Soltando piernas por Las Palmas

(Por J Edison Henao)
 
Luego de la rutina de vacaciones, no fue fácil abandonar las ricas y deliciosas cobijas para atender el llamado del MAESTRO. Pero ante su férrea disciplina había que sobreponerse, armarse de valor y tomar los implementos y salir.
 
 A las 6:40 am luego de esperar a JuanCa Pereira partimos abuscar  El Escobero, aunque discutiamos si lo mejor era buscar el Farolito por el lado de Chinguí desde la vía a El Salado, sin embargo Marco Antonio salió como alma que lleva el diablo y no quedó otra alternativa que buscar el Hospital y tomar El Escobero. Uhmmmmm parecería que Condorito le leyó la mente a Machacho y salió disparado para evitar ser inaugurado en las duras lomas del Chinguí, je je je.
 
Unos 500 m arriba de El Farolito Marco nos esperaba para tomar la denominada "Transversal de la Montaña" aun en trocha, y la cual por lo que vimos es una especie de motel al aire libre, gracias a la multitud de evidencias que había regadas por el piso (condones, botellas de ron, mas condones, botellas de aguardiente, y mas condones, sobres de mecato, y mas  y mas condones), ahora me hago la reflexión si el accidente de Claudita hace algun tiempo cuando bajaba rauda por este sector se debió precisamente a un resbalón sobre uno de estos?.
 
 
Pilas Machacho te parás en unooooo
 
Abandonamos el pavimento y nos recibió un repecho a pura piedra suelta que nos exigió un poco de destreza y fuerza para sortearlo, sin embargo mas adelante nos esperaba unos rieles bien pendientes que nos llevarían directo al viaducto y túnel de EPM que trae sus aguas de la represa de la FE.
 
 
Seguimos luego a buscar la entrada a Equss en la vía Las Palmas y al frente de Doña Rosa, no sin antes mirar como el sol se metía lentamente sobre el valle de Aburrá.
 
 
 
Tomamos en descenso la Via Las Palmas casi hasta el intercambio del Tesoro y nos desviamos a tomar una loma exigente hacia el alto pasando por detrás del colegio Latino y llegar a la Acuarela.
 
 
 
En medio de la lucha por ganarle cada vez mas metros a esta loma nos cruzamos con un par de atletas cross country que se preparaban para 7 cerros, que bajaban quien sabe desde donde, y nos indicaron sobre lo bello de la ruta y por donde debiamos seguir.
 
Daba gracias a Dios cuando al final de alguna curva alquien paraba y aprovechába para tomar un respirito y darle un ligero descanso a los muslos que ardían y comenzaban a dar síntomas de iniciar un doloroso calambre.
 
No esperaba ver tantas fincas tan lindas por esos rieles, pues a simple vista se observaba puras pineras, ni mucho menos esa belleza de paisaje en la cima, pero mi tristeza fue mayor al ver que por olvido no monté la memoria a la cámara y me tuve que contenar con unas pocas fotos.
 
Seguia el consejo de Machacho para coronar la cima y era darle con calma, sueltecitos, relajados y lentamente a una velocidad mínima que aguantaramos sin caernos. Pues si uno trataba de apurar el paso, tarde o temprano las pagaba y tenia que conformarse con para a tomar aire. Gracias a ese consejo nadie tuvo que seguir caminando o devolverse, todo se hizo enteramente en la cicla.
 
Una vez en la cima y luego de la consecuente euforia, nos metimos en una carreterita con con columpios y pequeñas lomas y nos condujo a travez de La Acuareala hasta llegar a la inspección de Las Palmas y de ahí a recargar energias en Sancho Paisa.
 
Y luego el desquite en Sancho Paisa
 
En otras circunstancias la loma hubiera sido mas llevadera pero ante la inactividad de la navidad la hizo especialmente dura, sin embargo  coincidimos en que esta ruta es digna de volverse a repetir.
 
 
 
 
Comments