Pintura Poética
Percy Gavilan

que arrojaste a los mercaderes del templo

y aceptaste valeroso te dejaran como paloma clavada

agónica desangrando en dos maderos

por qué  aún permaneces

solitario de dolor prendido

enmudecido de amor tiznado

lágrima desmayada sobre el pecho.

Baja de esa cruz

arroja las espinas

ponte al lado nuestro

déjanos oír tu voz encendiendo el fuego

tu risa de palomas combativas

trenza tus manos con las nuestras en látigo rotundo

para acabar con los mercaderes

y sembrar en tu costado el reino del trigo

la abolición de la piedra.

 

Augusto Rojas Gasco 

Obra ganadora del Premio "Poesia iluminda"  INC -ICA 1999