001. Los Movimientos de Vanguardia: El arte como protesta.

Se denomina “Vanguardias” a las corrientes artísticas que en el siglo XX intentaron destruir la estética que el arte había forjado durante los siglos anteriores. Se la llama así por su impulso belicista: “vanguardia” es un término que se toma de la jerga de la guerra y significa “grupo de soldados que marchan delante del batallón”. Si bien el termino tiene un origen militar el poeta vanguardista no se comporta como un general que le pide a sus soldados disciplinados que los sigan; el poeta vanguardista se vuelve hacia sus contemporáneos y los escandaliza con imágenes del mundo moderno, trata de mostrar que el arte puede estar en la calle y que hay que desprenderse de tabúes y prejuicios. No es un general que exige disciplina, sino un creador que ama el desorden.

Los representantes de este movimiento se consideraban ubicados en puestos de avanzada respecto de poéticas anteriores, ya que querían renovar radical y violentamente el arte contemporáneo. Todo esto para lograr una nueva manera de expresarse que fuera acorde a los vaivenes de sociedad contemporánea.

En aquel tiempo, los hechos políticos y sociales se sucedían vertiginosamente y por ello los artistas vieron la necesidad de hallar una nueva manera de expresión en contra de la estética tradicional que valoraba el culto a lo bello y a lo armónico; y que por eso mismo constituía ya una concepción caduca de arte. Así, las poéticas de vanguardia son una respuesta de los aristas a la realidad caótica que los rodea y que estaba signada por los despojos que la primera guerra mundial estaba produciendo en la sociedad europea y mundial. La poesía pasa a ser en ese contexto el más eficaz espejo de la crisis y de la fractura existencial del hombre.

Además del conflicto bélico, la crisis del hombre del siglo XX fue producida también por el resquebrajamiento de la concepción del mundo vigente hasta ese momento.

Comments