Farfalle con salmón en salsa de queso y puerro

Ingredientes (4 personas):

250 gr. de pajaritas o farfalle

250 gr. de salmón fresco

1 diente de ajo

1/2 calabacín

1/2 pimiento rojo

1/2 pimiento verde

1/2 pimiento amarillo

unas hojas de espinacas o acelgas

10 tomatitos cherry

1 hoja de laurel

aceite 

sal y pimienta

1 pizca de hierbas aromáticas italianas

1 pizca de eneldo fresco o seco

Para la salsa de queso:

2 cucharadas de aceite de oliva

1 puerro

200 ml de leche evaporada o nata líquida

50 gr. de queso crema

30 gr. de queso azul

1 pizca de sal y pimienta

queso parmesano rallado

unas ramitas de perejil


Preparación:

Cocer la pasta en abundante agua salada a la que añadimos una hoja de laurel y las hierbas aromáticas italianas. El tiempo de cocción es el que se indique en el paquete. Escurrir la pasta y reservar.

Lavar, despuntar, pelar parcialmente el calabacín y cortar en dados pequeños. Lavar y cortar en dados pequeños los pimientos. Lavar los tomatitos cherry y cortar en cuartos. Pelar el diente de ajo y cortar en dados finos. Lavar y cortar muy menudas las hojas de espinacas o acelgas.

Cortar el salmón en dados. Sazonar con sal, pimienta y eneldo.

En una cazuela calentar 2 cucharadas de aceite de oliva y dorar el salmón 2-3 minutos hasta que cambie de color. Escurrir y reservar.

En el mismo aceite en que se ha hecho el salmón dorar el diente de ajo. Añadir los pimientos y el calabacín y sofreir unos 5 minutos hasta que se ablanden pero que estén crujientes. Añadir las hojas de espinacas y dorarlas un par de minutos. Sazonar con sal y pimienta.

Incorporar el salmón reservado al sofrito y mezclar. Añadir la pasta y remover para que se mezclen los sabores. Retirar del fuego. Incorporar los tomatitos cherry y reservar.

Servir la salsa y queso rallado aparte para que cada uno se sirva lo que quiera.

Para la salsa:

En un cazo o sartén poner a calentar 1 cucharada de aceite de oliva y sofreir el puerro cortado muy menudo hasta que esté transparente pero que no tome color.

Añadir la leche evaporada y el queso desmenuzado. Cocer a fuego suave hasta que se deshaga el queso y espese la salsa. Sazonar muy ligeramente con sal y pimienta teniendo en cuenta que el queso ya le aporta sal.

Esta salsa la podemos dejar tal cual o triturarla si nos gusta más fina.