molde de 20-22 cm):

50 gr. de almendra molida 

150 gr. de azúcar (50 gr. por huevo)

150 gr. de mantequilla a temperatura ambiente (40 gr. por huevo)

3 huevos M

100 gr. de harina de repostería 

1 cucharada rasa de maicena

1 cucharadita de levadura Royal

1 pellizco de sal

1 cucharadita de extracto de vainilla

piña natural en rodajas

caramelo para caramelizar el molde

azúcar moreno para espolvorear el fondo del molde

frutas del bosque para decorar


Modo de hacerlo:

Forrar el fondo y las paredes de un molde de 20-22 cm con papel de hornear. Engrasarlo con un poco de mantequilla.

Precalentar el horno a 180º con calor arriba y abajo.

Cortar la piña en rodajas no muy gruesas y quitarle el tronco del centro y la corteza. Para hacer las rodajas del mismo grosor es preferible usar una mandolina. Secar con papel de cocina absorvente.

Tamizar la harina y la maicena junto con la levadura y la sal. Reservar aparte.

En un bol grande poner la almendra molida y el azúcar. Mezclar con una cuchara.

Añadir la mantequilla y batir 5 minutos con la batidora de varillas a velocidad media. Tiene que quedar como una crema.

Seguir batiendo a velocidad media-alta mientras se incorporan los huevos uno a uno. No añadir el siguiente hasta que se haya integrado completamente el anterior. Incorporar el extracto de vainilla y mezclar.

Añadir la harina tamizada junto con la sal y la levadura mezclando con una espátula y con movimientos envolventes de abajo arriba para que no se baje la masa.

Untar el fondo del  molde con caramelo y espolvorearlo con azúcar moreno. 

Colocar las rodajas de piña encima de forma decorativa.

Verter la masa encima de las rodajas de piña con cuidado de que no se muevan.Si es necesario hacerlo con una cuchara. Golpear suavemente la base del molde sobre la encimera para que la masa se distribuya uniformemente.

Hornear durante 40-45 minutos. Comprobar el punto con un palillo. Tiene que salir limpio sino dejarlo unos minutos más. Yo lo dejé 45 minutos.

Sacar del horno y enfriar sobre una rejilla antes de desmoldar. 

Decorar con unos frutos del bosque antes de servir. 

Podemos servirlo con una salsa toffe.