Pedro J. Bueno


No es un gran pescador,pero lo intenta como pocos.

Y eso es lo que importa. 

 

 

 

 

No sólo de solomillo a la pimienta vive el hombre.

Mira que están buenos los jurelitos plancha, los boquerones de manojito, los salmonetes fritos con ajillo y perejil  asi picaíto,  las pelúas, las brótolas de ojos soñadores y picarones, unas brecas fresquitas bien pasdadas por la plancha . . .

 

Y del purpo, ¿que podríamos decir del purpo?

Un purpo no tiene lengua. Podrá estrangularte poco a poco, pero jamás hablará mal de ti o de los tuyos.

Cuando mires a un purpo, no pienses que es sólo un octópodo desprovisto de sentimientos, quizá el día de mañana se convierta  en una hermosa fuente de purpo con ali oli.

Y entonces . . . ¿Que?

¡NO! No me contestes ahora.

En cambio. . . 

Acuérdate de mí cuando estés a punto de sacar un buen bicho del agua y piensa: ¿Que haría Pedro para no perderlo ?

Después haz lo contrario y . . .  ¡ ya es tuyo !

Gracias.

Por ser como eres.

Una cherna de 7.600 Kg.

 

 Un mero de 4.390 Kg. Y mi hermano Jose Luis.

El mero no ha crecido. Es que me equivoqué en el peso.

UN beso, Enano.

Merillo y sargos variados.

¡Que guapo! Me refiero al mero.

 

Pargo y gallineta.

 

Si. Son los de la foto anterior.

Pero recién cogidos. ¡Frescos como lechugas!