Croquetas de pollo con jamón

Ingredientes:

1/2 cebolla mediana

1 diente de ajo

300 gr. de pechuga de pollo picada

50 gr de jamón serrano picado

unas hojas de espinacas picadas

25 gr. de queso rallado (opcional)

sal y pimienta

1 pizca de hierbas aromáticas

1 pizca de nuez moscada

1 pizca de canela

5 cucharadas de aceite de oliva

100 gr. de harina

600 ml. de leche semidesnatada


Preparación:

Picar el jamón y la pechuga en un robot de cocina (o pedir al carnicero que lo haga). Si lo hacemos en casa mejor cocinar la pechuga la plancha en la sartén.

Pelar y picar la cebolla y el diente de ajo en dados pequeños.

Lavar y picar menudas las espinacas.

En un cazo calentar 5 cucharadas de aceite y sofreir a fuego medio la cebolla, el ajo y las espinacas hasta que la cebolla esté transparente (5 minutos). Añadir al sofrito el pollo picadito y el jamón.

Sazonar ligeramente teniendo en cuenta que el jamón ya le aporta sal.Añadir la hierbas aromáticas, la canela, la nuez moscada y la pimienta. 

Rehogarlo 3 minutos removiendo para que se dore. Añadir la harina de golpe y dorarla unos minutos hasta que se dore un poco y se integre con el resto de ingredientes.

Verter la leche y el queso y remover continuamente con cuchara de madera hasta que espese y se desprenda de las paredes. Tiene que quedar una masa muy espesa.

Colocar en un recipiente y enfriar en la nevera un mínimo de 3-4 horas o mejor toda la noche.

Sacar el recipiente de la nevera media hora antes de prepararlas para que se atemperen. Formar las croquetas y pasarlas por pan rallado, huevo y otra vez por pan rallado.

Freir en abundante aceite caliente y escurrir sobre papel de cocina.