Gratén de berenjenas con bechamel de puerros

Ingredientes (4 personas):


2 berenjenas grandes
50 gr. de jamón serrano en dados

1 diente de ajo
1 puerro grande
60 gr. de aceite de oliva
90 gr. de harina
800 ml. de leche 
sal y pimienta
1 pizca de nuez moscada
aceite de oliva
queso rallado

Modo de hacerlo:


Lavar y cortar en rodajas de 1 cm. las berenjenas. Espolvorearlas con sal dejar reposar 30 minutos para que suelten los jugos amargos.

Escurrir y secarlas con papel de cocina.

Precalentar el horno a 200º.

Forrar la bandeja del horno con papel sulfurizado y colocar las berenjenas en la bandeja en una sola capa. 

Pincelar las berenjenas con un poco de aceite y hornear durante 10 minutos.

Mientras se hacen las berenjenas preparar la bechamel.

Para la bechamel:

Pelar el ajo y picarlo en dados. 

Lavar el puerro y quitarle la parte verde y la primera capa. Cortarlo y picarlo en brunoise ( muy picadito).

Poner el aceite a calentar en un cazo y sofreir el ajo y el puerro 5 minutos o hasta que se ponga transparente pero no dorado.

Añadir la harina y rehogarla unos minutos. Añadir la leche y remover continuamente para que no se formen grumos. Sazonar con sal, pimienta y nuez moscada. Cocinar durante 15 minutos o hasta que espese y coja la textura adecuada.

Batir con la batidora unos minutos para que quede una bechamel suave y de textura homogénea.

Engrasar ligeramente una fuente de horno y poner en el fondo unas cucharadas de bechamel. 

Colocar encima una capa de berenjenas. Espolvorear por encima el jamón picadito y luego otra capa de berenjena y jamón hasta acabar las berenjenas.

Verter encima la bechamel y espolvorear por encima con el queso rallado. 

Hornear a 180º durante 30 minutos o hasta que se gratinen.