Elige tu Grado‎ > ‎

10 preguntas claves sobre cómo elegir un grado

Decidir qué carrrera vas a estudiar es, seguramente, una de las decisiones más importantes de tu vida. Tu formación, tus aptitudes, tus preferencias... Todo influye y todo es importante a la hora de tomar una decisión. Con el fin de orientarte, te presentamos una serie de consejos que te harán reflexionar y te guiarán en este apasionante camino para elegir tu futuro.

1. ¿Qué es lo primero que tengo que saber?

Tomar una decisión tan importante como la de elegir un grado requiere una reflexión previa. Para ello, y a lo largo de todo el proceso, deberás ir recabando la máxima información posible. En especial, la relativa a los siguientes aspectos:


2. ¿Cómo puedo conocer mejor mis capacidades y actitudes?

Elegir una carrera que se adapte a tus capacidades, acorde con tu manera de ser y que realmente te guste, garantizará el éxito de tus estudios. De ahí, la importancia de profundizar en el conocimiento de ti mismo.

El indicador más fiable para valorar ciertas cualidades personales suele ser el expediente académico. Analiza tu rendimiento en las materias directa o indirectamente relacionadas con las carreras que más te interesan, y habla con tus profesores y tutores, ellos también pueden ayudarte.

La creatividad, la iniciativa y la responsabilidad son otros aspectos personales que tienes que tener en cuenta a la hora de inclinarte por una o por otra carrera. Cualidades que, sin lugar a dudas, desarrollarás con más profundidad durante tu paso por la universidad.

3. ¿Tengo claras mis preferencias e intereses?

A veces, saber qué es lo que realmente te gusta no es tan fácil como parece. Y más cuando no conoces todas las alternativas. En estos casos, necesitas información que estimule tu curiosidad.

En general, puedes determinar tus preferencias o intereses bajo dos puntos de vista:

  • Interés por el contenido de unos determinados estudios. Por ejemplo, si actualmente sientes especial interés por la asignatura de Biología, una de tus opciones universitarias puede ser la carrera de Biología. Si determinas tus preferencias basándote en esta opción, es importante que tengas en cuenta todas las salidas profesionales de la titulación cuyos contenidos te resulten más atractivos. Para ello, una buena fuente de información son los familiares o amigos que hayan cursado estos estudios. Además, es importante que aproveches las oportunidades que se te presenten para mantener contactos con profesionales o profesores de universidad.
  • Interés por determinados ámbitos profesionales. Si lo que te atrae es el ejercicio de una determinada profesión o un ámbito profesional más genérico, como por ejemplo, el mundo empresarial, infórmate sobre las diferentes opciones que te pueden capacitar para ejercer la profesión elegida.
    En el caso de que no tengas claro cuáles son tus intereses, intenta encontrar la respuesta en las profesiones de la gente que tienes más cerca. Mira a tu alrededor. Pregunta a tus familiares y amigos. Averigua la trayectoria profesional de las personas que más admiras. Busca en los medios de comunicación. Sé curioso. A veces, la solución está más cerca de lo que imaginas.
    Es bueno que sepas que los principales factores de éxito en una carrera universitaria son el esfuerzo y la dedicación del alumno. El motor que te impulsará durante el periodo universitario será tu interés por la carrera y por tu futuro profesional.

4. ¿Qué tengo que saber sobre las salidas profesionales?

Los años de universidad son clave para desarrollar y forjar tu personalidad y tus competencias profesionales básicas. Las salidas profesionales de una carrera son importantes, pero tu actitud durante tu paso por la universidad todavía lo es más. Y es que, no existen carreras con salidas, sino personas con salidas. La universidad es mucho más que la "capacitación para un empleo". Es el inicio de un proyecto personal y profesional.

Existen muchas más profesiones que titulaciones. Infórmate, analízalas, pregunta. Intenta descubrir cuáles son las que te resultan más atractivas, pero "a priori" no cierres puertas. Ábrelas.

Además, es preciso saber que no hay que tomar al pie de la letra los rankings de oferta y demanda de los titulados universitarios. En realidad, a la hora de contratar a una persona, la empresa valora su iniciativa, su creatividad, su capacidad de trabajar en equipo, su vocación de servicio... Cualidades que no dependen de la titulación elegida, sino que parten de la actividad de la persona.

5. ¿Dónde busco información sobre los grados que me interesan?

Tomar una decisión sin información aumenta las posibilidades de equivocarse. Solicita y busca información sobre las carreras que te interesan. Internet, la Biblioteca o el departamento de orientación del colegio son grandes fuentes de información. Recopila la documentación sobre cada carrera de manera sistemática: en qué consiste, duración, perfil del estudiante, horas de clase, dificultad, salidas profesionales... Analiza la información, compárala y pregunta. ¡No te quedes con dudas! Amplia tu información para elegir grado en esta página de nuestra web.

6. ¿Cómo puedo conocer el grado de dificultad de un grado?

El nivel de exigencia y dedicación puede variar notablemente en función del grado y/o universidad elegida. Además, el grado de dificultad de cada materia tiene un importante componente subjetivo: la facilidad, la vocación o el interés que cada persona tenga por dicha disciplina.

Sin embargo, el tiempo de dedicación o el trabajo personal que exigen las diferentes materias se pueden medir "grosso modo" según los siguientes baremos:

  • Una materia considerada "difícil", con 5 horas de clase a la semana, puede exigir entre 7 y 8 horas semanales de estudio personal.
  • Una materia de dificultad media, impartida en 4 horas semanales, exigirá el mismo tiempo de trabajo personal: 4 horas.
  • Una materia sencilla, con pocas horas semanales de clase, exigirá entre una hora y media, y dos horas de dedicación.

7. ¿Opto por una doble titulación o por complementar un grado con otros estudios?

En los últimos años, y gracias a la actual configuración del sistema universitario, es posible cursar programas que permiten obtener una doble titulación. Por lo general, las dobles titulaciones amplían el horizonte profesional del alumno pero, como es lógico, exigen un mayor grado de capacidad y dedicación.

Analiza tu perfil y valora si merece la pena que inviertas tus esfuerzos en una doble titulación o es mejor que optes por una sola y la complementes con idiomas, estancias en el extranjero, actividades culturales y sociales, postgrados u otros cursos específicos...

8. Tengo suficiente información. Y ahora, ¿qué hago con ella?

Acertar a la primera en la elección de una carrera no es nada fácil. Por eso es importante que, una vez hayas recopilado toda la información que necesitas, sepas qué hacer con ella. Unos consejos:
  • Busca el equilibrio entre tus intereses y tus capacidades. Tu preferencias, es decir, tu vocación profesional, te ayudarán a aumentar el rendimiento de tus capacidades. Aun así, es preciso que valores si tus cualidades alcanzan el nivel mínimo exigido para afrontar unos determinados estudios.
  • Compara las asignaturas de Bachillerato y los contenidos de las titulaciones. Cuando no te resulte fácil establecer este paralelismo, como en los casos de Derecho o Enfermería, intenta profundizar en el análisis del contenido de los estudios y apoya tu decisión en el interés que te suscitan las áreas de conocimiento y los ámbitos profesionales que abarca la carrera.
  • Si al final del proceso de orientación sigues teniendo dudas, puedes optar por una carrera que te forme en los aspectos globales del área de conocimiento que más te interesa. Puedes estudiar, por ejemplo, Biología, Humanidades, Administración y Dirección de Empresas o Ingeniería Industrial, carreras que te permiten especializarte posteriormente.

9. ¿Quién puede asesorarme?

  • El orientador del colegio.
  • Profesionales
  • Profesores de universidad

10. ¿Y si no consigo entrar?

En ocasiones, la elección sobre el futuro universitario se retrasa hasta saber si se podrá cursar la carrera escogida o no. En estos casos, se pone de manifiesto que la decisión no está suficientemente madurada, hecho que puede llevar al estudiante a elegir una carrera equivocada. Es importante que tengas en cuenta este punto. Mostrar interés por tu futuro durante el Bachillerato, te ayudará a conseguir tus objetivos. No olvides que este será el motor que te impulsará durante el periodo universitario.

También puede ocurrir que, a pesar de que tengas muy claro lo que quieres estudiar, te quedes fuera del proceso debido a la nota de corte o a las pruebas de admisión. En estos casos, no existe una receta única. A veces, es aconsejable repetir las pruebas de acceso el año siguiente, y aprovechar, mientras tanto, para mejorar la formación en otros aspectos. Otras, es recomendable optar por estudios similares a los que inicialmente se tenía pensado acceder.

Cada caso es diferente. Si puedes, recurre al asesoramiento de algún experto y revisa de nuevo la información que has recogido durante todo el proceso.


Comments