Extra

Corriente psicológica: método Willems

     Edgar Willems aporta unas profundizaciones y orientaciones más teóricas que prácticas abordando el perfil de la música desde el punto de vista psicológico. Centra sus actividades en el juego mediante el cual descubre ritmos interiores e investiga los planos instintivos, afectivos y mentales del niño.

     El método propone una serie de fases fundamentales que deben trabajarse en la clase de música, cuya duración podrá ser  proximadamente entre tres cuartos y una hora:

    1.  Desarrollo sensorial auditivo.

    2.  Desarrollo del instinto rítmico.

    3.  Canciones elegidas pedagógicamente.

    4.  Desarrollo de “tempo” y del “carácter” mediante marchas.

   Esta corriente se basa en la diferenciación entre educación musical y enseñanza musical tradicional. La enseñanza tradicional consiste en la exploración de capacidades existentes en vez de su desarrollo, tendiendo a favorecer mediante una técnica cerebral o mecánica el desarrollo del virtuosismo, generalmente instrumental, aunque se descuiden otros valores tanto o más importantes. Es a principios de siglo, cuando va a manifestarse una reacción contra eso: utilizando los métodos más activos y desarrollando las posibilidades más creativas.

   El valor psicológico de la música va a primar sobre la perfección formal y aparece una educación musical con un doble valor: como actividad en sí misma y como preparación para la vida. En estos postulados se basa la corriente psicológica. Desde este punto de vista, la música favorecería todas las facultades humanas internas: voluntad, sensibilidad, inteligencia e imaginación creadora, y es por ello por lo que laeducación musical debe estar dirigida por las corrientes psicológicas.

    De todas ellas, el método Willems acepta como la más apta, la psicología musical analógica, estudiando el ordenamiento jerárquico de los elementos musicales (ritmo, melodía y armonía) y su analogía con hechos cotidianos, números, etc. Este cuadro nos puede servir como ejemplo, además puede ser ampliado a todos los elementosconstitutivos de las diferentes artes: 

Cifras   

Uno Dos Tres
Vida musical Ritmo Melodía Armonía
Vida humana Física Afectiva Mental

  La base teórica del método Willems establece las siguientes operaciones y sus respectivas analogías:

        1 > 2 > 3: desde el punto de vista ordinal, al uno (ritmo), viene en primer lugar, es indispensable para la melodía así como ésta lo es para la armonía.

        1 < 2 < 3: desde el punto de vista cardinal, el dos (melodía) es más que el ritmo, puesto que lo contiene. A su vez, la armonía los contiene a ambos.

        1 + 2 = 3: la armonía (3), resulta de la unión de ritmo y melodía.

  Por analogía, estas relaciones pueden realizarse con la vida: la vida física esnecesaria en primer lugar para que sea posible la afectiva y la mental. La vida mental es más amplia, puesto que recoge los estados de ánimos y los estados físicos.

  Aplicación: 

  Este método parte de la base de que debe ser empezado a emplear desde la edad más temprana, en el propio hogar. Ya en el colegio, se centra en el desarrollo de la capacidad vocal, mediante una serie de canciones infantiles que persiguen el dominiodel ritmo unas, y la preparac ión del oído otras, bien sea por intervalos melódicos determinados o por una armonía que se deja sentir al irse desarrollando. De entre todas ellas el método Willems hace varios grupos: canciones de primer grado, para los más pequeños que comienzan con una llamada o palabra a la que los niños deben responder musicalmente : “cu - chá”, “toc – toc”...canciones con mímica, en las que el ritmo plástico del movimiento se encuentra más cercano a la danza: El interés de este tipo de canciones radica en la consecución de la belleza en el movimiento. Canciones  populares, con otros intereses (sociales, culturales o etnológicos) que deben anteponerse a los intereses meramente pedagógicos. Canciones para el desarrollo del instinto rítmico, donde la analogía con   movimientos rítmicos (reloj, tren, pasos) ofrece grandes ventajas.

   Con estas canciones se persigue la educación musical en las facetas rítmicas, vocales, auditivas y de movimiento. En cuanto a la práctica  instrumental, reconoce que es conveniente que la realicen en algún momento de la educación, bien sea la flauta dulce (por su facilidad de aprendizaje) o el piano por sus posibilidades expresivas. Como conclusión de este método, decir que presenta como opuesta a la educación musical la educación instrumental a la que se da tan solo un valor relativo: no es un fin en sí, sino un medio al servicio de la expresión  musical. En la actualidad este método está bastante superado.

Comments