Estado de la situación

Fue mucho más de lo que esperaba.

Todo empezó con una llamada de mi hermano Pablo: Oye Pedro, me dice una compañera del trabajo que su marido tiene un escarabajo y que se quiere deshacer de él porque van a pintar el garaje y no arranca y que si no lo quiere nadie va a llamar al desguace para que se lo lleven... Lo han sacado a la calle por si lo quieres ver...

Había que trazar un plan rápidamente, convencer a mi mujer (santa, santísima y paciente mujer) para ir a verlo, comprobar los papeles, el estado del coche... Mi hermano no me supo decir el modelo ni el año así que me esperaba cualquier cosa desde un Split hasta un 1303.

Mi debilidad desde que era un pitufo y vivía en México eran los 1302 porque era el "super vochito" de allí y apenas se veía alguno.

Pues allí fuimos, mi hermano, mi mujer y yo y nos encontramos aparcado en la calle un escarabajo bajo una capa de polvo de tres años.

En cuanto vi el morro me di cuenta que era un 1302 y que estaba en la zona de peligro llamada "te-vas-a-cegar-y-sin-saber-cómo-te-vas-a-enrolar-en-un-proyecto-faraónico"

Y nos pusimos manos a la obra... Le quitamos el polvo, vimos que los largueros estaban en buen estado y que no había agujeron en los paneles del piso y, con el consentimiento de mi mujer,  (y las promesas de que iba a ser para ella y que en un par de meses estaría acabado) decidimos que nos lo quedábamos.

Al llegar a casa y empezar a analizarlo con la cabeza más fría ví que lo de los dos meses lo iba a tener que renegociar... Empecé a desmontar y esto es lo que encontré:

  • Las cuatro aletas comletamente oxidadas. Fueron directamente a la basura.

 

  • Los cuatro neumáticos completamente cuarteados, no sé ni cómo aguantaron hasta casa. 4 llantas "sport" y una normal convenientemente oxidadas para no desentonar con el conjunto.

  • El interior para tirarlo todo. El cristal trasero había dejado entrar agua por la junta y las moquetas habían perdido toda su frescura original (manera fina de decir que se habían podrido hasta formar una costra con la chapa). Después de mucho raspar me encontré con esto:

  • El maletero trasero, aparte de estar perfectamente oxidado, tenía un par de perforaciones en el lado izquierdo, había otra performación más en el travesaño trasero y lo mejor de todo, una perforación que cabía la mano en el borde de la aleta trrasera izquierda fruto de una reparacion demencialmente chapucera.

 

Como se puede ver, en la chapa exterior hbía una perforación a lo largo de la junta con la aleta, la chapa interior estaba cortada y sin volver a soldar, los cables empalmados con cinta aislante y hechos un bloque con el barro que se había colado por el agujero. Me encantaría encontrarme con el chapista que hizo esto...

 

 Por lo demás, había un montón de puñetas por hacer que entraban dentro de lo normal de un coche con más de treinta años a sus espaldas.

 

Rejilla delantera doblada                

  

Faldón trasero doblado                 

 

Desconchones en el techo            

 

Y mil cosas más tales como un sistema de dos llaves para arrancar porque el neimann original se había estropeado, todas las gomas de los cristales cuarteadas, el ventilador interior gripado, los cinturones de seguridad bloqueados, y el motor que no arrancaba por mucho que lo intenté...