PERIQUITOS‎ > ‎

►CRIA Y REPRODUCCION

1.REQUISITOS ANTES DE LA CRÍA

SEXO

Lo primero que necesitamos para criar es una pareja de pericos adultos. Los machos adultos tienen la cera, es decir, la nariz de color azul, aunque en algunas variedades cromáticas* la tienen de color rosa. Las hembras pueden tenerla color hueso, beige, marrón claro u oscuro. Cuando aún son jovencitos es difícil saber si son macho o hembra, sobre todo si no se tiene práctica. Los machos recién salidos del nido tienen la cera de color rosa azulado mate, y las hembras blanco azulado, además las hembras tienen unos anillos más claros alrededor de cada orificio nasal, o por lo menos eso es lo que dicen.

EDAD

Para saber que un perico ya es adulto, además del color de la cera podemos fijarnos en la frente, que es blanca o amarilla, y ya no tiene rayitas. Además tienen iris de color blanco ( a excepción de algunos como los píos recesivos y los bayos ingleses), cosa que no ocurre en los jovencitos.

La edad mínima recomendable para la reproducción es de 10 meses. El problema está en que el aspecto es de adulto antes de cumplir los 10 meses, así que aunque compremos un pájaro con las características anteriores puede que aún sea demasiado joven para criar. De todas formas aunque esto es lo más aconsejable, a veces crían pericos más jóvenes y no pasa nada. Pero cuanto más jóvenes sean los padres más riesgo de que surjan problemas como rotura de huevos.

Una vez ya tenemos una pareja de adultos sanos podemos juntarlos de dos maneras: una es ponerlos en la misma jaula y ya está ( que es como lo hago yo), y otra es ponerlos en una jaula que tenga en medio una reja de separación y uno a cada lado, o ponerlos en dos jaulas diferentes juntas para que se vean durante dos semanas más o menos, así se van gustando y aumentando las ganas de...  
JAULA
Bueno, además de la pareja necesitamos una jaula que no sea muy pequeña, que tenga las perchas firmes, ya que la cópula se realiza sobre las perchas y si no están firmes se caerán a mitad.  
NIDO
Los nidos para periquitos son cajas de madera rectangulares. Los mejores, a mi entender, son los horizontales, ya que algunos son verticales y tienen el orificio de entrada arriba y la hembra al saltar abajo puede romper los huevos, además en los verticales se desaprovecha mucho el espacio. En las tiendas de animales los nido para pericos son bastante pequeños, por eso son preferibles los que se venden para agapornis (las medidas son aproximadamente: 14x14x22), porque son iguales pero más grandes, y así la hembra y los pollitos tienen más espacio. No hace falta poner ningún tipo de relleno en el nido, ni serrín , ni pelo de coco ni de cabra.
El techo debe poder abrirse para que podamos ver lo que hay dentro, así que cuidado con el mecanismo de cierre de la tapa, porque algunos se abren muy fácilmente y los pájaros pueden escaparse.
ALIMENTACIÓN
Los padres tienen que estar bien alimentados para que nazcan el mayor número de pollitos, para ello es muy importante en está época darles mucha fruta, lechuga que ayuda a la regurgitación, y también podemos darles vitaminas y pasta de cría que venden en la tiendas de animales. Aunque la pasta de cría suelen comerla más cuando ya han nacido los pollitos.
El cálcio es fundamental para que se forme la cáscara de los huevo, se puede comprar en las tiendas de animales.    2. EL ACOPLAMIENTO
Cuando va a iniciarse la cría el macho corteja a la hembra regurgitando comida, parece que se den besitos. En el cortejo el macho hace movimientos muy rápidos con la cabeza arriba y abajo,
se le erizan un poco las plumas del tupé, se le contraen las pupilas y persigue a la hembra por la jaula emitiendo un gorjeo como si estuviera hablando. Luego el macho se sube a la espalda de la hembra agarrándose con las uñas y extiende una de las alas a un lado de la hembra.
 
3.LA PUESTA
La hembra empieza a meterse en el nido y a pasar cada vez más tiempo dentro. Los días de anteriores a poner el primer huevo estará casi todo el tiempo dentro. El primer huevo lo pone aproximadamente a la semana de que se hayan iniciado las cópulas, aunque no es exacto, muchas veces tardan bastante más tiempo, sobre todo cuando la hembra es joven.

Los huevos los pondrá en días alternos. Puede poner de 2 a 7 huevos, o incluso más. Puede que no todos estén fecundados. Los que están fecundados tienen un color más rosáceo y los que no lo están más blanco (comprobación despues de 6/8 dias despues de la puesta). Pueden mirarse a través de una luz, y si están fecundados veremos el embrión, pero es mejor no tocarlos porque a la hembra no le gusta, se pone nerviosa y podría romperlos, o romperlos nosotros al cogerlos.

¿Fecundados o no?
Justamente después de a puesta no es posible reconocer si un huevo está fecundado o no. A partir del sexto día se forman pequeños capilares dentro del huevo, que a contraluz dan una apariencia un poco más oscura al huevo. Para comprobarlo, se sacan los huevos con mucho cuidado y se colocan frente a una bombilla muy fuerte.
A medida que va creciendo el embrión, el huevo se sigue oscureciendo progresivamente, incluso a simple vista se ve un poco más oscuro frente a un huevo no fecundado. Si se forman manchas irregulares en la cáscara es probable que el embrión haya muerto.
Puedes dejar los huevos no fecundados en el nido, no hacen daño. Pero mejor quítalos cuando hayan salido todos los polluelos, si se rompe alguno lo que sale es simplemente asqueroso y todo menos sano para la periquita y las crías.
No abuses, solo saques los huevos para controlarlos cuando la hembra se encuentre fuera del nido por unos momentos. manipúlalos con mucho cuidado, no los agites y lávate los manos antes. Nunca los mojes y no los sometas a cambios bruscos de temperatura.

La madre irá girando los huevos para conseguir un desarrollo uniforme del embrión.
Durante el tiempo que está incubando casi no sale del nido, el macho la alimenta regurgitando la comida. Ella sale un par de veces al día y aprovecha para comer y hacer sus necesidades, que son mucho más grandes de lo normal, ya que se aguanta para no ensuciar el nido.
Lo normal es que sea la hembra la única que entre en el nido, aunque algunas veces el macho le ayuda a incubar.

4. NACEN LOS POLLITOS
A los 18 días de poner el huevo nacerá el pollito. Esto quiere decir, que así como pone los huevos en días alternos , los pollitos también nacerán en días alternos. Al principio se nota mucho la diferencia de edad , pero poco a poca van igualándose en tamaño.
Al nacer son del tamaño de la yema del dedo, no tienen plumas y sus ojitos están cerrados.

La hembra alimenta a los pollitos regurgitando comida. Los primeros tres días de vida de cada pollito les da una secreción especial del buche llamada leche de periquita. A los pollos que tienen más de tres días les da otro tipo de comida y podremos ver los granos de semillas dentro del buche del pollito.

A su vez la hembra recibe la comida que regurgita el macho y ella también come algo cuando sale del nido. Cuando los pollitos hayan crecido un poco el macho también los alimentará directamente.

En está época es fundamental la pasta de cría que venden en las tiendas de animales. Podemos mezclarla con yema de huevo duro aplastada y con zanahoria rallada.  5. DESARROLLO

A los 3-4 días salen las primeras plumas y a los 8 abren los ojos y nacen las plumas remeras y timoneras. Cuando nacen las timoneras ya podemos ver de que color será el pollito.

Durante todo este tiempo hay que ir controlando el nido para ver que todo marcha correctamente. Si muere un pollito hay que sacarlo enseguida del nido. Para esto podemos aprovechar las salidas de la hembra del nido porque no les gusta que cotilleemos ni toquemos a los pollos y se puede estresar. Si no sale podemos ponerle lechuga o algún alimento que le guste mucho.

Respecto a coger a los pollos, es mejor no hacerlo, sobre todo los primeros días. Si los cogemos mejor esperar a que les asomen los cañones de las plumas, y hacerlo con mucho cuidado, con las manos calientes y no tenerlos fuera del nido mucho rato. Conforme van creciendo podemos cogerlos durante más rato y con más frecuencia.

A las 2-3 semanas ya tienen el plumaje casi completo. Y a las 4 semanas o un poco antes empiezan a salir del nido. Al principio los padres los seguirán alimentando fuera del nido hasta que sepan comer por si solos.

6. EMANCIPACIÓN
A las 5-6 semanas se emancipan. Hay que tener cuidado porque los padres pueden atacar a los hijos, a veces , incluso las hembras los tiran del nido. Cuando esto ocurre es mejor poner a los hijos en otra jaula, porque las madres pueden llegar a matarlos.


PROBLEMAS EN LA REPRODUCCIÓN

1. No ponen huevos: Cuando tenemos una pareja unos meses con todas las condiciones anteriores , se produce la cópula y no ponen huevos puede ser porque alguno de los dos es demasiado joven o estéril. Así que si ya son adultos lo mejor es cambiarlos de pareja.

2. Rompen los huevos: Suele ocurrir cuando la hembra es muy joven , normalmente en la segunda puesta ya no los rompe. También suelen hacerlo por estrés, por ejemplo si molestamos a la hembra o movemos en nido o la jaula de sitio.

3. Huevos estériles: Normalmente en todas las puestas hay algún huevo o huevos estériles, es decir, sin fecundar. Si son todos estériles puede que sean demasiados jóvenes o que uno de los padres lo sea.

4. Huevos sin cáscara: Ocurre por carencia de calcio y sales minerales o cuando la hembra es demasiado joven.

5. El pollito no puede abrir el huevo: Si esto ocurre es mejor no intentar romperlo nosotros porque podríamos hacerle daño. Además si es demasiado débil para abrir el huevo también lo será para desarrollarse correctamente.

6. Muerte embrional: Cuando el pollito muere antes de nacer puede ser por una enfermedad como la salmonelosis, taras genéticas letales o porque no los ha incubado correctamente.

7. Nueva puesta antes de la emancipación de la primera nidada:Algunos recomiendan quitar los huevos inmediatamente después de la puesta, sustituirlos por otros de plástico y poner los auténticos en el nido de otra pareja. Ya que las crías de la nidada anterior pueden romper los huevos. Aunque mi recomendación es la no intervención ya que normalmente los pollitos nacen sin problemas.

Mi consejo : cuanto menos intervención humana mejor, porque lo fácil es que lo fastidies. Si no haces nada y algo sale mal habrá sido la naturaleza y no culpa tuya.

POSIBLES PERCANCES DURANTE LA CRIA

 Aquí se muestran algunas posibilidades que aunque no sean frecuentes o creáis estar seguros del éxito os conviene conocer para poner medidas a tiempo.


     Muerte de la madre: Si los polluelos son menores de los diez días de edad es posible que mueran de inanición o que el padre no los pueda alimentar como requieren. Si tienen mas de este tiempo es posible que el padre los saque adelante el solo si durante la cría se ha mostrado activo y participativo. Otro problema derivado de este es la falta de calor, con lo que las crías pueden enfriarse y morir. Para ello lo mejor será si vemos que el padre no puede hacer nada por ellos, alimentarlos a mano con una buena receta de pasta de cría y una jeringa, facilitándoles un medio de calor como pueden ser una pequeña mantita en el nido, o luz artificial infrarroja.

 Muerte del padre: Si es buena madre, sacara a sus crías sin problema, pero gastará muchas mas energías de lo habitual, por lo que la tendremos que dar un merecido descanso después de la pollada. Si se siente incapacitada abandonara a los pichones y para salvarlos podemos seguir el método de la cría a mano.

  Muerte de los polluelos dentro del huevo: Puede deberse a falta de desarrollo por estar mal incubados, por algún defecto genético que les impidió desarrollarse por completo, debilidad y por consiguiente no poder abrir la cáscara del huevo, grietas o roturas de los huevos, cáscara excesivamente dura, huevos mal formados.

    Muerte de los polluelos a costa de su madre o su padre: Si son pequeños y el macho esta encelado, es posible que los mate a picotazos, o que la propia madre sea quien quite la vida a sus crías. En este caso no hay nada que hacer, no podemos resucitarlas, pero si mejorar las condiciones para que en futuras ocasiones esto no vuelva a repetirse. También es posible que los polluelos sean mayores, en torno al mes de edad, y la madre les agreda para echarlos fuera del nido. Lo que debemos hacer en este caso es separarlos de la madre y dejarlos con el padre o mas adultos vigilando que sigan comiendo o que el padre les siga alimentando.

    Abandono de los huevos: Puede deberse a que la madre note que no están fecundados, o a que se haya visto sometida a gran estrés y decida no continuar incubando los huevos. Para prevenirlo tenemos que proporcionarles un lugar tranquilo, donde no haya movimientos bruscos y no estemos pendientes todo el día de que tal lleva la nidada, porque puede ponerla nerviosa. Otra causa puede ser que quiera comenzar una nueva nidada.

 Abandono de los polluelos: algunas veces ocurre, que porque se sienta amenazada, sin reservas para criar, o simplemente decida que no quiere seguir cuidando a su prole, puede abandonarlos. Algunas hembras si ven que tienen muchos polluelos que cuidar abandonan alguno y se centran en sacar adelante al resto.

 Rotura de huevos: A veces la madre por un susto, o por descuido entra corriendo literalmente al nido. También el padre puede provocar esto. Al entrar al nido bruscamente puede golpear algún huevo y agrietarlo, con lo cual el polluelo deja de crecer y muere.
 
 Huevos atravesados:  Una forma de saber que la madre tiene problemas para depositar el huevo es que permanece apática con el plumaje erizado en el fondo de la jaula. Si la madre sufre problemas durante la puesta, y algún huevo queda bloqueado dentro de la cavidad uterina o de la cloaca, podemos aplicarle vapores. Para ello calentamos agua en una olla dejando que el vapor suba hacia arriba. No nos precipitemos, porque cualquier movimiento en falso puede romper el huevo dentro de la madre, y eso tiene peor solución. También debemos poner a la periquita en una altura considerable, para que la llegue el calor pero no se abrase. Otra forma de intentar que el huevo sea expulsado, es aplicar suavemente con un bastoncillo de los oídos, o con nuestro propio dedo aceite de oliva en la cloaca de la madre. Si ninguna de estas soluciones ha conseguido que el huevo salga al exterior, lo mejor es acudir rápidamente al veterinario, pues muchas hembras mueren a causa de este lance.

Prolapso uterino: Consiste en que el útero y las vísceras de la madre se desplazan hacia abajo y se desgarran. Muchas veces viene ligado a un atravesamiento de huevo, frente al cual la periquita hace fuerza, y lo único que consigue es que el útero y los intestinos se vean impulsados hacia abajo junto al huevo. En los peores casos puede quedar parte de la matriz fuera de la cloaca con el huevo dentro. La periquita sufre mucho y se producen importantes perdidas de sangre. Si no se acude al veterinario es imposible la curación del animal, y aun llevándolo, debe ser sometido a una cirugía que muchas hembras no llegan a superar. Como opinión personal, creo que en ocasiones es mejor cortar el sufrimiento del ave en aquellos casos en los que esta agonizando y no tiene posible salida.

Huevos no fecundados: Muchas hembras primerizas nos sorprenden con el problema de que sus huevos no están fecundados. La mayoría de las veces en las sucesivas nidadas esto se soluciona y tan solo queda como la inexperiencia de los primerizos. Otros casos, son aquellos en los que los padres no consiguen sacar ningún huevo con polluelo dentro. Esto puede deberse a que cualquiera de los padres sea estéril.

Infestación de ácaros: Algunas veces, los ácaros de la sarna aprovechan las hendiduras de los nidos para instalarse allí y comienzan a hacer estragos. Si la madre se molesta puede incluso abandonar el nido, y si tiene polluelos, estos posiblemente se contagiaran de inmediato. Si la infección no es grave y los polluelos están crecidos, muchas veces conviene dejar que salgan del nido y comenzar un tratamiento con todos los periquitos, incluso los que parezcan no afectados. Si vemos que los ácaros están causando estragos, lo mejor es comenzar un tratamiento, aunque la madre pueda abandonar a las crías.
 
Madres con picos deformados: Lo mejor en estos casos es no dejarlas criar, ya que la defecto puede ser hereditario, o incluso puede degenerar tanto la forma del pico que se vea incapaz de alimentar a las crías.

Continua puesta de huevos: Aparentemente, puede no tener ninguna explicación lógica, ya que se da tanto en hembras que nuca han tenido pareja, como en criadoras habituales. Una posible solución si están en pareja, aunque es un poco cruel, consiste en separar a las parejas, y tenerlas aisladas un tiempo. Otra forma de intentar frenar esto, es dejándola huevos de plástico o huevos esterilizados de los que no puedan salir periquitos para ver si se les calman los ánimos.

Muerte de algún polluelo aplastado por otro hermano: La diferencia de edad entre los polluelos puede tener como consecuencia que el mayor de todos aplaste al mas pequeño sin darse cuenta. Para que esto no pueda ocurrir lo mejor es que tengan un nido espacioso.


ENTRAR AL FORO









Comments