Cheesecake de chocolate con fresas

Ingredientes (para un molde de 23 cm):

Base:

100-120 galletas de chocolate

40 gr de mantequilla derretida

Relleno:

 255 (226)gr. de chocolate negro troceado al 70%

 580 (453)gr. de queso crema a temperatura ambiente

 150 (130)gr. de azúcar

150 (140)gr. o 3 huevos M a temperatura ambiente

1 cucharadita de extracto de vainilla

180 (160)gr. de creme fraiche (en Carrefour)

Cobertura o Ganache:

100 gr de chocolate de cobertura al 52%

75 ml de nata para montar

1 cucharada de mantequilla


Preparación:

Engrasar un molde desmontable de 23 cm. Forrar el fondo con papel de hornear.

Precalentar el horno a 150º y colocar la rejilla en la 2ª posición.

Para la base:

Triturar las galletas en un robot de cocina o con el rodillo hasta que se hagan migas. En un bol mezclar las migas con la mantequilla derretida y enfriada. Colocar la mezcla en el fondo del molde presionando bien y distribuirla uniformemente por todo el fondo. Cubrir el molde con film transparente y meter en la nevera mientras se hace el relleno.

Para el relleno:

Derretir el chocolate troceado al microondas (a 600W durante 2 minutos en intervalos de 30 segundos) o en un baño maria en el fuego con cuidado para que no se queme y removiendo de vez en cuando hasta obtener una crema homogénea y no queden grumos. Reservar y dejar enfriar.

Mientras, con el robot de cocina o batidora de varillas, batir el queso crema a baja velocidad hasta que quede una crema suave. Añadir el azúcar poco a poco y seguir batiendo hasta incorporarla del todo. Añadir el chocolate derretido y batir hasta que esté completamente incorporado. Añadir los huevos uno a uno batiendo bien (unos 30 segundos) después de cada adición. Bajar los restos de las paredes del bol cuando sea necesario. Añadir el extracto de vainilla y la creme fraiche y mezclar hasta incorporarlo totalmente. Tiene que quedar una crema suave, homogénea y sin burbujas de aire.

Sacar el molde de la nevera y verter el relleno sobre la base de galleta. Colocar el molde sobre la bandeja del horno.

Hornear durante 45-55 minutos(depende de cada horno) hasta que el borde esté firme y el centro esté todavía un poco húmedo y tiemble al moverlo. Yo lo tuve 45 minutos y luego lo mantuve con el horno apagado otros 10 minutos.

Sacar del horno y pasar un cuchillo afilado alrededor del borde para que se desprenda de las paredes y no se rompa al enfriar. Dejar enfriar completamente y cubrir con film transparente. Colocar en la nevera unas horas antes de cubrir con el ganache.

Para la cobertura o ganache:

Colocar el chocolate troceado en un bol. Calentar la nata y la mantequilla en otro bol o cazo a fuego medio o en el microndas. Llevar a ebullición. Retirar del fuego y verter inmediatamente sobre el chocolate. Remover hasta que se haya derretido completamente el chocolate y se forme una crema homogénea, suave y sin grumos. Enfriar hasta que espese un poco.

Desmoldar la tarta y verter el ganache sobre el pastel. Con el dorso de una cuchara o espátula extenderlo por toda la superficie. Volver a poner en la nevera unas cuantas horas o toda la noche. 

Sacar de la nevera unos minutos antes de servir y decorar al gusto.

Nota: Las cantidades entre paréntesis son las proporciones correspondientes por si os gusta un poco más baja. Para mi gusto ésta queda un poco alta.