C. Degustamos, recitamos... y disfrutamos.

Muchos de nosotros no habíamos visto una higuera o probado higos o brevas, así que antes de recitar los poemas, pasamos por la experiencia de tocar las hojas de una higuera, oler su aroma y saborear sus frutos.

POEMA 11



LA HIGUERA

A LA OLVIDADA HIGUERA


Comments