COMUNIDAD KOGUI

Creación

Primero estaba el mar. Todo estaba oscuro.
No había sol, ni luna, ni gente, ni animales, ni plantas
Sólo el mar estaba en todas partes.
El mar era la Madre.
Ella era agua y agua por todas partes
y ella era río, laguna, quebrada y mar
y así ella estaba en todas partes.
Así primero, sólo estaba la Madre.
Se llamaba Gualchovang.
La Madre no era gente, ni nada, ni cosa alguna.
Ella era Aluna [pensamiento o idea].
Ella era espíritu de lo que iba a venir
y ella era pensamiento y memoria.
Así la Madre existió sólo en aluna en el mundo
mas bajo,
en la profundidad, 
sola.

Entonces cuando existió así la Madre,
se formaron arriba las tierras, los mundos, hasta donde
  esta nuestro mundo.
Eran nueve mundos y se formaron así:
Primero estaba la Madre, el agua y la noche
No había amanecido aún.
La Madre se llamaba entonces Se-ne-Nuláng.
También existía un Padre que se llamaba Kata Ke-ne-ne-Nuláng.
Ellos tenían un hijo que llamaban Bunkua-sé.
Pero ellos no eran gente, ni nada, ni cosa alguna.
Ellos eran aluna. Eran espíritu y pensamiento.
Eso fue el primer mundo, el primer puesto y el primer instante.

Entonces se formó otro mundo más arriba, el segundo mundo.
Entonces existía un Padre que era un tigre.
Pero no era tigre como animal, sino era tigre en aluna

Entonces se formó otro mundo más arriba, el tercer mundo.
Ya empezó a haber gente. Pero no tenían huesos ni fuerza.

Eran como gusanos y lombrices.
Nacieron de la Madre.

Entonces se formó el cuarto mundo.
Su Madre se llamaba Sáyaganeya-yumáng
y había otra Madre que se llamaba Disi-se-yuntaná
y un Padre que se llamaba Sai-taná.
Este Padre fue el primero que sabía ya cómo iba a ser
    la gente de nuestro mundo
y fue el primero que sabía que iba a tener cuerpo,
   piernas brazos y cabezas.

Entonces se formó otro mundo y en este mundo estaba
   la Madre Enkuane-ne-nuláng.
Entonces no había cosas todavía, pero ahora se formó la primera casa,
no con palos ni bejuco ni paja, sino de aluna, en el espíritu, no más.
Entonces ya existían Kashindúkua, Noana-se y Nánacu.
Entonces ya había gente, pero aún les faltaban las orejas, los ojos y las narices.
Sólo tenían pies.
Entonces la Madre mandó que hablaran.
Fue la primera vez que la gente habló,
pero como no tenían lenguaje todavía, iban y decían:
sai-sai-sai (“noche-noche-noche”)
ya había cinco mundos.

Entonces se formó el sexto mundo.
Su Madre era Bunkuáne-ne-nuláng; su Padre era Sai chaká.
Ellos ya iban formando un cuerpo entero con brazos,
   pies y cabeza.
Entonces empezaron a nacer los Dueños del Mundo.
Eran primero dos: el Bunkua-se azul y el Bunkua-se negro.
Se dividió el mundo en dos partes en dos lados:
el Azul y el Negro,
y en cada uno había nueve Bankua-se.
Los del Lado Izquierdo eran todos Azules
y los del Lado Derecho eran todos Negros.

Entonces se formó el séptimo mundo y su Madre era Ahunyika.
Entonces el cuerpo aún no tenía sangre
pero ahora comenzaba a formarse sangre.

Entonces se formó el octavo mundo y su Madre se llamaba Kenyajé.
Su Padre era Ahuína-Katana.
Pero cuando se formó este mundo lo que iba a vivir
   luego, no estaba aún completo.
Pero ya casi.
Entonces había aún agua en todas partes
Aún no había amanecido.

Entonces se formo el noveno mundo.
Pero no había tierra aún.
Aún no había amanecido. 

COMUNIDAD KOGUI

Comments