ESTA COMPROBADO, el imperialismo a fabricado una guerra, con premeditación y cobarde alevosía, diseño el plan desde octubre del 2010, los servicios secretos franceses y la C.I.A compraron a cobardes traidores que estaban en el entorno del coronel Gadaffi, contrataron, armaron y entrenaron a mercenarios incluidos combatientes de Al Qaeda, el gobierno Libio descubre la conspiración arresta a un general rebelde en Bengazi y lo lleva Tripoli pero el plan ya estaba en marcha, la prensa internacional reproduce falsas pruebas sobre crímenes pero no muestra ninguna prueba… El Consejo de Seguridad de la ONU que actúa hoy como ministerio de guerra del imperialismo da una resolución para dar legalidad al plan elaborado por Francia y EE.UU que incluye: Magnicidio contra el líder Libio, Dividir Libia e Instaurar un Gobierno Títere que facilite el saqueo energético (petróleo y Gas).

Pero con lo que no contaba el imperialismo era con la firme determinación del gobierno Libio por defender su soberanía y libre autodeterminación y el gigantesco apoyo de solidaridad y amistad en todas partes del mundo, todos los pueblos van comprendiendo que la intervención militar y la conspiración Francesa y de EE.UU es la responsable de la muerte causada por sus mercenarios terroristas contra civiles y las fuerzas legitimas del coronel Gadaffi que defienden su país.

No se puede ser insensible, debemos parar esta guerra porque en esencia es ilegal, injusta y cruenta. Si Rusia y China se equivocaron en abstenerse cuando se aprobó la resolución de guerra hoy los pueblos del mundo les llaman a estar a la altura de la historia, son los únicos con poderío militar que pueden parar esta locura imperialista, Rusia y China deben retomar el equilibrio estratégico como regentes de la verdadera paz mundial, que detenga las absurdas guerra e injerencias en países libre de la enfermedad imperialista, su intervención hoy en libia es vital en el plano diplomático y militar, ellos deben hacer sentir su poderío O SE PARA LA GUERRA O ENTRAMOS A DEFENDER UN GOBIERNO LEGITIMO COMO EL DE LIBIA, sería una actitud valiente urgentemente esperada por los que verdaderamente quieren paz, democracia y dignidad. Salvaría millones de vidas humanos y conservaría la vida del planeta que los imperialistas la están destruyendo.

RAZONES Y PRETEXTOS FALSOS:

¿POR QUÉ ESTÁN HACIENDO LA GUERRA A LIBIA?

Por Diana Johnstone

La razón número uno: El cambio de régimen.

Esto fue anunciado como el objetivo real el momento el presidente francés, Nicolas Sarkozy, dio el paso extraordinario de reconocimiento de los rebeldes en Bengasi como "el único representante legítimo del pueblo libio". Este reconocimiento fue una violación extraordinaria de toda la práctica diplomática y de principios. Esto significaba el no reconocimiento del gobierno actual de Libia y sus instituciones, que, contrariamente a los conceptos mágicos que rodean la palabra "dictador", no puede reducirse a la personalidad de un hombre fuerte. Una gran nación europea, Francia, barrió todas las instituciones para proclamar que un oscuro grupo de rebeldes en una zona tradicionalmente rebelde de Libia constituido gobierno legítimo de la nación del norte africano.

Puesto que de hecho esto no fue claramente cierto, sólo podía ser la proclamación de un objetivo a alcanzar por la guerra. El anuncio francés equivalía a una declaración de guerra contra Libia, una guerra para derrotar a Gadafi y poner a los rebeldes misteriosa en el poder en su lugar.

Falso Pretexto número uno: "proteger a los civiles".

La falsedad de este pretexto es obvio, en primer lugar, porque la resolución de la ONU que autoriza la acción militar "para proteger a los civiles", fue elaborado por Francia - cuyo objetivo era claramente un cambio de régimen - y sus aliados occidentales. Si el interés real del Consejo de Seguridad de la ONU ha de "proteger vidas inocentes", tendría, podría tener, debería haber enviado una misión de gran observador neutral para averiguar lo que realmente estaba sucediendo en Libia. No había ninguna prueba de las reclamaciones rebeldes que el régimen de Gadafi fue civiles sacrificio. Si hubiera habido una prueba visible de tales atrocidades, podemos estar seguros de que se han mostrado regularmente en la televisión prime time. No hemos visto ninguna prueba de tales. Una misión de la ONU de investigación podría tener muy rápidamente las cosas claras, y el Consejo de Seguridad podría haber actuado sobre la base de información objetiva y no de las demandas de los rebeldes que buscan la ayuda internacional para su causa.

En cambio, el Consejo de Seguridad, ahora era poco más que un instrumento de las potencias occidentales, se apresuró adelante con las sanciones, la remisión de presuntos actual o esperado "crímenes contra la humanidad" a la Corte Penal Internacional, y finalmente una autorización de una "zona de exclusión aérea" que las potencias occidentales estaban seguros de interpretar como una licencia para librar una guerra total contra Libia.

Una vez que los Estados Unidos y sus principales aliados de la OTAN están autorizados para "proteger a los civiles", lo hacen con los instrumentos que tiene: los ataques aéreos, bombardeos y misiles crucero. misiles de ataques aéreos, bombardeos y cruceros no están diseñadas para "proteger a los civiles", sino para destruir objetivos militares, lo que inevitablemente lleva a matar a civiles. Aparte de "daños colaterales" como, ¿qué derecho tenemos para matar a militares libios dotación de aeropuertos y otras instalaciones de defensa de Libia? ¿Qué han hecho con nosotros?

Razón número dos: Porque es fácil.

Con las fuerzas de la OTAN empantanado en Afganistán, algunos dirigentes alianza (pero no todos ellos) podría pensar que sería una clara idea de agarrar una victoria rápida y fácil en un pequeño y agradable "guerra humanitaria". Esto, que puede esperar, podría revivir el entusiasmo por las operaciones militares y aumentar la popularidad de abanderamiento de los políticos capaz de pavonearse como campeones de la "democracia" y los destructores de "dictadores". Libia se parece a un blanco fácil. Hay que tener un país enorme, sobre todo del desierto, con sólo alrededor de seis millones de habitantes. instalaciones de defensa del país están ubicados a lo largo de la costa mediterránea, a poca distancia de los aviones caza de la OTAN país y misiles crucero de EE.UU.. Libia fuerzas armadas son pequeños, débiles y no probadas. Se ve como una presa fácil, no es tan fácil como Granada, pero no más difícil que Serbia. Sarkozy y la empresa puede esperar para que muestren su puntal de la victoria en el corto plazo.

Falso Pretexto número dos: árabes pidieron esta guerra.

El 12 de marzo, la reunión de la Liga Árabe en El Cairo anunció que respaldó una zona de exclusión aérea en Libia. Esta cobertura prevista para la operación dirigida por Francia semi-OTAN. "Estamos respondiendo a las demandas del mundo árabe", que podría reclamar. Pero, ¿qué mundo árabe?Por un lado, Sarkozy descaradamente presentó su cruzada contra Gadafi como una continuación de las revueltas democráticas en el mundo árabe en contra de sus líderes autocráticos, mientras que al mismo tiempo, pretender responder a la demanda de ... la autocrática la mayoría de los líderes, a saber, la Estado del Golfo príncipes, se afanosamente la supresión de sus propios levantamientos democráticos. (No se sabe exactamente cómo la Liga Árabe llegó a esta decisión, pero Siria y Argelia expresaron fuertes objeciones.)

La opinión pública occidental se espera que no se dan cuenta de que los líderes árabes tienen sus propias razones para odiar a Gadafi, que no tienen nada que ver con las razones para odiar a lo expresado en el Oeste. Gadafi ha dicho abiertamente que fuera a la cara, que apunta a la traición de Palestina, su traición, su hipocresía. El año pasado, por cierto, el ex diputado británico George Galloway relató cómo, en contraste con la obstrucción del gobierno egipcio de la ayuda a Gaza, su caravana de ayuda había tenido su carga humanitaria se duplicó durante una escala en Libia. Gadafi hace mucho tiempo le dio la espalda al mundo árabe, teniendo en cuenta sus líderes sin esperanza, y se volvió a África.

Si bien la postura egoísta de la Liga Árabe contra Gadafi fue aclamado en Occidente, se prestó poca atención a la oposición unánime de la Unión Africana a la guerra contra el líder libio. Gadafi ha invertido enormes cantidades de ingresos procedentes del petróleo en el África subsahariana, la construcción de infraestructura y la inversión en el desarrollo. Las potencias occidentales que derrocarlo seguirán comprando petróleo de Libia como antes. La principal diferencia podría ser que los nuevos gobernantes, puesto en marcha por Europa, seguirá el ejemplo de los jeques árabes y la Liga de cambio de sus ingresos de petróleo de África a la Bolsa de Londres y los comerciantes de armas occidentales.

Real Razón número tres: Debido a Sarkozy seguido el consejo de BHL.

El 4 de marzo, el dandy literario francés Bernard-Henri Lévy ha mantenido un encuentro privado en Benghazi con Moustapha Abdeljalil, un ex ministro de Justicia que se ha convertido abrigos para convertirse en líder de los rebeldes "Consejo Nacional de Transición". Esa misma noche, BHL llama Sarkozy en su celular y obtuve su consentimiento para recibir a los líderes de NTC. La reunión tuvo lugar el 10 de marzo en el palacio del Elíseo en París.Como se informó en Le Figaro por el veterano periodista Renaud Girard internacional, con eso Sarkozy anunció a los libios encantado el plan que había urdido con BHL: el reconocimiento de la NTC como el único representante legítimo de Libia, el nombramiento de un embajador de Francia en Bengasi, ataques de precisión en Libia aeropuertos militares, con las bendiciones de la Liga Árabe (que ya había obtenido). El ministro francés de Asuntos Exteriores, Alain Juppé, se sorprendió al enterarse de este giro dramático en la diplomacia francesa después de los medios de comunicación.

Gadafi ha explicado en longitud después de la sublevación comenzó que no podía ser llamado a renunciar, debido a que ocupó ningún cargo oficial. Era, insistió, sólo una "guía", a quien el pueblo libio podría acudir para asesoramiento sobre cuestiones controvertidas.

Resulta que los franceses también tienen un guía espiritual no oficial: Bernard-Henri Lévy. Mientras Gadafi lleva trajes coloridos y habita en una tienda de campaña, BHL viste impecable camisa blanca abierta por el pecho varonil y se cuelga en la sección de Saint-Germain-des-Prés de París. Tampoco fue elegido. Tanto el ejercicio de su poder de maneras misteriosas.

En el mundo anglo-americano, Bernard-Henri Lévy es considerado como una figura cómica, al igual que Gadafi. Su "filosofía" tiene alrededor de tantos seguidores como el Pequeño Libro Verde de la guía de Libia. Pero BHL también tiene dinero, mucho, y es el amigo de mucho más. Ejerce una enorme influencia en el mundo de los medios de comunicación franceses, invitando a periodistas, escritores, figuras del espectáculo a su paraíso de vacaciones en Marrakech, sirviendo en la junta de directores de los dos principales "de centro-izquierda", prensa diaria, Libération y Le Monde. Escribe regularmente en cualquier publicación que quiere incorporar, aparece en cualquier canal de televisión que elige. Por la gente común en Francia, que es ampliamente detestado. Pero no podemos esperar una resolución del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas para deshacerse de él.

Diana Johnstone es el autor de la Cruzada de los locos: la OTAN y occidental. Delirios Yugoslavia Ella puede ser contactada en diana.josto@yahoo.fr

ALGUNAS MENTIRAS

SOBRE LA GUERRA DE LIBIA

Por Thierry Meyssan

Se dice que en una guerra la primera víctima es la verdad. Las operaciones militares en Libia y la resolución 1973 que les sirve de base jurídica no son la excepción de la regla. Son presentadas al público como necesarias para proteger a la población civil víctima de la represión indiscriminada del coronel Gadafi. En realidad tienen objetivos imperialistas clásicos. Veamos algunos elementos clarificadores.

Crímenes contra la humanidad

Con tal de empeorar el panorama, la prensa atlantista hizo creer que los cientos de miles de personas que huían de Libia estaban tratando de escapar de una masacre. Agencias de prensa hablaron de miles de muertos y de «crímenes contra la humanidad». La resolución 1970 denunció ante la Corte Penal Internacional posibles «ataques sistemáticos o generalizados contra la población civil».
El conflicto libio tiene en realidad una lectura política y, a la vez, una lectura en términos tribales. Los trabajadores inmigrantes han sido las primeras víctimas del enfrentamiento. Bruscamente, se han visto obligados a partir. Los combates entre los partidarios de Gadafi y los sublevados han sido ciertamente sangrientos, pero no en las proporciones anunciadas. Nunca hubo una represión sistemática contra la población civil.

Apoyo a la «primavera árabe»

En su discurso ante el Consejo de Seguridad, el ministro francés de Relaciones Exteriores Alain Juppé elogió la «primavera árabe» en general y la insurrección libia en particular.

Su lírico discurso escondía negras intenciones. No dijo ni una palabra sobre la sangrienta represión en Yemen y en Bahrein, pero elogió al rey Mohamed VI de Marruecos como si se tratara de uno de los militantes revolucionarios [1], contribuyendo así a empeorar la ya desastrosa imagen de Francia que existe en el mundo árabe gracias a la presidencia de Sarkozy.

Apoyo de la Unión Africana y de la Liga Árabe

Desde el principio de estos acontecimientos, Francia, Gran Bretaña y Estados Unidos no dejan de afirmar que esto no es una guerra occidental, aunque el ministro francés del Interior Claude Gueant habló de una «cruzada» de Nicolas Sarkozy [2]. Los tres países mencionados se escudan así en el apoyo que supuestamente habrían recibido de la Unión Africana y de la Liga Árabe.

La realidad es que la Unión Africana condenó la represión y reconoció la legitimidad de los reclamos democráticos, pero se pronunció en todo momento contra una intervención armada extranjera [3]. En cuanto a la Liga Árabe, se trata de una organización que reúne principalmente a una serie de regímenes amenazados por revoluciones similares. Estos regímenes apoyaron el principio mismo de la contrarrevolución occidental -algunos incluso están participando en ella en Bahrein- pero no pueden darse el lujo de llegar a apoyar una verdadera guerra occidental porque tendrían que enfrentarse a una aceleración de los movimientos oposición internos que pudieran derrocarlos.

Reconocimiento del Consejo Nacional Libio de Transición

Hay 3 zonas sublevadas en Libia. Un Consejo Nacional de Transición se constituyó en Bengasi. Se fusionó con un Gobierno Provisional creado por el ministro de Justicia de Gadafi, que se unió a los sublevados [4]. Fue este mismo personaje, según las autoridades búlgaras, quien organizó las torturas contra las enfermeras búlgaras y el médico palestino a los que el régimen mantuvo detenidos por largo tiempo.

Al otorgar su reconocimiento a este Consejo Nacional Libio de Transición y al eximir de toda culpa a su nuevo presidente, la coalición de países occidentales escoge a sus interlocutores y los impone a los sublevados como dirigentes. Eso le permite apartar a los revolucionarios naseristas, a los comunistas y los khomeinistas.

El objetivo es adelantarse a los acontecimientos y evitar lo que sucedió en Túnez y en Egipto cuando los occidentales impusieron un gobierno del partido de Ben Ali sin Ben Ali o un gobierno de Suleiman sin Mubarak, gobiernos que los revolucionarios derrocaron igualmente.

Embargo sobre el armamento

Si el objetivo fuese proteger a la población, hubiera bastado con instaurar un embargo de los mercenarios y el armamento destinado al régimen de Gadafi. En vez de ello, el embargo se extendió a los sublevados para prevenir su posible victoria. El verdadero objetivo era detener la revolución.

Zona de exclusión aérea

Si el objetivo fuese proteger a la población civil, la zona de exclusión se limitaría a los territorios sublevados (como se hizo en Irak con el Kurdistán). La realidad es que la prohibición de vuelo se extiende a todo el país. De esa manera la coalición espera mantener la correlación de fuerzas en tierra y dividir el país en 4 partes: las 3 zonas sublevadas y la zona leal.

Esta división de facto de Libia debe compararse con la de Sudán y la de Costa de Marfil, primeras etapas del «rediseño de África».

Congelamiento de bienes

Si el objetivo fuese proteger a la población civil, sólo se hubiera ordenado el congelamiento de los bienes personales de la familia Kadhafi y de los dignatarios del régimen para impedirles violar el embargo sobre el armamento. Pero ese congelamiento se extendió también a los bienes del Estado libio. El hecho es que Libia, al ser un rico Estado petrolero, dispone de un tesoro considerable, parte del cual está invertido en el Banco del Sur, institución que se dedica al financiamiento de proyectos en el Tercer Mundo.
Como señaló el presidente de Venezuela Hugo Chávez, el congelamiento de bienes no protegerá a los civiles. Su objetivo es restablecer el monopolio del Banco Mundial y del FMI.

Coalición de voluntarios

Si el objetivo fuera proteger a la población civil, el encargado de aplicar la resolución 1973 sería la ONU. En vez de ello, las operaciones militares están siendo coordinadas actualmente por el US AfriCom y supuestamente van a pasar a manos de la OTAN [5]. Es por eso que el ministro turco de Relaciones Exteriores Ahmet Davutoglu se indignó ante la iniciativa francesa y ha exigido explicaciones de parte de la OTAN.

De manera más directa, el primer ministro ruso Vladimir Putin ha calificado la resolución 1973 como «viciada e inadecuada. Desde que uno la lee se hace evidente que autoriza a cualquiera a tomar medidas contra un Estado soberano. Todo esto me recuerda al llamado medieval a la cruzada», concluyó Putin [6].

—–

[1] El lector encontrará el texto íntegro del discurso de Alain Juppé, de los debates del Consejo de Seguridad de la ONU y el texto de la resolución en «Résolution 1973», Réseau Voltaire, 17 de marzo de 2011.

[2] «La croisade de Nicolas Sarkozy», Réseau Voltaire, 22 de marzo de 2011.

[3] «Communiqué de l’Union africaine sur la Libye», Réseau Voltaire, 10 de marzo de 2011.

[4] Para más detalles, ver «Proche-Orient: la contre-révolution d’Obama», por Thierry Meyssan, Réseau Voltaire, 16 de marzo de 2011.

[5] «Washington regarde se lever “l’aube de l’odyssée” africaine», por Thierry Meyssan, Réseau Voltaire, 19 de marzo de 2011.