Origen histórico del Cuerpo de Bomberos

 

 …la Cámara de Comercio,

promovió su fundación.

Por: Lic. Rigoberto Losoya Reyes

 21 abril de 2010

A principios de la década de los cuarenta, aún no se contaba con un Departamento Municipal de Bomberos debidamente equipado para atender los incendios ocurridos en esta ciudad de Piedras Negra. Como es de suponerse, las pérdidas resultaban cuantiosas o totales cuando un particular o comerciante sufría de un siniestro de esta naturaleza.

A raíz de esta situación tan grave, don Santiago E. Treviño expuso esta urgentísima necesidad  a la Cámara Local de Comercio con el propósito de organizarse y reunir la cantidad necesaria para invertir en la compra de material y equipo contra incendios. Esta iniciativa fue acogida con entusiasmo y se nombró inmediatamente un Comité que se denominó “Pro-Apagadora” con el objetivo de reunir los recursos necesarios para adquirir el equipo necesario para habilitar un Departamento de Bomberos.

Entre las personalidades que lo formaron se pueden citar a  Francisco N. García, Generoso Montemayor, Santiago E. Treviño, Ramón Purón, Isidro Viguera, Santiago Riddle y Proceso Barrera. Este proyecto se concretó finalmente el 11 de mayo de 1943 cuando se compró la  maquina extinguidora de incendios. Como no se contaba con un local adecuado para su resguardo y su mantenimiento implicaba un gasto significativo, se solicitó a la Dirección de Bienes Nacionales que la H. Junta  Federal de  Mejoras Materiales de esta ciudad, se hiciera cargo de mantener este servicio activo, tal y como ocurría en Nuevo Laredo, Tamaulipas. Sin embargo, esta dependencia no aceptó la propuesta,  por lo que vino a salvar esta situación,  el Presidente Municipal, licenciado Cesar A. Valdés Hernández quien dispuso que el Municipio se hiciera responsable de pagar el sueldo del Jefe de Bomberos, el combustible para la maquina y los servicios de luz, gas y teléfono.

El señor Onésimo Elizondo tuvo la gentileza de facilitar gratuitamente un local frente a la Plaza de los Héroes, en donde se instaló  el Departamento de Bomberos. Por otra parte, el municipio emprendió el proyecto de construir un edificio destinado para alojar al nuevo Cuerpo  de Bomberos, mismo que fue inaugurado  el día 12 de octubre de 1944,  dotado con dormitorios, área de lectura y entretenimiento. Este edificio se construyó en el mismo terreno del Frontón. Para formalizar el funcionamiento del departamento de bomberos, el Gobierno del Estado expidió el primer Reglamento del Cuerpo de Bomberos de Piedras Negras. De acuerdo a este ordenamiento se creó una Comisión Supervisora de dicho Cuerpo, misma que estuvo conformada por Cesar A. Valdés Hernández, como Presidente, Santiago E. Treviño como Tesorero y Santiago Riddle como Secretario. Este Patronato, tenia la encomienda de verificar el buen funcionamiento del Departamento de Bomberos y hacerse cargo de sus gastos, para lo cual, se dispuso que los ingresos provenientes del impuesto especial de l 2 al millar anual aplicado al valor catastral de las fincas urbanas, fueran canalizados a este Departamento. Para la compra del equipo contra incendios, se invirtieron 35 mil pesos y 15 mil para el edificio. La nómina  del Primer Cuerpo de Bomberos estuvo integrada por Francisco Muñoz Dávila como Jefe, dos maquinistas y 35 bomberos voluntarios. Cada uno de ellos tenia derecho a un seguro de vida de 500 pesos y gozaban de un servicio medico. La labor de este departamento no se hizo esperar, e inmediatamente se avocaron a la colocación de 29 hidrantes para cubrir un área de protección de 175 manzanas de la población y las Colonias Roma, González, Morelos, Bella Vista y una parte de la Madero. Se inicio una vinculación de amistad y cooperación con el Departamento de Bomberos de Eagle Pass, Texas.  Para la compra de la primera maquina extinguidora, se solicitó la cooperación de comerciantes, empresas y particulares que generosamente contribuyeron a realizar este proyecto a iniciativa de la Cámara de Comercio. El Cuerpo de Bomberos atendió eficientemente una gran cantidad de llamados por siniestros ocurridos en fincas y edificios, sin embargo, uno que quedó registrado en la historia  es el de la Aduana Fronteriza, ocurrido el 6 de mayo de 1944,  mismo que requirió mas de doce horas para sofocarlo y causó una perdida irreparable en lo material y en lo   histórico. El Departamento Municipal del Cuerpo de Bomberos es en la actualidad una institución digna de todo respeto. Los ciudadanos de Piedras Negras, no tienen más que elogios y palabras de agradecimiento por su loable labor que presta a la comunidad.

Comments