Página de la Delegación Diocesana de Pastoral Obrera




“Quisiera recordar a todos, en especial a los gobernantes que se ocupan en dar un aspecto renovado al orden económico y social del mundo, que el primer capital que se ha de salvaguardar y valorar es el hombre, la persona en su integridad: Pues el hombre es el autor, el centro y el fin de toda la vida económico-social.”

Caritas in Veritate nº 25. Benedicto XVI (2009)