Películas de acción

HARRY POTTER Y LAS RELIQUIAS DE LA MUERTE 2




Argumento
Tras enterrar a Dobby, Harry pregunta al duende Griphook por qué Bellatrix Lestrange cree que la Espada de Gryffindor debería estar en su bóveda del banco Gringotts. Éste responde que en dicha bóveda hay una copia convincente de la misma espada y que sólo un duende puede reconocer si es falsa. Sabiendo cómo Bellatrix reaccionó al ver que creían que habían estado en la bóveda, Harry sospecha que un Horrocrux de Voldemort esté guardado allí, y planea con Griphook, Ron y Hermione entrar a Gringotts y robarlo. Harry luego habla con Ollivander, quien le dice que la varita que tomó de Draco Malfoy ahora le pertenece a él y la misma lo reconoce como su amo.

Hermione utiliza un cabello de Bellatrix para transformarse en ésta con la poción multijugos, y Ron se disfraza de un mortífago extranjero. Finalmente, se transportan a Gringotts. Al entrar, un duende le pide la varita a Hermione ya que habían sido advertidos de una posible Bellatrix Lestrange falsa, pero Harry, bajo la capa con Griphook sobre sus hombros, utiliza el maleficio Imperius contra el duende de Gringotts, y éste, bajo el efecto del hechizo, los deja pasar. Se transportan en un vehículo que viaja encima de unas vías, pero éste pasa por una cascada que revela objetos ocultos, e inmediatamente Hermione y Ron vuelven a ser ellos mismos. Entran a la bóveda donde Harry descubre que el horrocrux es nada menos que la Copa de Helga Hufflepuff. Llegan a obtenerla, pero son atrapados en la bóveda por Griphook, quien no llega a un acuerdo con el trio y roba la Espada sin avisar. Al salir, son descubiertos por las autoridades del banco y los tres amigos se montan en un dragón, que vigilaba la bóveda, escapando con él y destruyendo gran parte del techo de Gringotts. Al llegar a un campo, se dan cuenta de que el dragón está bajando y saltan a un lago. Ya en el agua, Harry tiene visiones de un ataque de cólera de Voldemort, quien ha descubierto que obtuvieron un Horrocrux y mata a todos los duendes de Gringotts. En esa visión, Voldemort piensa en Hogwarts y en Helena Ravenclaw, hija de Rowena, lo que le da sospechas a Harry de que hay otro Horrocrux escondido en el castillo. En Gringotts, la Espada de Gryffindor desaparece de la mano muerta de Griphook.

El trío de amigos se transporta al pueblo de Hogsmeade y son detectados por algunos mortífagos, pero Aberforth, el hermano de Albus Dumbledore, les resguarda en su taberna y les revela que ha observado a Harry desde un espejo al que le faltaba una parte que estaba en propiedad del muchacho y que fue él quien envió a Dobby para que los salvara. Poco después, Neville Longbottom aparece por un pasadizo que lleva directamente a Hogwarts desde la taberna de Aberforth. Al llegar al castillo, Harry es recibido por sus compañeros y les explica que está buscando un objeto de Ravenclaw, aunque no sabe de que se trata, y Luna Lovegood menciona la diadema perdida.

Snape convoca a los alumnos en el Gran Comedor para informar que Harry ha sido visto hace poco en Hogsmeade. El muchacho sale de entre sus compañeros y confronta al director por el asesinato de Dumbledore. La Orden del Fénix llega en ese momento y Snape trata de atacar a Harry, pero acaba huyendo ante los ataques de Minerva McGonagall. Voldemort proyecta su voz en el colegio, diciéndoles que entreguen a Harry. Mientras los profesores y la Orden del Fénix protegen el castillo, Harry encuentra al fantasma de Ravenclaw, Helena, para informarse sobre la diadema. Ella le explica que Voldemort, en su juventud, se la pidió y la llenó de magia negra. Finalmente, luego de tantas súplicas de Harry afirmando que serviría para destruír al Señor Tenebroso, Helena le revela la ubicación de la diadema con un acertijo y él deduce que se encuentra en la Sala de los Menesteres.

Voldemort y sus aliados llegan a las afueras del castillo e intentan destruir el escudo protector que lo rodea y que desintegra a quien intenta atravesarlo. Mientras tanto, Ron y Hermione se dirigen a la cámara de los secretos y allí obtienen un colmillo del basilisco que Harry mató en su segundo año en la escuela. Hermione lo clava en la copa y ésta, al destruirse, crea un maremoto con las aguas de la cámara. Luego de sobrevivir a esto, Ron y Hermione se besan. Voldemort, quien siente la destrucción de un fragmento de su alma, consigue destruir el escudo de Hogwarts y la Varita de Saúco se agrieta. Los carroñeros que se encuentran a su servicio se disponen a entrar por detrás de la escuela por el puente cubierto, pero Neville lo destruye y éstos caen por el precipicio. Volviendo a la parte delantera del castillo, todos los secuaces de Voldemort: mortífagos, gigantes, arañas y demás criaturas comienzan el ataque al castillo, del lado del bien, las estatuas, profesores, alumnos y aurores comienzan la defensiva.

En la Sala de los Menesteres, Harry encuentra la diadema. Draco Malfoy, Blaise Zabini y Gregory Goyle aparecen y le piden la varita que le arrebató al primero. Al Harry preguntar por qué no lo delató con Bellatrix, Draco duda sus acciones, y Goyle toma acción, casi matando a Harry. Ron y Hermione llegan, pero Goyle crea una maldición de fuego, luego muriendo él mismo al caer en las voraces llamas. Ron, Hermione y Harry obtienen escobas y rescatan a Draco y Zabini antes de que éstos mueran calcinados. Al salir de la sala, Harry destruye la diadema con el colmillo de basilisco, y la botan al fuego. Al sentir la destrucción de otro Horrocrux, Voldemort mata a Pius Tickenesse y huye con Nagini a una casa, cerca del lago. Harry entra en la mente de Voldemort y lo ve hablando con Lucius Malfoy allí, a quien le pide que traiga a Severus Snape. Viendo la protección que le brinda a Nagini, Harry deduce que la serpiente es el último Horrocrux.



Fuera de la Sala de los Menesteres, el trío se dispone a ir en búsqueda del siguiente horrocrux, pasando por la entrada principal y del ya destruido patio del colegio, por unos momentos se ven rodeados por una muy difícil y agotante lucha; se puede apreciar la batalla entre las fuerzas del bien, los comensales de la muerte, arañas y gigantes, también a Lavender Brown la cual acababa de ser asesinada por Fenrir Greyback, el trío continúa su sendero y se ven emboscados ahora por los dementores, los cuales son alejados por un muy potente patronus maremoto conjurado por Aberforth.

Alejados ya de la batalla, Harry, Hermione y Ron llegan a una casa sobre un lago y allí escuchan una conversación entre Voldemort y Snape. El primero le explica al segundo que la Varita de Saúco no funciona como debería, ya que solo responde ante Snape por matar a su anterior dueño, Albus Dumbledore, y acto seguido le corta la garganta y ordena a Nagini que le mate. Voldemort y su serpiente se marchan y los tres amigos entran en la casa, donde un moribundo Snape le entrega a Harry sus recuerdos en un frasco a través de una lágrima para que pueda verlos en el pensadero de Dumbledore.

Voldemort ordena que los mortífagos detengan el ataque para que los defensores de Hogwarts puedan enterrar a sus caídos. Al llegar al Gran Comedor, Harry, Hermione y Ron ven los cadáveres de Fred Weasley, Remus Lupin y Nymphadora Tonks, Hermione y Ron se quedan, éste último llora amargamente sobre el cadáver de su hermano Fred.

Harry va al despacho de Dumbledore e introduce los recuerdos de Snape en el pensadero para observar en primer lugar como fue amigo y se enamoró de su madre cuando eran jóvenes. A continuación, un Snape ya adulto, por temor a que la profecía llevara a Voldemort a matar a Lilly, acude a Dumbledore para que la proteja y este pide a cambio su lealtad. Tras el ataque de Voldemort a los Potter y la muerte de estos, Snape reprocha a Dumbledore el incumplimiento de su promesa y el director le explica que la familia confió en la persona equivocada, pero que Harry sobrevivió y tiene los ojos de su madre. Snape acepta proteger al chico mientras nadie lo sepa. El siguiente recuerdo revela que Dumbledore se puso el Anillo de Gaunt, uno de los horrocruxes de Voldemort, y que la maldición en él contenida le mataría en aproximadamente un año. Además, el director ordena a Snape que él mismo debe matarle para evitar que lo haga Draco Malfoy bajo las órdenes de Voldemort y le explica que cuando el Señor Tenebroso quiso matar a Harry y su hechizo rebotó, un fragmento de su alma se adhirió al muchacho. Esto provocó la conexión entre ambos y que Voldemort no pueda ser derrotado si no muere antes Harry.

Harry se dirige entonces al Bosque Prohibido, pero antes de presentarse ante Voldemort saca la snitch que Dumbledore le dejó en herencia. El objeto se abre y en su interior se encuentra la Piedra de Resurrección. Con ella, Harry invoca a los espíritus de sus padres, Sirius, y Lupin, para que lo acompañen en el resto del camino. Al llegar ante Voldemort, éste le lanza la maldición asesina. Harry despierta en un lugar muy luminoso que parece ser la estación de King's Cross y allí encuentra el fragmento del alma de Voldemort que estaba dentro de él. Dumbledore aparece y le explica que ahora puede elegir: o volver o «seguir adelante». Antes de irse, el fallecido director le confirma que todo está ocurriendo en su cabeza, pero eso no implica que no sea real. De nuevo en el Bosque Prohibido, Narcissa Malfoy se acerca a Harry para ver si éste está muerto, pero al ver que no es así le pregunta si su hijo Draco está vivo y el muchacho asiente. Narcissa le dice a todos que el chico ha muerto y Hagrid, aprisionado por Voldemort, lleva su cuerpo al castillo.

Al llegar allí Voldemort se regodea con la tristeza de sus enemigos ante la muerte de Harry. Neville insta a los demás a seguir luchando y saca la espada de Gryffindor del Sombrero Seleccionador, mientras Harry salta de los brazos de Hagrid y provoca los gritos de alegría de sus amigos y la huida de algunos mortífagos, entre ellos Draco y sus padres. La lucha se reinicia y Voldemort persigue a Harry por el castillo. Molly Weasley se bate en duelo con Bellatrix y la hace estallar en pedazos. Entre tanto, Voldemort y Harry atacándose caen en el patio del colegio, en ese momento se atacan: El Señor Tenebroso con un maleficio asesino y Harry con un hechizo desarmador. En otro punto, Ron y Hermione intentan por todos los medios matar a Nagini sin tener éxito, ésta intenta asesinarlos, pero justo antes de que llegue a atarcales, Neville la corta en dos con la espada de Gryffindor y acaba así con el último horrocrux. El ataque entre Harry y Voldemort se interrumpe cuando éste último siente la herida que provocó la destrucción de la última parte de su alma. El Señor Tenebroso reacciona rápidamente e intenta matar a Harry que responde nuevamente con un Expelliarmus, en ese momento, el potente rayo verde de Voldemort se regresa en su dirección y termina por vincularse en su mano, Harry logra desarmarlo y toma la Varita de Saúco, Voldemort comienza a desintegrarse en pedazos y muere.

Más tarde, Harry se reúne con Ron y Hermione y les explica que la Varita de Saúco no obedecía a Voldemort porque fue Malfoy quien desarmó a Dumbledore antes de que Snape lo matara y, posteriormente, Harry se la quitó a Draco y se convirtió en su dueño. Después Harry rompe la varita y arroja los trozos a un precipicio.

Diecinueve años después, Harry y Ginny llevan a sus hijos a la estación de King's Cross. Uno de ellos, Albus Severus, está nervioso por si es seleccionado para la casa Slytherin, y Harry le responde que tiene los nombres de dos directores de Hogwarts, y uno de ellos (Severus Snape) estuvo en Slytherin, y fue el hombre más valiente que conoció. También le dice que si tanto le preocupa ir a esa casa, el Sombrero Seleccionador tiene en cuenta las preferencias del mago. Albus Severus, su hermano y la hija de Ron y Hermione suben al tren y sus padres observan sonrientes su partida desde el andén.




Comments