Ensalada de lechuga con granada y vinagreta de tomate

Ingredientes (4 personas):


1/2 lechuga o escarola

2 huevos

4 lonchas de beicon

40 gr. de nueces (yo de macadamia)

1 paquete de kikos 

1 granada


Para la vinagreta:

5 cucharadas de aceite de oliva virgen

1 cuharada de vinagre de manzana

unas gotas de vinagre de Módena (opcional)

1 ramita de perejil

1 tomate pequeño

sal y pimienta



 Preparación: 


Limpiar las hojas de la lechuga quitando las hojas exteriores y lavarlas bajo el grifo. Sumergirlas en un bol con abunante agua y unas gotas de vinagre para quitar todas las impurezas. Enjuagarlas un par de veces más y escurrirlas muy bien.


Golpear suavemente toda la superficie de la granada con el dorso de una cuchara para que se suelten los granos. Partirla por la mitad y desgranarla.


Cocer los huevos durante 11 minutos en agua salada y un chorrito de vinagre para que no se rompan. Refrescarlos con agua fria y pelarlos. Cortarlos en rodajas o gajos y reservar.


Quitar la corteza al beicon y cortar en tiritas. Calentar una cucharadita de aceite en una sartén y freir las tiritas de beicon hasta que estén doradas. Escurrirlas sobre papel de cocina para quitar el exceso de grasa.


Trocear groseramente las nueces y los kikos con ayuda de un mortero.


Para la vinagreta: 

Pelar el tomate y rallarlo sobre un cuenco. Lavar el perejil, secarlo y picarlo muy fino con ayuda de unas tijeras. 

Poner el vinagre y la sal en un frasco de cristal y batir hasta que se disuelva la sal. Añadir el aceite batiendo hasta que emulsione. Añadir el perejil y el tomate y mezclar con una cuchara. Reservar.



Para montar la ensalada: 

Distribuir la lechuga en los cuencos. Colocar las rodajas de huevo duro, el beicon y los granos de la granada. Aliñar con la vinagreta y después distribuir las nueces y los kikos por encima. Al final podemos añadirle unas gotas de vinagre de Módena como decoración.


Servir enseguida.