Costa del Este es un punto de encuentro con la naturaleza, sin dejar de proveernos del confort y el servicio que esperamos de un lugar turístico. Donde podemos programar nuestras vacaciones, logrando sin duda en cualquier momento del año el tan anhelado descanso. 

Por su entorno repleto de pinos y su playas desiertas y agrestes, donde reinan la paz y la tranquilidad por sobre todo lo demás, es que, con el pasar de los años muchos turistas que conocieron este hermoso paraje quedaron encantados con su hechizo. Mar, bosque y una incipiente y ordenada urbanización que pocos sitios, no tan lejanos de Capital Federal y Gran Buenos Aires, puedan ofrecer.

Vista de las casas desde la Av. Interbalnearia

Vista desde el interior posterior hacia el costado del terreno