Elementos‎ > ‎Fuego‎ > ‎

Amiga contraria

   
 
 

XXI
Amiga contraria
 
Alguna vez las piedras fueron fuego
y sólo es necesario recordarles
que tuvieron el color de las llamas
antes del miedo y la fría vergüenza;
del gélido hastío y de la costumbre;
de niños, cargos o magistraturas;
antes de que los fogones prendieran;
de crear un hogar o de escaparse.
Almas que, ardiendo como el sol de octubre,
entre el nacimiento y la extinción tiemblan
sin saber que guían a los que vuelven.


[Félix Tamayo: Sharon P. Cortesía del autor.]
Comments