El ajo rojo‎ > ‎

Cultivo del ajo


Los principales trabajos en el cultivo del ajo son:

-Siembra: Proceso manual del ajo según la mengua de la luna, diciembre o enero. El sembrado se realiza manualmente diente por diente.


-Castrado: eliminación manual de los castrones del ajo o escapos florales. Esta labor se realiza una o dos veces desde la siembra hasta el arrancado.

Ajo antes del castrado
Castrado
Ajo tras el castrado


-Tratamiento: al ser un producto ecológico, solo se utilizan productos naturales antifúngicos, principalmente contra la roya.

-Arrancado: ultima semana de junio o primera de julio. Se realiza con la ayuda de un motocultor primero y posteriormente se agrupan en manojos manualmente.





-Desterrado: separación de las raíces y tierra adherida de la cabeza del ajo. Con la ayuda de una cuerda fina se separa el ajo de las raíces y la tierra de manera manual y uno por uno para conseguir un ajo limpio. Luego se deja secar en el campo al sol durante 3-4 días,



-Majado: se golpea el tallo del ajo con una maza de madera para facilitar su horqueado (trenzado). Una vez realizado el majado se separa el ajo según sea el tamaño del diámetro de cada cabeza:
    · Ajo grande: calibre 55-60 mm
    · Ajo mediano: calibre 50-55 mm
    · Ajo pequeño: calibre 45-50 mm
    · Ajo cascabel: calibre 40-45 mm

Majado

-Horqueado: Es un proceso nada fácil que requiere su práctica y paciencia y en el que la experiencia es algo fundamental. Debido a sus especiales características intentaremos explicar su elaboración de una forma sencilla.
Se cogen tres cabezas de ajo con las hojas mirando hacia ti y se comienza a trenzar. Primero la de la izquierda pasa sobre la del centro hacia la derecha, la de la derecha pasa sobre la del centro hacia la izquierda, y así sucesivamente. Este primer paso es el más complicado porque hasta que la trenza no esta formada los ajos se mueven y separan fácilmente.
Cada vez que se hace un cruce se añade una cabeza del lado que te queda más bajo, sujetando sus hojas contra las de la anterior. Y así hasta las 30 cabezas que tiene cada “brazo” de la horca. Una vez trenzados los dos “brazos” por separado, se unen cada una de las tres hojas de un “brazo” con una de las hojas del otro y se siguen trenzando hasta que se hace una lazadita al final para que la horca quede bien sujeta.

Trenzado 1Trenzado 2Trenzado 3




-Secado: se dejan secar las horcas al sol durante varios días para conseguir una mejor conservación.

Secado 1Secado 2