Cheesecake de fresas

Ingredientes (para un molde de 22-23 cm):

100 gr de galletas Digestive (yo puse 10 galletas Digestive)
1 cucharada de azúcar (opcional)
25 gr de mantequilla derretida
600 gr de fresas
100 gr de azúcar
1 cucharada de maicena (se puede poner gelatina)
600 gr de queso crema
400 gr de leche condensada (1 bote pequeño)
2 cucharadas de zumo de limón
3 huevos XL

Preparación:

Todos los ingredientes tienen que estar a temperatura ambiente. Sacar del frigorífico 2 horas antes.
Moler las galletas con un robot o con el rodillo. Poner las migas de galletas en un bol y añadir el azúcar. Derretir la mantequilla al microondas y añadirla a las galletas. Mezclar con una espátula o cuchara para mezclar todos los ingredientes.
Engrasar un molde desmontable (23 cm) y cubrir el fondo con papel de hornear para que sea mas fácil desmoldar. Verter la mezla de galletas en el fondo del molde y distribuir uniformemente por toda la superficie presionando bien para alisarla. Colocar el molde en el frigo al menos 30 minutos.
En otro bol poner las fresas (reservando alguna para decorar) y triturar con la batidora o robot. Pasar por un colador para eliminar las pepitas y volver a poner en el bol. Añadir la maicena y el azúcar y batir.
Poner un cazo al fuego con el puré de fresas y cocer 2 minutos removiendo para que espese. Dejar enfriar.
Reservar 1/3 de la salsa para servir y poner en el frigo.
Precalentar el horno a 150º
En otro bol batir la crema de queso con una espátula hasta que quede una crema homogénea y suave. Añadir la leche condensada poco a poco mezclando para que no se hagan grumos. Ahora añadir el zumo de limón. Luego incorporar los huevos uno a uno y mezclar hasta que queden integrados en la masa.
Sacar el molde del frigo y verter la mitad de la mezcla de queso sobre la base de galletas.
Verter a cucharaditas una parte del puré de fresas sobre la mezcla de queso distribuida por toda la superficie. Volver a poner la otra mitad de la crema sobre el puré de fresas con cuidado para que no se mezclen y por último otra vez el puré de fresas restante. Con la punta de un cuchillo hacer remolinos en la superficie mezclando ligeramente las dos capas.
Hornear a 150º durante 60 minutos hasta que los bordes estén secos y el centro tiemble un poco.
Retirar del horno y enfriar en una rejilla durante 10 minutos. Luego pasar cuidadosamente un cuchillo afilado por los bordes para evitar que se agriete al enfriar. Dejar enfriar sobre la rejilla al menos 1 hora.
Poner en el frigo durante toda la noche. Este pastel es mejor hacerlo de un día para otro.
Un rato antes de servir sacar del frigo y desmoldar. Servir con la salsa de fresas reservada.