El decreto del todo vale