ALBORONÍA O EL PLATO DE LA LIRA DEL SUEÑO

ENREJADO DE ALBORONÍA Y HUEVO CON MINI BROCHETA DE MORCILLA Y PATATAS ÁRBOL

     Digamos que podemos dividir esta receta en tres partes: la alboronía, el enrejado y luego lo frito que son las patatas, el huevo y la morcilla. Empezaremos con lo más importante, nuestra alboronía y luego seguiremos con el resto.

Ingredientes para 2-4 personas:

Para la alboronía:
200 gr. calabaza pelada y sin pipas
300 gr. cebolla
1 ajo grande
35 gr. pimiento rojo
75 gr. tomate maduro pelado y sin pepitas
130 gr. berenjena pelada
160 gr. calabacín verde oscuro sin pelar
100 gr. garbanzos cocidos
45 ml. aceite oliva virgen extra
1 cdta. pimentón dulce
2 cdtas. vinagre de vino de Jerez 
Sal

Para las patatas:
1 patata grande
Unas 10 hojas de perejil
250 ml. aceite de oliva virgen extra para freír
Una pizca de sal

Para el enrejado:
2 láminas de pasta brisa (si la hacéis casera mucho mejor. Yo hice la míapero para este enrejado queda demasiado blanda.)

Para la decoración: (dependiendo de las personas que vayan a comer)
4-8 huevos de codorniz
4-8 trocitos de morcilla de cebolla

Preparación:

De la alboronía:
  • Partimos en cubitos la calabaza, la cebolla, el pimiento, el tomate, la berenjena y el calabacín. Como a mí me gustan que las verduras se noten, mis cubitos eran grandecitos, pero podéis hacerlos un poco más pequeños si queréis. El ajo lo cortamos en laminitas.
  • En una olla con agua, hervimos la calabaza y la berenjena durante unos 10-15 minutos. No tiene que estar tierna del todo, únicamente un poco para que luego se termine de hacer y no se deshaga.
  • En una sartén honda, echamos el aceite y pochamos la cebolla con el ajo.
  • Cuando estén bien pochados, le añadimos el calabacín y rehogamos unos 5-8 minutos.
  • A continuación añadimos el pimiento rojo y volvemos a rehogar unos 5-8 minutos.
  • Cuando esté todo bastante rehogado, apartamos la sartén del fuego, hacemos un hueco entre las verduras y le incorporamos el pimentón. Damos unas cuantas vueltas para que se fría bien y luego le añadimos el vinagre. Mezclamos el pimentón y el vinagre con todas las verduras y lo devolvemos al fuego.
  • Echamos el tomate y lo rehogamos durante 5 minutos más.
  • Añadimos ahora las berenjenas y la calabaza ya cocidas y que habremos escurrido bien. Añadimos la sal y los garbanzos ya cocidos, lo tapamos y lo dejamos cocer hasta que todo esté a punto de cochura. (Debe quedar en su punto, firmecito, no que se deshaga). Yo lo tuve unos 5 minutos más y listo. 
  • Ahora hacemos el enrejado. Este paso ha sido el más difícil porque no quiero contaros la de rejas que se me han roto. Al final, opté por una masa que tenía congelada de masa brisa y ha sido la única que se ha salvado. Por eso, para hacer este enrejado os recomiendo una masa ya hecha o una que hagáis vosotros y que tengáis la confianza de que os saldrá bien. La que yo tengo, no se queda lo suficientemente firme para que no se rompa al sacarle el papel de dentro, otro punto muy importante y causante de todos mis quebraderos de cabeza. Tenéis que procurar que la bola sea más bien abierta, no muy cerrada para que el papel salga bien. Es preferible que el hojaldre no toque mucho el suelo para luego poder sacar la bola.
         Para hacer el enrejado utilicé un rodillo de rejilla, que hace este dibujo tan bonito. 
  •  Hacemos dos bolas de papel de horno, no muy cerradas y estiramos la masa.
  • Pasamos el rodillo con cuidado de que no se nos pegue y vamos abriendo los cortes que nos ha hecho hasta crear el enrejado.
  • Ponemos la rejilla sobre la bola de papel y lo metemos al horno precalentado unos 15-20 minutos a 200 ºC, calor arriba y abajo, en la bandeja del medio.
  • Al final esta fue la única superviviente porque todas se me rompieron al intentar sacarles el papel.
  •   Esta idea del enrejado la vi en el libro de Sandra Mangas de La receta de la felicidad, al igual que esta receta que os traigo ahora de las patatas árbol. 
    De las patatas árbol:
    • Lavamos bien la piel de la patata y la secamos.
    • La pelamos y NO la lavamos para que cuando peguemos las patatas se queden bien pegaditas.
    • Con una mandolina (yo estrené la mía, que no sabía ni donde la tenía porque no la uso nunca) o con un cuchillo muy afilado, hacemos rodajas muy, muy finas.
    1. Ponemos las patatas laminadas sobre un papel de horno.
    2. Le ponemos una hoja de perejil, lavado y muy, muy seco en el centro y apretamos un poco para que se pegue bien.
    3. Ponemos otra rodaja de patata encima y aplastamos bien para que queden bien selladas.
    4. Freímos en la sartén con abundante aceite caliente hasta que se doren, dándoles la vuelta con cuidado. Como son muy finas, en un par de minutos estarán listas. Las colocamos sobre papel absorbente para eliminar el aceite sobrante, las salamos y las colocamos en los pinchitos que utilizaremos para la morcilla, y en el plato.
         Mientras se hacen las patatas, podemos ir haciendo el resto de la decoración. Para hacer los huevos de codorniz fritos, sólo necesitamos una sartén con aceite abundante. Echamos los huevos cuando el aceite está aún frío, así nos aseguramos de que no le saldrán flecos y se harán bien. Como son tan pequeños tened cuidado porque se hacen muy rápido y queremos que la yema esté líquida.
  •  Para hacer la morcilla, utilizaremos una sartén pero SIN aceite. Cortamos la morcilla en rodajas gruesas y la doramos vuelta y vuelta durante 1-2 minutos por cada lado. La sacamos al papel absorbente y luego la colocamos en el pinchito.
Comments