Croquetas de carne y espinacas

ngredientes (4-6 personas):

300 gr de carne picada
100 gr de espinacas muy picaditas
1/2 cebolla pequeña
2 dientes de ajo
1/2 litro de leche
5 cucharadas rasas de harina
queso rallado de gratinar
aceite, sal, pimienta, perejil y nuez moscada

Preparación:

Pelar y cortar la cebolla y los ajos muy picaditos. 

En una sartén poner 3 cucharadas de aceite y pochar la cebolla y el ajo hasta que esté transparente.
Luego añadir la carne picada y rehogar un buen rato hasta que la carne esté hecha, unos 15 minutos. Después añadir las espinacas muy picaditas (yo he usado unas que vienen congeladas en cubitos) y seguir rehogando para mezclar. 
Salpimentar y echar un poco de perejil. Rehogar un poco más para mezclar todo. Retirar del fuego y reservar.

Ahora hacemos la bechamel poniendo otras 3-4 cucharadas de aceite ( yo no uso mantequilla para la bechamel, siempre uso aceite para todo) y echamos la harina y rehogamos para que no sepa a crudo, le damos unas vueltas para que absorva todo la grasa y luego echamos la leche caliente y removemos para que no se hagan grumos, echar un poco de sal, nuez moscada y el queso rallado dejando que adquiera la consistencia deseada.

En este momento añadimos el picadillo reservado y mezclamos y removemos hasta que esté todo bien mezclado y tenga una buena consistencia.

La consistencia ideal se logra cuando se desprende el conjunto de las paredes de la sartén.
Dejamos enfriar y reposar la masa hasta el día siguiente o se mete en el frigo para que se enfríe más rápido. Cuando la masa está totalmente fría ya se pueden moldear las croquetas. 

Se forman unas bolitas más o menos alargadas y redondeadas y se pasan por pan rallado, después por huevo y luego otra vez por pan rallado para que queden más crujientes. y se frien en abundante aceite caliente. Según se sacan se dejan sobre papel de cocina para que absorba el exceso de grasa. 

Hay varias maneras de rebozar las croquetas a mí me gustan así porque quedan más crujientes pero hay gente que las reboza primero en harina luego en huevo y luego en pan rallado. Eso va en gustos, pero de cualquier manera están riquísimas.