Madroño


Nombre Común: 
Madroño                   

    Nombre Científico:   Arbustus unedo

    Familia:   Ericáceas

    Clase:  Angiospermas dicotiledóneas 

    Protección CLM:  Ley Protección Cubiertas Vegetales Naturales 

 

Descripción de la planta: Arbusto o pequeño arbolillo que, por lo general, no suele superar los 2 ó 3 m de altura, pero que si crece en un terreno rico y fresco y no sufre podas, puede llegar a alcanzar los 12 m. Es fácilmente distinguible por sus ramitas jóvenes de color rojizo y por sus hojas perennes, de forma y color similares a los del laurel, pero de tamaño algo más pequeño.

Las flores tienen forma de urna, son blanquecinas y nacen agrupadas en ramilletes colgantes; su época de aparición coincide con el final del verano o la llegada de las primeras lluvias del otoño. Al año siguiente, cuando surgen las nuevas flores, las antiguas maduran y se transforman en frutos redondeados de tipo baya, con las superficies rugosas y coloreadas de rojo por fuera y amarillo por dentro.

 

Hábitat: El madroño crece normalmente asociado a los bosques de encinas o alcornoques, así como a los matorrales; también puede crecer en bosques cerrados de robles. No muestra ningún tipo de predilección por el terreno, ya que puede encontrársele tanto en suelos calcáreos como silíceos; este mismo dato se puede hacer extensible a la altitud, pues el madroño puede situarse desde los 1.200 m hasta cotas muy cercanas al nivel del mar.

 

Usos: Aunque los frutos son comestibles, no suelen consumirse en gran cantidad, pues su sabor es áspero y poco grato.

Precisamente a ello se debe el nombre específico (unedo) que lleva el madroño, pues los romanos opinaban que no debía comerse nunca más de un fruto, ya que producían fuertes dolores de cabeza y borrachera.

Su dura madera de color pardo rojizo se emplea para tallar objetos y como combustible, y las hojas antiguamente se empleaban en medicina naturista por sus propiedades antisépticas y astringentes.

 

Área de distribución:



Curiosidades:

Componentes activos: La corteza contiene tanino, así como las hojas y los vástagos jóvenes, y glucósido unedósido.

 

Aplicaciones terapéuticas: Se utilizan corteza y hojas (para este fin, no se utilizan los frutos). Tomadas en infusión, sus hojas y su corteza cortan la diarrea. Una decocción de hojas (dejar hervir durante 10 min. 25 gr en 1/2 litro de agua) combate la oclusión del hígado. También se utilizan como astringentes.

 

Aplicaciones culinarias: Los frutos son comestibles, aunque cuando están muy maduros contienen una proporción importante de alcohol por lo que su consumo puede conducir a embriaguez además de resultar muy indigestos, por esto mismo se han utilizado para la elaboración de aguardiente, también licores y mermeladas.

 

Aplicaciones mágicas: Desde los tiempos de la antigua Grecia, se utilizaba en exorcismos y para proteger a los niños pequeños.