CHEESECAKE JAPONES

CHEESECAKE JAPONÉS


Ingredientes:

250 gr. queso crema tipo Philadelphia (no light)

50 gr. mantequilla

100 ml. leche entera

60 gr. harina normal

20 gr. harina fina de maíz (yo uso Maizena)

6 huevos L (separadas las yemas de las claras)

140 gr. azúcar normal

1 cda. de zumo de limón

1 cdta. de extracto de vainilla

1 cdta. de ralladura de limón

Una pizca de sal (o 1/2 cdta. de cremor tártaro)


Azúcar glas para decorar


Preparación:

  • Precalentamos el horno a 170ºC, calor arriba ya abajo sin ventilador. (Recordad que cada horno es un mundo y que si tenéis dudas, podéis ponerlo a 160ºC y dejarlo más tiempo si hace falta).
  • Preparamos nuestro molde, de 20-22 cm, engrasándolo con un poco de mantequilla y enharinándolo.(Si el molde no tiene formas redondeadas, podéis forrarlo con papel de horno).
  • Tamizar las harinas y reservar.
  • Separar las claras de las yemas y reservar.
  • En un cazo mediano, ponemos el queso, la leche y la mantequilla, lo calentamos al baño maría y removemos con suavidad hasta que se hayan mezclado todos los ingredientes. 
  • Cuando tengamos una crema lisa y sin grumos, pasamos la mezcla a otro recipiente para que enfríe antes y lo dejamos allí hasta que esté completamente frío.
  • En un bol grande, batimos las yemas con el zumo de limón y la ralladura de limón hasta que estén esponjosas. 
  • Le añadimos poco a poco las harinas y mezclamos bien.
  • Cuando la mezcla de queso esté totalmente fría, vamos añadiéndosela a la mezcla de yemas, poco a poco. Mezclamos con una batidor de varillas eléctrico para que nos queden los menos grumos posibles. Y si queréis que la textura sea mucho más fina, podéis pasar la mezcla por un colador para eliminar cualquier posible grumo que quede.
  • En un bol grande y completamente limpio, montamos las claras a punto de nieve. Les echamos la sal o el cremor tártaro y cuando estén a medio montar, sin dejar de batir, le añadimos el azúcar en forma de lluvia y seguimos batiendo hasta que se formen picos blandos.
  • Mezclamos el merengue con la mezcla de yemas. Para ello, echamos primero una cucharada de merengue en la mezcla de yemas y removemos para igualar texturas. Después, vamos añadiendo el merengue a cucharadas y lo mezclamos con unas varillas y movimientos envolventes para que no se baje.
  • Ponemos el molde en nuestra bandeja con agua y lo introducimos en el horno al baño maría durante una hora. (El mío estuvo diez minutos más porque preferí que estuviera más tiempo y así asegurarme que estaba bien hecho).
  • Para evitar que se baje, cuando pase el tiempo, apagamos el horno y dejamos que se enfríe dentro. Dejamos la puerta abierta sólo un poquito y esperamos alrededor de una hora o así hasta que se enfríe del todo. Si hace falta más tiempo, pues lo dejamos más.
  • Decorar con un poco de azúcar glas o si lo preferís con una fina capa de mermelada de albaricoque.
Comments