Rodando por Santa Elena (por Juan Hernando Cano)

La cita esta vez era a rodar por las trochas del corregimiento de Santa Helena, Hora de salida 6.AM de mi casa.  Salimos y luego de también recoger a Camilo en el Barrio Buenos Aires, luego nos dirigimos a nuestro destino, eso si, sin antes parar a desayunar algo que nos diera aliento para aguantar la jornada, pero donde parábamos no había nada, luego de 3 intentos y de subir y bajarnos del carro, por fin algo abierto, nosotros cual voraces fieras al ataque no dio un brinco lo que nos sirvieron.

 
 
                                        
                                                                                                            Desayunando                                                                                             Sitio de Salida

 

Bueno ya sin tanto protocolo, por fin llegamos al sitio de partida y a rodar pues, eso si, casi que bota no baja esas bicicletas, por poco y le toca hacer un curso intensivo para utilizar ese aparatejo donde las carga, y eso sin contar que el día anterior Esteban para montar el soporte en el carro armó tremendo asado en mi casa, a ese paso están que le prohíben la entrada a mi urbanización, porque cada que va se la pone de ruana.

Ya luego de rodar unos 6 a 8 kilómetros por la ruta que hay pavimentada, llegamos al parque Arví, nuevo sitio Eco turístico de la ciudad de Medellín, nos desviamos a la izquierda y llegamos a una vía destapada que lleva a la torre de los guardabosques de EMP, ahí empieza hacer efecto el Ron de la noche anterior pues de a uno se iban bajando de las bicicletas, claro que uno sube esa cortica lomita con el corazón en la mano pues la trocha estaba muy lisa por las lluvias de la noche anterior.

Allí se puede apreciar todo el parque, pero subir al observatorio esta prohibido y se debe tener cuidado de un accidente.

Continuamos por trochas y luego de recorrer otros 4 y 5 kilómetros llegamos a unos antiguos caminos indígenas y ahí fue, cae Bota por primera vez, Lástima que no me dio tiempo de tomarle una foto como estaba de limpiecito y quedo todo empantanado y revolcado, solo de pensarlo me da risa, pero faltaba el segundo percance que si lo tengo registrado.

Empezamos a bajar uno 2 kilómetros y llegamos a la laguna del parque Arbí,  y allí fuimos recibidos por la caballería de la Policía Nacional, quien está encargada de la seguridad del parque y amablemente nos saludo. 

 

 

Ya pasadas las 10 de la mañana nos internamos en un bosque de pinos,  a practicar algo de técnica, y ahí fue, y esta vez si quedó en la foto jajajajaja, el señor Bota casi se llora del dolor luego de un hermoso pedalazo en la espinilla, mejor dicho los ricos también lloran, ver foto.                                

     

Y como para desquite de Bota después del totazo, nos puso a dar vueltas y vueltas por el monte, y a ese paso nos estábamos era perdiendo y con la belleza de navegante  que llevamos (La Trucha) por allá estaríamos todavía y quizás si habíamos salido, pero en las noticias de Teleantioquia jajajajaja.  Hay casi se me olvida, vamos rodando si a eso se le puede llamar montar por ese monte, escucho un fuerte grito que me da hasta pena escribirlo, y era el amigo esteban que gritaba (se me de daño la cirugía)  hay hay hay, pues claro se creyó acróbata y casi se arranca las que sabemos con el sillín.

 

 

La trucha, segundos antes del accidente.

Ya pasadas la once de la mañana y luego de casi una hora perdidos en el monte, salimos a un camino empedrado el cual nos llevó hasta el acueducto de la vereda Mazo, y de allí empezamos un espectacular descenso por vía destapada, pero en excelentes condiciones el cual nos llevó hasta el fuerte de carabineros de la policía, de ahí bajamos por vía pavimentada hasta la llegada del Metro Cable del parque, y hasta el estadero el Tambo, donde se encuentra la entrada al parque el salado.

Finalmente a eso de las 12 iniciamos el regreso por toda la vía pavimentada hasta la vereda el placer donde habíamos dejado el carro y nos esperaban unos 8 kilómetros de ruta que simplemente al observar el paisaje se recorren en un momento.

 

Llegada al carro, recorrido aproximado 28 kilómetros y fin de la historia.

 

Y la ñapa que no podía faltar. (La trucha)
 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Comments